HOME |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE 2000-2012 |  ADMA-ON-LINe 2008-2012 INFO VALDOCCO 
Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it

 
                         ADMA: ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA 

            ADMA-on-Line         |    Mensaje mensual :  24 de febrero 2015   

María nos exhorta a volver a Dios y a sus mandamientos

Vivimos en un ambiente de ateísmo, relativismo y paganismo. María nos despierta y nos recuerda que sin oración no tenemos futuro, no podemos vivir, porque la oración es el lazo de unión entre el cielo y la tierra. El hombre de hoy se equivoca porque se pone en lugar de Dios. Por esto la Virgen nos exhorta a la humildad de corazón, nos pide volver a Dios, confesando que sin Él no somos nada y que Dios es nuestro futuro, nuestro presente y nuestro pasado. Podemos elegir estar con Dios o contra Dios y muchas veces nosotros mismos queremos ponernos en el puesto de Dios. En nuestra sociedad existen situaciones extremas, contra la vida, contra la familia; vemos que se conculcan los mandamientos de Dios, usando erróneamente la libertad que Dios nos ha dado.
El itinerario cuaresmal es un camino que nos invita a la conversión y a la escucha de la Palabra, practicando el amor misericordioso. La conversión es un camino que exige humildad de corazón, reconociéndonos pecadores y evitando endurecernos con la soberbia. Hoy Satanás ataca especialmente a la familia, a los jóvenes y a los consagrados. Falta la alegría de vivir, el gozo de trasmitir la vida. Pidamos el don de la conversión: que podamos ser hombres y mujeres nuevos, que en nuestro corazón y en nuestra vida triunfe el Corazón Inmaculado de María. Miremos al futuro con confianza porque la Virgen está con nosotros, porque Ella no nos abandona y nos exhorta a rezar para que se realice en la tierra lo que existe ya en el cielo. Queremos ser esa esperanza, esa alegría para todos aquellos que con frecuencia se sienten deprimidos y que no ven su futuro. Como miembros de ADMA, estamos llamados a ser sembradores y constructores de esperanza.
Conversión es acoger las palabras de Jesús y su amor, porque las palabras de Jesús y su amor son la única luz y esperanza en medio de las tinieblas del momento actual. Con corazón limpio y humilde hagamos vivas las palabras de Jesús: vivámoslas, difundámoslas y hagamos de manera que todos las oigan. Las palabras de Jesús dan la vida a quienes las escuchan, devuelven el amor y la esperanza. Sobre todo vivamos el nuevo mandamiento del amor: Amaos como yo os he amado. Amémonos en su nombre y en su memoria. La Iglesia progresa y crece gracias a aquellos que escuchan las palabras de Jesús, gracias a los que aman, a los que padecen y sufren en silencio esperando la redención definitiva. Por eso las palabras de Jesús y su amor tienen que ser el primero y el último pensamiento de nuestra jornada: hagamos un poco de meditación cada mañana y un breve examen de conciencia cada tarde.
¡Caminemos juntos, guiados por el Espíritu Santo y la protección de la Auxiliadora, en el camino hacia la Pascua!


Sr. Lucca Tullio, Presidente / Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador Espiritual



