HOME |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE 2000-2012 |  ADMA-ON-LINe 2008-2012 INFO VALDOCCO 
Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it

 
            ADMA: ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA
  ADMA-on-Line         |    Mensaje mensual :  24 de marzo 2017   

María nos invita a vivir en profundidad la fe

Estamos caminando hacia la Pascua, centro y culmen de nuestra fe y de la vida de la Iglesia. La sociedad actual no es solo una sociedad violenta e inmoral que escandaliza, sino que ha perdido la fe y la verdadera vida cristiana. Los ataques a la Iglesia no proceden solamente del exterior, sino también del interior y a veces de manera más soterrada y destructora. En la vigilia pascual estamos llamados a renovar las promesas bautismales de renuncia a Satanás, al mundo, al pecado y a renovar nuestra fe en Dios Trino y en la Santa Iglesia. Es un momento de gracia que tenemos que preparar y vivir responsablemente para reavivar la fe apostólica, vivir ejemplarmente la vida cristiana, y cooperar a la justicia y a la paz en el mundo. El sueño de Don Bosco de las "dos columnas" es actual también hoy, cuando vientos y tempestades de toda clase se abaten sobre la barca de la Iglesia, intentando destruirla y echarla a pique. Pero sabemos que "las puertas del infierno no prevalecerán", que María en Fátima ha anunciado el triunfo de su Corazón Inmaculado. El camino de la oración, la esperanza de la vida eterna, y el trabajo sobre nosotros mismos nos llevan a acoger la gracia de Dios, para que, por la renuncia y la llamada a la conversión seamos hombres y mujeres de fe y esperanza recias y perseverantes.
El camino cuaresmal debe reavivar en nuestros corazones el fuego, la pasión, la "devoción" que caracterizan a todo socio y grupo de ADMA, personas que reconocen que son salvadas por el amor de Dios y ponen su vida a servicio del Evangelio y del carisma de Don Bosco para la salvación de los jóvenes. El día 2 de abril se celebran 175 años del nacimiento de Santo Domingo Savio: un joven que una vez acogido en su corazón el don de la fe, ha hecho de Jesús y María sus amigos y ha sabido entablar verdaderas amistades "para las cosas del alma". Pidamos su intercesión sobre todo para nuestros jóvenes y muchachos de ADMA.
El deseo de una santa Pascua sea para todos nosotros, miembros de ADMA, alegría y agradecimiento por el amor de Dios que nos redime y una entrega confiada y generosa a María Auxiliadora, nuestra Reina y Capitana.

Sr. Lucca Tullio, Presidente / Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador Espiritual


Itinerario formativo: Amoris Laetitia / Don Silvio Roggia, SDB
7. Familia evangelizadora en camino

Anunciar el Evangelio de la familia hoy
Este es el subtítulo que el Papa Francisco ha elegido parta presentar 'algunas perspectivas pastorales', en el sexto capítulo de la Amoris Laetitia. Dice 'de la' y no 'para la'. Con fuerza y claridad la familia es presentada como la PROTAGONISTA principal de la pastoral que la corresponde. La familia es ella misma Evangelio, buena noticia, fuerza misionera de primera importancia para la Iglesia y el mundo.
Los padres sinodales han insistido en que las familias cristianas, por la gracia del sacramento nupcial, son los sujetos principales de la pastoral familiar, principalmente ofreciendo "el testimonio gozoso de los cónyuges y de las familias, iglesias domésticas" (Relatio Synodi 2014, 30). Por esto han subrayado que "se trata de experimentar que el Evangelio de la familia es alegría que "llena el corazón y toda la vida", porque en Cristo somos "liberados de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento" (Evangelii gaudium, 1). A la luz de la parábola del sembrador (Cfr. Mt 13,3-9), nuestra tarea es la de cooperar en la siembra: el resto es obra de Dios" (AL 200 - Relatio Synodi 2014, 31).