Con María y como María. Regenerados en su Misericordia
/ Sor Linda Pocher FMA

6. EN SU MISERICORDIA DIOS PONE A PRUEBA NUESTRO CORAZÓN

Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
"La misericordia de Dios - escribe el Papa Francisco - es su responsabilidad para con nosotros. Él se siente responsable, es decir, desea nuestro bien y quiere vernos felices, serenos y llenos de alegría" (MV9). De esta verdad fundamental de nuestra fe, que el Papa no se cansa de proclamar continuamente, están tejidas las páginas de la Biblia. A los habitantes de Jerusalén que, en el sufrimiento del destierro, se creen abandonados por Dios, Él responde por boca del profeta: ¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta, no tener compasión del hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré" (Is 49,15). Y sin embargo, a pesar de la seguridad que la Palabra de Dios nos ofrece de la fidelidad del Padre, de la cercanía de Jesús precisamente en los momentos de dolor y del poder del Espíritu que puede devolver la vida a los muertos (Ez 37,1-14), cuando nuestra vida se ve sacudida por el sufrimiento, el abandono, la incomprensión, también nosotros nos preguntamos: si verdaderamente Dios es bueno y misericordioso, ¿por qué permite todo esto? Esta pregunta resuena también, angustiosamente, de un parte a otra de la Escritura: la encontramos en boca de los profetas y de los sabios, la encontramos frecuentemente en el libro de los Salmos (Sal 21,2; 41,4; 87,6). La hallamos incluso en boca de Jesús en la cruz que, antes de morir, grita: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mc 15,34). ¿Cómo es posible, pues, conjugar estas dos realidades: la continua promesa de fidelidad por parte de Dios y la continua experiencia por parte del hombre de sentirse abandonado?
Detengámonos en la experiencia de Jesús. Ciertamente la agonía en la cruz es el momento más terrible de su aventura terrena: ¡un misterio de amor y de dolor tan grande que nunca llegaremos a entenderlo totalmente, ni siquiera en el cielo! Sin embargo, si con humildad nos dejamos guiar por el Espíritu y la Escritura, podemos intuir las coordenadas fundamentales según las cuales Jesús ha vivido el sufrimiento y la muerte, de modo que puedan convertirse en puntos claves de nuestra vida. La primera coordenada nos la ofrece Juan: el momento en que Jesús muere abandonado en la cruz, es - según su evangelio - el momento culmen de la manifestación de la "gloria" de la Trinidad, o del amor misericordioso, capaz de salvar, curar, liberar. Cierto que San Pablo añade que para ver esta "gloria" se requieren los ojos de la fe: la cruz, en efecto, es "escándalo para los Judíos, necedad para los paganos", pero para los que creen es "potencia y sabiduría de Dios" (1Cor 1,22-25). Lo cierto es que, sin el abandono en la cruz, no podría haber ni resurrección, ni efusión del Espíritu: si el corazón del Hijo no hubiese sido traspasado por la lanza (Jn 19,34), sus riquezas no hubieran podido derramarse sobre nosotros.
Pero esto no es todo: la segunda coordenada nos la ofrecen Mateo, Marcos y Lucas, cuando nos dicen que el ministerio de Jesús se inicia con una terrible prueba: cuarenta días de soledad y hambre en el desierto, durante las cuales el Hijo de Dios somete su corazón a la tentación (Lc 4,1-13). Ante las propuestas descabelladas del demonio, Él demuestra su total confianza en el Padre y su determinación de serle fiel hasta la muerte. Es importante subrayar que es el Espíritu Santo quien "conduce" a Jesús en la prueba del desierto. A continuación, también Jesús vivirá guiado por el Espíritu Santo, toda su vida pública como una subida imparable hacia Jerusalén, el lugar del sufrimiento y de la entrega total de sí. En este camino hacia la cruz, de fuerza o por grado, se encuentran también implicados sus discípulos, los cuales, precisamente ante la cruz estarán sometidos a la prueba, apareciendo como una cuadrilla de oportunistas y cobardes, como los primeros necesitados de perdón y redención. Solamente después de haber experimentado el fondo de la propia pobreza, podrán renacer de lo alto, del Espíritu y convertirse en verdaderos imitadores del Maestro
En resumen, el sufrimiento, la soledad, el abandono, no parecen ser, para Jesús, "accidentes pasajeros", sino una parte importante de la experiencia del cristiano.
Rememoro los momentos de sufrimiento, de prueba, vividos en mi vida: ¿Cómo los he afrontado? ¿Han dejado en mí rencor, dudas sobre la bondad y misericordia de Dios?

Te buscábamos angustiados
El paso por la prueba y el sufrimiento es tan necesario que hasta María - ¡la Inmaculada que no tiene necesidad de purificación! - ha sido llevada por Jesús por esta vía, más aún, ha sido precisamente ella la primera en aprender a atesorar la experiencia del sufrimiento y del abandono por parte de Dios. Lo podemos descubrir meditando en el episodio del encuentro de Jesús en el Templo. La familia de Nazaret había ido, como todos los años, a Jerusalén para celebrar la Pascua, pero a la vuelta, Jesús se había quedado en el Templo "sin que sus padres lo supiesen" (Lc 2,43). Podemos suponer que hasta ese momento, Él había sido un niño manso y obediente, no un rebelde travieso. También por esto, probablemente, los padres no sentían la necesidad de tenerle bajo control, por lo que tuvieron que sentirse totalmente desconcertados al haberlo "perdido".
Renè Laurentin subraya el hecho de que el evangelista Lucas "describe la angustia de María con una palabra muy fuerte que, en otro lugar, emplea para describir las penas del infierno (Lc 16,24-25)". ¿Qué es, en efecto, el infierno sino la experiencia de haber "perdido" la comunión con Dios, en el pleno conocimiento de que esto ha sucedido por propia culpa? Ciertamente los padres, en aquellos tres interminables días de búsqueda, habrán temido lo peor para el muchacho, que les había sido confiado directamente por Dios y se habrán sentido abrumados por el pesado de tal responsabilidad. Lo cierto es que aquí se cumple por vez primera la profecía de Simeón (Lc 2,35). La sorpresa consiste en el hecho de que el primer golpe de "espada" que traspasa el alma de María es asestado precisamente por el Hijo. "¿Por qué has hecho esto?" Es, en efecto, la pregunta desconcertante que brota del corazón de la Madre, al descubrir que el muchacho no se había perdido, sino que deliberadamente había decidido no seguir a sus padres. En su respuesta, Jesús emplea "por primera vez, uno de los procedimientos… más desconcertantes de su enseñanza: emplea para responder el término empleado en la pregunta, pero con significado totalmente diverso, un significado espiritual. "Tu padre", dice María refiriéndose a José, el padre adoptivo. "Mi Padre", responde Jesús, sin transición; pero se trata del Padre celestial. Además Jesús parece contradecirse al afirmar que debe ocuparse de las cosas del Padre, es decir, obedecer solamente a Dios, mientras que después, vuelve a Nazaret, sometiéndose a la madre terrena y al padre adoptivo. En realidad hay que comprender que aquí el joven Jesús ha realizado un gesto profético: la anticipación de su muerte en obediencia al Padre, que ha de cumplirse treinta años después en la misma ciudad y con ocasión de la misma fiesta. También entonces la Madre tendrá que dejar pasar tres días de angustia y de muerte, antes de poder volver a encontrar a su Hijo resucitado
María y José, se dice, "no comprendieron" el signo. Ciertamente, porque solo a la luz de la resurrección se ha desvelado el significado de un sufrimiento libremente abrazado por amor, pero ellos comenzaron a probar una primera y muy oscura prefiguración en el signo de abandono y de la incomprensión. Sin embargo, María, ante las pruebas futuras, que serán cada vez mayores, demostrará, con su docilidad y su comportamiento haber aprendido la lección: Todo lo que el Hijo hace o que le sucede, forma parte del plan amoroso del Padre, que no es un Dios caprichoso. El Padre sabe lo que es bueno para nosotros, el Hijo se fía y lo mismo María. No hay que tener miedo ni perder la esperanza, ni siquiera ante las apariencias más contrarias, porque en verdad "todo sirve para el bien de los que aman a Dios" (Rem 8,28).
Meditemos el pasaje de Lucas 2,41-50, pidiendo a María permiso para entrar en el secreto de su corazón, y aprender de Ella a vivir con fe el tiempo de la prueba.