Es una revolución copernicana para la vida de las comunidades cristianas: ya no hay que mirar a las familias como 'el problema' o 'el enfermo' al que cuidar y atender por parte de expertos que saben lo que hay que recetarles. La familia es 'el sujeto principal' y su evangelio es ante todo esa alegría en la que el Papa Francisco reconoce la esencia de la vida nueva traída por Jesús: Evangelii GAUDIUM, Amoris LAETITIA.
No se trata solo de valorar a las familias por alguna que otra consulta sobre temas específicos y delimitados; la Iglesia es familia y está constituida, por su naturaleza, por 'familias de familias' (AL 202).
El Evangelio de la familia es respuesta a las aspiraciones más profundas de la persona humana: a su dignidad y a su realización plena, en la comunión y en la reciprocidad (AL 201).
Un Evangelio tan rico está hecho para ser anunciado, o mejor aún, para ser sembrado. Cooperar en la siembra con esperanza incansable, sabiendo que 'el resto es obra de Dios'. Es una 'conversión misionera' (AL 201) pedida a toda la Iglesia, valorando más todo lo ya presente dentro de su ser familia.
Juan Pablo II al que remite el Papa Francisco, lee en la vida cotidiana de los esposos los signos sacramentales del gran misterio de amor que en ellos se encarna. Hombre y mujer son los ministros del sacramento del matrimonio no solo en esa hora transcurrida ante el altar en el día de la boda.
En los bautizados, las palabras y los gestos se transforman en un lenguaje que manifiesta la fe. El cuerpo, con los significados que Dios ha querido infundir en él al crearlo, "se transforma en el lenguaje de los ministros del sacramento, conscientes de que en el pacto conyugal se manifiesta y se realiza el misterio" (AL 213 - Juan Pablo II, Catequesis del 27 de junio de 1984).
El significado procreativo de la sexualidad, el lenguaje del cuerpo y los gestos de amor vividos en la historia de una pareja de esposos," son una continuidad del lenguaje litúrgico", y "la vida conyugal se convierte, en cierto sentido, en liturgia" (AL 215 - Juan Pablo II, Catequesis del 4 de julio de 1984).

Este misterio/ministerio/servicio ve a los esposos como únicos protagonistas en un 'juicio' del que depende literalmente la vida: la de ellos y la de los hijos, que es también la vida y el futuro de la Iglesia y del mundo. Ninguno puede sustituirlos en esta que es, absolutamente, la tarea más importante de cuanto se hace y decide en el mundo. El Papa lo reafirma con las palabras del Concilio:
Los cónyuges se esforzarán […] de común acuerdo y esfuerzo por formarse un juicio recto, atendiendo tanto a su bien personal como al bien de los hijos, ya nacidos o todavía por venir, discerniendo las circunstancias de los tiempos y del estado de vida tanto materiales como espirituales y, finalmente, teniendo en cuenta el bien de la comunidad familiar, de la sociedad temporal y de la Iglesia. Este juicio, en último término, deben formarlo ante Dios los esposos personalmente (Gaudium et spes, 50 - in AL 222).

Ò Volvamos a uno de los textos más empleados en la celebración de las bodas: el capítulo 5 de la carta de san Pablo a los Efesios. La cualidad del amor entre los esposos es, por natura y vocación, espejo de la cualidad del amor entre Cristo y nosotros su cuerpo, y su Iglesia. Este es el Evangelio DE LA familia.

Evangelio en camino
La belleza y la riqueza del amor como esposos, padres e hijos necesita tiempo para desarrollarse, germinar, florecer y dar fruto. Uno de los principios básicos de las personas y de la sociedad expresado en la Evangelii Gaudium es que el tiempo es mayor que el espacio (EG 222). Y no podría ser más verdadero si se refiere a la vida de familia.
Aprender a amar a alguien no es algo que se improvisa ni puede ser el objetivo de un breve curso previo a la celebración del matrimonio. En realidad, cada persona se prepara para el matrimonio desde su nacimiento (AL 208).
En este sentido también la familia es Evangelio. De hecho los cuatro evangelios son una experiencia de peregrinaje. De modo original y cada uno con su característica inconfundible, Marcos, Mateo, Lucas y Juan narran el peregrinaje que desde Nazaret lleva a la Pascua de Jesús, para llegar a todos los confines del mundo y de la historia. La familia es un peregrinaje de salvación. Cada pasaje y etapa tiene su don que ofrecer.

En el noviazgo y en los primeros años del matrimonio la esperanza es la que lleva la fuerza de la levadura, la que hace mirar más allá de las contradicciones, de los conflictos, de las coyunturas, la que siempre hace ver más allá, la que pone en marcha toda inquietud para mantenerse en un camino de crecimiento(AL 219).

Un camino que no está libre de fatigas y que al mismo tiempo estimula y exige pasos de maduración. El Papa Francisco los resume en 7 pasos y habilidades, que son como el código del crecimiento de la A a la Z para que 'la alegría del amor' sea el fruto que sigue a la siembra y al paciente cuidado del árbol de la vida, dentro de la familia.

El camino implica pasar por distintas etapas que convocan a donarse con generosidad: del impacto inicial, caracterizado por una atracción marcadamente sensible, se pasa a la necesidad del otro percibido como parte de la propia vida. De allí se pasa al gusto de la pertenencia mutua, luego a la comprensión de la vida entera como un proyecto de los dos, a la capacidad de poner la felicidad del otro por encima de las propias necesidades, y al gozo de ver el propio matrimonio como un bien para la sociedad. La maduración del amor implica también aprender a "negociar" (AL 220).

El Papa Francisco añade inmediatamente que negociar no ha de entenderse como una defensa de intereses egoístas, buscando siempre las cosas en provecho propio. Lo que quiere decir, por el contrario, es "un ejercicio de amor mutuo porque esta negociación es un entrelazado de recíprocas ofrendas y renuncias para el bien de la familia. En cada nueva etapa de la vida matrimonial hay que sentarse a volver a negociar los acuerdos, de manera que no haya ganadores y perdedores sino que los dos ganen. En el hogar las decisiones no se toman unilateralmente, y los dos comparten la responsabilidad por la familia, pero cada hogar es único y cada síntesis matrimonial es diferente" (AL 220).
Indica con una frase que no podría ser más rica en su sencillez, cuál es el punto de llegada, el fruto maduro del camino

Quizás la misión más grande de un hombre y una mujer en el amor sea esa, la de hacerse el uno al otro más hombre o más mujer. Hacer crecer es ayudar al otro a moldearse en su propia identidad (AL 221).

En sintonía con el peregrinaje del Evangelio el camino tendrá necesariamente épocas de crisis. Amoris laetitia enseña a acoger estos momentos difíciles como tiempos de gracia, invitando a las familias que ya han avanzado en el camino a ser las primeras en sostener y animar a las que se encuentran en dificultad

Hay que ayudar a descubrir que una crisis superada no lleva a una relación con menor intensidad sino a mejorar, asentar y madurar el vino de la unión. No se convive para ser cada vez menos felices, sino para aprender a ser felices de un modo nuevo, a partir de las posibilidades que abre una nueva etapa. Cada crisis implica un aprendizaje que permite incrementar la intensidad de la vida compartida, o al menos encontrar un nuevo sentido a la experiencia matrimonial. De ningún modo hay que resignarse a una curva descendente, a un deterioro inevitable, a una soportable mediocridad. Al contrario, cuando el matrimonio se asume como una tarea, que implica también superar obstáculos, cada crisis se percibe como la ocasión para llegar a beber juntos el mejor vino. Es bueno acompañar a los cónyuges para que puedan aceptar las crisis que lleguen, tomar el guante y hacerles un lugar en la vida familiar. Los matrimonios experimentados y formados deben estar dispuestos a acompañar a otros en este descubrimiento, de manera que las crisis no los asusten ni los lleven a tomar decisiones apresuradas. Cada crisis esconde una buena noticia que hay que saber escuchar afinando el oído del corazón (AL 232).