Preparados para la tentación
María aprende pronto, porque en Ella no hay obstáculos a la Gracia, ni siquiera cuando se presenta en la forma de la prueba. Lo que no significa menos sufrimiento, sino al contrario: cuanto más libre es el corazón, más sensible es. La diferencia reside en que Ella no recalcitra, como hacemos nosotros normalmente, sino que se deja llevar por el Espíritu y por el Hijo, que pueden convertir desde el primer momento su dolor en algo extraordinariamente fecundo. En nuestro caso, si aprendemos a ser dóciles, el primer fruto de la prueba es el permitirnos medirnos a nosotros mismos, tomar conciencia de nuestra pobreza y de poner con autenticidad nuestra vida en manos de Dios. En la prueba, en efecto, experimentamos la lejanía de Dios y, en esa soledad nos damos cuenta de que no podemos nada sin Él. Este descubrimiento doloroso nos purifica del orgullo y nos libera de la presunción permitiendo finalmente a Dios quitar de nuestro corazón lo que nos impide gozar totalmente de su amor por nosotros. La prueba del sufrimiento y del abandono se convierte entonces en experiencia de la misericordia de Dios, que también así cuida de nosotros, preocupándose de nuestra maduración en la fe, en la esperanza y en el amor.
"Hijo -leemos en el Eclesiástico- si te acercas a servir al Señor, prepárate para la prueba" (Eclo 2,1). Precisamente porque la prueba del sufrimiento y del abandono es tan importante en nuestra maduración, el enemigo de nuestra salvación está al acecho, para aprovechar nuestra debilidad e impedirnos cosechar los frutos que mediante ella Dios nos prepara. El arma empleada por el enemigo es la tentación: es decir, la propuesta de una alternativa en apariencia más fácil o atrayente de aquello que sabemos es la voluntad de Dios para nosotros. Con sus propuestas el enemigo pretende debilitar vuestra fe, la esperanza y la caridad y conducirnos a romper voluntariamente la comunión con Dios.
La primera tentación a la que tenemos que ponernos en guardia consiste en pensar que Dios verdaderamente se ha olvidado de nosotros, o que el dolor es una prueba de su indiferencia, de su inexistencia o maldad. Al contrario, podemos estar seguros de que cuando experimentamos el abandono de Dios, significa que Él nos está pidiendo que demos un paso hacia Él, que nos está preparando un bien mayor que debemos "conquistar" colaborando con su gracia. La segunda tentación consiste en pensar que la situación en que nos encontramos es imposible de vencer y supera completamente nuestras fuerzas. Contra este pensamiento conviene recordar que, a pesar de las apariencias en contra, Dios no priva nunca de la gracia necesaria y suficiente para resistir en el tiempo de la prueba. ¡El espíritu Santo recibido en el Bautismo nunca jamás nos abandona! La tercera tentación es la de la "fuga de consolación", de descuidar el propio deber (en familia, en el trabajo o en la oración) para buscar placeres fáciles que puedan atemperar el dolor. Algunos ejemplos: la comida, el shopping, el éxito por encima de todo, relaciones afectivas o sexuales desordenadas… Ante estas tentaciones es necesario, por un lado ser pacientes consigo mismo y por otro, intentar aferrarse sólidamente a la roca de la oración y del cumplimiento exacto de nuestro deber, algo que de momento puede ser lacerante, pero de lo que se sigue pronto abundante serenidad y alegría. Obviamente, confiándose con humildad y trasparencia a un guía experto y serio, so pena de "desperdiciar" la ocasión de la prueba.
Preguntémonos en la oración: ¿A qué tentaciones estoy más frecuentemente expuesto? ¿En qué clase de "fuga de consolación" tiendo a caer en los momentos de dificultad?

CRÓNICA DE FAMILIA

ROMA - JORNADAS DE ESPIRITUALIDAD DE LA FAMILIA SALESIANA 2016

Del 14 al 17de enero de 2016, se han celebrado las Jornadas de Espiritualidad de la Familia Salesiana (JEFS), en el Salesianum en Roma. Las Jornadas son ya una cita tradicional que representa un momento de comunión, de reflexión, de comunicación de la Familia, con unos 380 participantes. De los 30 grupos de la Familia Salesiana estaban presentes unos 20. Por parte de ADMA, junto con el Presidente Tullio y el Animador don Pierluigi, asistieron unos treinta socios provenientes de diversas naciones (Italia, España, Brasil, Portugal…) dispuestos a reflexionar sobre el tema del Aguinaldo del Rector Mayor: ¡Con Jesús, recorramos juntos la aventura del Espíritu!
El primer día se ofreció una reflexión sobre el sentido de ser peregrinos en camino y sobre la fascinación de la aventura, a cargo de don Francesco Di Natale, SDB, profesor de Teología Pastoral, que presentó el tema desde el punto de vista antropológico, bíblico, teológico y eclesiológico. En el segundo día el Rector Mayor, Don Ángel Fernández Artime, compartió el mensaje del Aguinaldo para 2016: "Con Jesús" recuerda que el peregrinaje de todo fiel cristiano parte siempre de una iniciativa del Señor; "recorramos juntos", subraya la dimensión comunitaria y eclesial del camino; "la aventura del Espíritu" explicita ese camino de interioridad y espiritualidad que, lejos de ser una fuga del mundo, se traduce, para la Familia Salesiana en un impulso para responder a las aspiraciones profundas de los jóvenes: la necesidad de vida de apertura, de alegría, libertad y futuro, de un mundo más justo y fraterno, de desarrollo de todos los pueblos, de cuidado de la naturaleza.
Sor Maria Ko, Hija de María Auxiliadora, profesora de Sagrada Escritura, ha presentado un análisis de María como icono de la Iglesia peregrina, guiada por el Espíritu, partiendo de la pregunta "Cómo sucederá esto", para llegar al "hágase en mí según tu palabra". Don Bruno Ferrero, SDB, ha presentado la figura de Don Bosco como un moderno life coach. Siguió la mesa redonda sobre el testimonio de tres perfiles de santidad salesiana. La profesora Elisabetta Casadei, postuladora de la causa de beatificación del Beato Alberto Marvelli, expone el testimonio espléndido de este joven, muerto a solo 28 años vividos " de corrida", como educador apasionado, ingeniero competente, profundamente enamorado de Dios y de los hombres, hasta arriesgar varias veces la vida. "Que mi vida no sea más que un acto de amor" escribió en su Diario. La profesora Ludovica Maria Zanet, colaboradora de la Postulación general, expuso la vida del Venerable Siervo de Dios don Giuseppe Quadrio SDB. Un joven sacerdote inteligente hasta la genialidad, que escribe: "O santo, o nada. El santo no puede vivir, superficialmente, a la buena, dando mucho a Dios y reservándose algo para sí. Ahora bien, yo debo y quiero absolutamente ser santo. No quiero que fracase en mí el plan divino que me quiere santo". Don Pier Luigi Cameroni, Postulador de la Congregación Salesiana, ilustró la espléndida aventura de Mamá Margarita. El Espíritu encontró en ella un alma llena de fe y un corazón materno sin confines. "Dios era el primero de sus pensamientos". Sentía que vivía en la presencia de Dios y expresaba esta persuasión con la afirmación habitual en ella: "Dios te ve". Don Bosco recordará siempre sus enseñanzas y cuanto había aprendido en su escuela y esta tradición marcará su sistema educativo y su espiritualidad. El día 16, sábado, se compartieron algunos testimonios de vida interior y espiritual, y don Rossano Sala, SDB, guió la reflexión sobre la experiencia comunitaria de fe a través de la cual se expresa el camino. Todas las intervenciones pueden descargarse en sitio http://www.sdb.org/famiglia-salesiana-it/339-giornate-spiritualita-della-famiglia-salesiana-it/3192-gfs-giornate-fs-2016
Presentamos el mensaje conclusivo elaborado por los participantes.