Lo que el Papa Francisco ofrece como ejemplo de 'acompañamiento' es muy afín a cuanto ADMA Familias, nacida en ADMA Primaria de Valdocco, está ahora viviendo. Es un fuerte impulso y un nuevo estímulo misionero para multiplicar esta experiencia de Iglesia y de Familia Salesiana nacida de la Auxiliadora, que tiene como protagonistas precisamente a las familias:

Hay que alentar a los esposos a una actitud fundamental de acogida del gran don de los hijos. Es preciso resaltar la importancia de la espiritualidad familiar, de la oración y de la participación en la Eucaristía dominical, y alentar a los cónyuges a reunirse regularmente para que crezca la vida espiritual y la solidaridad en las exigencias concretas de la vida. (AL 223).

Ò Emaús: La experiencia pascual de 'Evangelio en camino' y acompañamiento que transforma la crisis en comienzo de una nueva vida (Lc 24,13-35).

Semillas para sembrar

" La familia protagonista
Cambiar de perspectiva (¡revolución copernicana!) requiere esfuerzo y tiempo. Intento mirar a la familia (la mía y las nuestras) con esta nueva visión a la que nos invita el Papa: familia como Evangelio y como misión, sujeto de la pastoral ¿Cómo echar a andar para sintonizar mejor con la vocación/misión de la familia tal como la presenta AL?

" Familia en camino

En el peregrinaje de Emaús en el que todos nos encontramos (como personas y como familias) hay pasos que yo puedo dar y otros pasos que puedo ayudar a otros a darlos, sobre todo allí donde la crisis hace el camino más difícil.
Confiaré con esperanza y generosidad y dejaré que el Señor inspire estos pasos concretos que la caridad sugiere.

CRÓNICA DE FAMILIA

ADMA PRIMARIA - PRIMEROS PASOS EN FAMILIA
La alegría el amor, que el Papa Francisco nos invita a profundizar en la exhortación apostólica "Amoris laetitia", ¿puede convertirse en realidad? Nosotros creemos que la respuesta a esta pregunta que corresponde a los deseos más profundos y verdaderos que toda pareja de esposos tiene en el corazón, es afirmativa: ciertamente se puede, pero hay que aprender a hacerlo. Lo mismo que los niños cuando nacen no saben andar o hablar, así los esposos deben aprender los secretos para ser felices y esposos, deben conocer la gramática de las relaciones y de los afectos, del ser hombre o mujer con sus diferencias y su complementariedad. Los jóvenes esposos deben ser formados y acompañados para poder saborear la belleza del matrimonio; para vivir la gracia que actúa las 24 horas del día y que ayuda a superar las inevitables fatigas; para comprender la importancia de no aislarse y de construir redes de relaciones; para saborear la alegría del diálogo y del perdón; para vivir confiados a Aquel que sabe indicar el camino a toda familia; para abrirse al don de la vida y al gozo de ser padres.
Y aquí tenemos un camino para acompañar al empezar a dar los "Primeros pasos en familia". Este recorrido está pensado para las jóvenes parejas en los primeros años de matrimonio o próximos al gran paso (no se trata de un curso prematrimonial), deseosos de formarse, de compartir experiencias, crear relaciones. En este recorrido los jóvenes son acompañados por parejas de matrimonios mayores que están haciendo un camino de ADMA y por sacerdotes expertos en la "Familia" que, juntos ayudan a profundizar los dones que han recibido o van a recibir en el sacramento del matrimonio que está vivo y eficaz y actúa verdaderamente en su vida. Y la respuesta a esta propuesta ha sido verdaderamente preciosa: más de treinta parejas se han presentado al primer encuentro en el que han participado con mucha atención e interés. Muy agradecidos confiamos a Jesús y a María este camino, confiamos en que lo mantengan y estamos seguros de que al final la sonrisa acompañará a estas jóvenes parejas.
El 14 de enero en el instituto Sacro Cuore de Turín ha tenido lugar el primer encuentro de "Primeros pasos en familia"; un recorrido para las jóvenes parejas organizado por ADMA primaria en colaboración con los salesianos de la Inspectoría y de la Pastoral Juvenil Piamonte Valle D'Aosta. A través de la exposición de Don Andrea Bozzolo, 60 jóvenes han sido acompañados por cinco parejas de ADMA-familias en el conocimiento de la gramática de la relación, de los afectos, de su ser hombres o mujeres con sus diferencias y su complementariedad.

TORONTO (CANADÁ)
Nuestro grupo de ADMA de Toronto ha tenido otro año lleno de gracia y bendiciones bajo la guía y protección de María, Auxiliadora de los Cristianos. El 24 de enero hemos renovado nuestro compromiso con nuestra Santísima Madre y su Asociación, renovando solemnemente nuestro compromiso en la celebración de la misa en honor de san Francisco de Sales. Luego hemos tenido unos momentos de fraternidad. El tiempo del encuentro ha sido rico en alegría y unidad, compartiendo las bendiciones del día.
Seguimos encontrándonos mensualmente y tenemos tres retiros anuales bajo la dirección de nuestro animador espiritual P. John Puntino, SDB. En nuestros encuentros recitamos el rosario, tenemos formación espiritual, leemos la Escritura y compartimos la fe. Concluimos nuestros encuentros con la bendición de María Auxiliadora. Es consolador y gratificante ver cómo el espíritu de nuestro grupo, va creciendo bajo la protección de nuestra Madre. Fr. John presenta todo el material que estudiamos en nuestras reuniones, compartiendo su maduración espiritual y guiándonos en nuestra formación en la fe.
Dado que nuestro grupo ha optado por profundizar todo lo que promueva un mayor conocimiento de sí, este año hemos continuado este camino a través del estudio de las diversas características y cualidades que constituyen una sana espiritualidad. Cuando más conscientes somos de nuestras debilidades, menos podemos prescindir de una más profunda comprensión y aceptación de la gran misericordia y amor de Jesús; actuando así, nos hacemos más capaces de su amor y su misericordia para con los demás. Y naturalmente hacemos todo esto con la intercesión y guía de nuestra Madre, María Auxiliadora. Así podremos seguir creciendo en el amor a Dios y entre nosotros, y guiados por la Virgen, santificarnos mientras continuamos nuestra peregrinación en la tierra (Margaret Pupulin - Presidenta, ADMA - Toronto).

PUGLIA - ASAMBLEA REGIONAL
Al tiempo que tenían lugar los festejos programados por la declaración como Venerable del padre Francesco Convertini, el 12 de febrero los grupos de ADMA de la Puglia han celebrado su Asamblea regional en Cisternino. Participaron más de 180, acompañados por la Presidenta Inspectorial Sra. Michelina Fares y por el Animador espiritual don Angelo Draisci. La presencia de don Pierluigi Cameroni, Animador mundial, ha permitido presentar tanto el perfil espiritual y virtudes del Padre Convertini, como el camino formativo de ADMA en relación con la Pastoral familiar, en sintonía con el Aguinaldo del Rector Mayor. Por la tarde la Presidenta ha entregado oficialmente a los grupos presentes el Diploma de agregación a ADMA Primaria y el Decreto de Erección de la Inspectoría Salesiana Meridional "beato Miguel Rua", como signo de comunión y voluntad de renovación de la Asociación (Michela y Dino Fares).

El grupo ADMA de Cruzeiro (Brasil) ha acogido con gozo el Diploma de agregación a ADMA Primaria de Turín.