PARA CULTIVAR LA VIDA INTERIOR EN LA FAMILIA SALESIANA

Me comprometo

Ò A vivir mi vocación con alegría y gratitud, testimoniando a los jóvenes la belleza de seguir a Jesús y ser cristiano en el mundo de hoy
Ò A asumir con responsabilidad mi pertenencia a la Iglesia y a la Familia Salesiana en lo cotidiano.
Ò A interiorizar como estilo de vida la herencia espiritual y la pedagogía e Don Bosco.

Nos comprometemos

" A colaborar con las Diócesis para salir al encuentro de los jóvenes de las periferias geográficas y existenciales dando testimonio del Amor de Cristo que fascinó a Don Bosco.
" A trabajar en red con otras realidades sociales y políticas para responder a las nuevas pobrezas, en particular a los jóvenes y a las familias.
" A proponer experiencias fuertes que comprometan enteramente la vida de los jóvenes en la entrega a Dios al servicio de los demás en un camino de santidad.
" A compartir momentos fuertes de espiritualidad y compromiso apostólico para crecer en el sentido de pertenencia a la Familia Salesiana.

Mediante

La Formación conjunta y la comunicación de proyectos
El acompañamiento recíproco
La Consulta de la Familia Salesiana
La Carta de Identidad carismática de la Familia Salesiana


TURÍN - EJERCICIOS ESPIRITUALES ADMA JÓVENES
Misericordia. Una palabra, un tema. El tema del retiro de tres días de ADMA Jóvenes de comienzo de año. Treinta muchachos, de primero de Bachillerato a la Universidad, tres parejas jóvenes, con el acompañamiento de don Roberto Carelli, han compartido este retiro en Pinerolo, en el Monasterio de la Visitación del 2 al 4 de enero de 2016.
Misericordia. Una palabra tan frecuente en este año santo querido por el Santo Padre. En la escuela del Evangelio y de María Auxiliadora nosotros, jóvenes de ADMA, nos hemos adentrado, cada vez con mayor profundidad, en el concepto extraordinario y maravilloso de todo lo que, literalmente es de verdad "un corazón misericordioso", lleno de amor, compasivo. Hasta ante nuestros errores diarios. Misericordia que es presencia, providencia y sobreabundancia del amor de Dios en la buena y en la mala suerte, que se derrama en nuestras alegres risas y en la confiada capacidad de manifestar los problemas y los sufrimientos que nos envuelven. Misericordia que es ternura, compasión y perdón de Dios, partiendo de nuestra conciencia de ser pequeños y absolutamente pecadores. Ese perdón que te toma de la mano y te asegura y devuelve la dignidad de hijo. Y de hijo amado y esperado, hasta en las adversidades, consolado y apreciado en cada instante de nuestra cotidianidad. Misericordia que es, en fin, vida activa que se deja implicar en las viejas y nuevas pobrezas de nuestros días. "La medida del amor es amar sin medida", decía San Agustín y sobre todo en el momento en el que se es más consciente de ser destinatarios de tal don, esta frase asume toda la grandeza del deseo humano de querer ser, de pedir ser, cada día más, misericordiosos. Precisamente porque son "bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia" (Elena Scavino).

LUBUMBASHI (CONGO)
El domingo, día 10 de enero de2016 se ha celebrado en la Cité des Jeunes en Lubumbashi, el primer día de formación para el Comité ADMA de África Central. Con el propósito de extender la devoción a María Auxiliadora y al Santísimo Sacramento, los miembros de la Asociación de María Auxiliadora han vivido dos momentos de formación alrededor de dos temas. La primera relación: Misterio de la Iglesia: María Madre y Reina. La segunda relación ha permitido a los participantes entrar en contacto con el Reglamento de ADMA. Estos dos momentos de formación permanente estuvieron animados por las intervenciones del P. Trphon Kalimira, de sor Eufrasia di Kasafya y del P. Albert Kabuge.
Gracias a los organizadores y que el Señor bendiga a todos aquellos que se han implicado en este proyecto para que la devoción mariana produzca frutos de entusiasmo y perseverancia en nuestra provincia y en las familias de los miembros de la Familia Salesiana del Congo.

ROMA - ENCUENTRO DE INSPECTORAS FMA
El jueves 20 de enero, en la casa generalicia de las Hijas de María Auxiliadora, invitado por Sor Maria Luisa Miranda, Consejera para la Familia Salesiana, don Pierluigi Cameroni ha tenido la oportunidad de presentar ADMA a 19 nuevas Inspectoras. En el encuentro fueron presentadas la Confederación de las ex-alumnas de las FMA y la Asociación de los Salesianos Cooperadores. El encuentro vivido en un clima de fraternidad y alegría salesiana, ha permitido un conocimiento personal y compartir la identidad y la misión de ADMA a la luz de las indicaciones dadas por el Rector Mayor en el último Congreso de María Auxiliadora y en la dirección del itinerario recorrido en estos años. El encuentro ha sido una respuesta concreta a las indicaciones del último Capítulo General de las Hijas de María Auxiliadora y al deseo expresado en diversas ocasiones por Madre Yvonne, Superiora General: "He constatado cómo esta presencia en nuestra vida, descubre potencialidades y recursos capaces de transformar el mundo partiendo de las familias y suscita un renovado impulso vocacional en la Familia Salesiana, sobre todo entre las jóvenes y los jóvenes. Como Hijas de María Auxiliadora nos sentimos en gran sintonía con la Asociación de María Auxiliadora".

COMO ESTRELLAS EN EL CIELO EN TRADUCCIÓN ESPAÑOLA
(ANS - Madrid)- A distancia de un año de la publicación del original en lengua italiana, la Editorial CCS ha preparado la edición del libro "COMO ESTRELLAS EN EL CIELO. Figuras de santidad en compañía de Don Bosco", traducción española el volumen sobre las figuras de santidad de la Familia Salesiana, de don Pierluigi Cameroni, Postulador general de las Causas de los Santos de la Familia Salesiana.

INTENCIÓN MISIONERA DE ORACIÓN- FEBRERO 2016
Para que cesen las divisiones entre las diversas denominaciones cristianas en el Sur de Asia y se presente al pueblo el único rostro de Cristo.

SANTO DEL MES - FEBRERO 2016
San Luis Versiglia (1873-1930), fundador de la presencia salesiana en China y protomártir salesiano, en su última carta enviada a la superiora de las Carmelitas de Florencia, pocas semanas antes de su muerte, escribe: "… levantemos nuestros corazones a lo alto, olvidémonos más de nosotros mismos y hablemos más de Dios, de la manera de servirle, de consolarle más, de la necesidad y de la manera de ganar más almas para Él. Vosotras, hermanas, podréis hablarnos a nosotros con más facilidad de las finezas del amor de Jesús, nosotros quizá podremos hablaros a vosotras de la miseria de tantas almas, que viven lejos de Dios y de la necesidad de llevarlas a Él; nosotros nos sentiremos elevados a amar más a Dios, y vosotras os sentiréis más animadas en su celo por Él".


 
***
Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
  La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.
  Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
  Edición Hispana / TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377 | Web: www.revistamariaauxiliadora.com
  Directora Edición Hispana:
Josephine Modesto Suero- Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    
ADMA Primaria, Torino-Valdocco, Italia : ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
      Presidente ADMA: Señor Tullio LUCCA (encargo hasta 2014) | E-mail: tullio.lucca@gmail.com
Animador Espiritual ADMA
- Don Pier Luigi CAMERONI sdb
Casa Generalizia SDB - Via Pisana 1111 - 00163 ROMA/Italia -
E-mail: pcameroni@sdb.org
                         Internet:  www.donbosco-torino.it  | www.admadonbsco.org