El 18 de abril recordamos los 148 años de la fundación de la Asociación de María Auxiliadora

Vaticano - Mons. Octavio Ortiz Arrieta es Venerable
(ANS - Ciudad del Vaticano) - el 27 de febrero de 2017, el Santo Padre Francisco ha autorizado a la Congregación para las causas de los Santos la promulgación de los Decretos sobre
- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Octavio Ortiz Arrieta, de la Sociedad Salesiana de San Francisco de Sales, Obispo de Chachapoyas; nacido el 19 de abril de 1878 y fallecido el 1 de marzo de 1958;
Nació en Lima el 19 de abril de 1878. En diciembre de 1893 ingresó en la escuela profesional abierta por los Salesianos para los muchachos más necesitados, como alumno de carpintería, pasando después a la sección de estudiantes. Hizo su noviciado en Callao y en 1902 emitió sus votos perpetuos en las manos de don Albera, visitador extraordinario. Continuó en la misma casa como asistente, maestro, estudiante de filosofía y, después, de teología. En 1906 fue enviado a fundar una nueva escuela profesional a la ciudad de Piura. El 27 de enero de 1927 fue ordenado sacerdote. Después de la obra de Piura, don Octavio fue llamado a dirigir las obras de Cuzco y del Callao.
Aquí, al tiempo que se dedicaba a trabajar con los jóvenes, el 21 de noviembre de 1921 le llegó el nombramiento de obispo de la lejana diócesis de Chapapoyas, en la Cordillera Andina del Norte. Fue consagrado obispo en el templo de María Auxiliadora de Lima el 11 de junio de 1922. La ciudad de Chapapoyas surge a 2.300 m. de altura, mientras la diócesis abarcaba entonces un territorio de 95.200 Km2 y una población de 250.000 almas. Después de un mes de viaje, el nuevo obispo llegó a su sede episcopal vacante desde hacía ya cinco años. Su vida fue un continuo viajar: durante largos días a caballo, a pie, por la cordillera, por las selvas, por los ríos, subiendo hasta las cimas heladas para bajar luego a calurosos valles.
Desde el principio organizó misiones y Ejercicios Espirituales para el pueblo y para los sacerdotes. Extendió este vasto programa, modificándolo cada año, a todos los centros de su diócesis. La catequesis y predicación, la preocupación por los sacerdotes y los seminaristas, la promoción de vocaciones fue el trabajo sencillo y concreto de todos sus 37 años de episcopado. Conservó siempre el estilo salesiano: amable, acogedor, habitualmente alegre, cercano a la gente. Los jóvenes llenaban las salas de su viejo palacio episcopal. Con la pasión del catecismo en el corazón, lo enseñaba siempre que el tiempo se los permitía. Fue un organizador nato: hizo ocho visitas pastorales; celebró tres sínodos diocesanos y organizo un fecundo Congreso Eucarístico; reorganizó los archivos parroquiales, creo Asociaciones y Cofradías; publicó un periódico.
Cuando la sede episcopal de Lima quedó vacante, el Nuncio Apostólico, en nombre del Papa, se la ofreció. Mons. Ortiz se lo agradeció y declinó la propuesta, diciendo que se había "desposado" con su diócesis, y quería permanecer entre la gente de sus pueblos hasta la muerte. Murió en Chapapoyas el 1 de marzo de 1958 a la edad de 79 años.



 
***
Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
  La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.
  Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
  Edición Hispana / TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377 | Web: www.revistamariaauxiliadora.com
  Directora Edición Hispana:
Josephine Modesto Suero- Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    
ADMA Primaria, Torino-Valdocco, Italia : ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
      Presidente ADMA: Señor Tullio LUCCA (encargo hasta 2017) | E-mail: tullio.lucca@gmail.com
Animador Espiritual ADMA
- Don Pier Luigi CAMERONI sdb
Casa Generalizia SDB - Via Pisana 1111 - 00163 ROMA/Italia -
E-mail: pcameroni@sdb.org
                         Internet:  www.donbosco-torino.it  | www.admadonbsco.org