HOME |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE 2000-2012 |  ADMA-ON-LINe 2008-2012 INFO VALDOCCO 
Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it

 
                         ADMA: ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA 

            ADMA-on-Line         |    Mensaje mensual :  24 de noviembre2015   

María nos exhorta a decidirnos por la santidad

En nuestro camino de fe estamos siempre acompañados por la presencia solícita y materna de María que es Auxiliadora de la Iglesia y de las familias en estos tiempos no fáciles y de ataque a la fe. Se trata de ser más dóciles y estar más atentos a lo que María quiere de nosotros, que fácilmente nos dejamos deslumbrar por un modo de vivir que no atiende a la voluntad de Dios y no responde a su llamada.
María nos recuerda que nuestra vocación fundamental es la de la santidad, es decir, a vivir en amistad con Dios y como hijos suyos. Para nosotros que nos inspiramos en la espiritualidad de San Francisco de Sales, es este un punto querido y familiar. En efecto, este gran santo, sobre todo en su obra Introducción a la vida devota, invitaba a todos a la santidad: "Dios, en el acto de la creación, mandó que cada planta diera fruto según su especie; de igual modo ordena a los cristianos, plantas vivas de su Iglesia, que produzcan frutos de devoción, según su propia calidad y carácter. La devoción debe ser practicada de forma diferente por el caballero, por el artesano, por el criado, por el príncipe, por la viuda, por la doncella, por la casada; y no solo eso, hay que acomodar también su práctica con las fuerzas, las ocupaciones y los deberes de cada estado. La devoción nada perjudica cuando es verdadera; al contrario, todo lo perfecciona y cuando resulta contraria a algún estado, es sin duda, falsa. Es un error, mejor dicho, una herejía querer desterrar la vida devota de los cuarteles de los soldados, del taller de los artesanos, de la corte de los príncipes, de los hogares de los casados. Donde quiera que nos encontremos, podemos y debemos aspirar a la vida perfecta". De este modo el camino de la santidad nos hace descubrir cómo cada uno de nosotros es amado por Dios, de la misma manera que cada uno es irrepetible e insustituible a sus ojos.
En esta empresa no estanos solos, sino que estamos acompañados por el ejemplo y la intercesión de muchos hombres y mujeres que también en nuestro tiempo resplandecen por su brillante testimonio de Santidad. Recordemos a los padres de Santa Teresita del Niño Jesús, Luis y Celia Martín, que recientemente han sido proclamados santos. Recordemos a tantísimos mártires que con valentía dan testimonio de su fe hasta derramar su sangre.
Sintámonos unidos en esta maravillosa aventura y como recuerda la carta a los Hebreos: "Animaos mutuamente cada día, mientras dura este tiempo presente, para que ninguno de vosotros se endurezca seducido por el pecado".

Sr. Lucca Tullio, Presidente
Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador espiritual


Con María y como María. Regenerados en su Misericordia

3. La misión de la Iglesia es fruto de la misericordia divina / Sor Linda Pocher FMA

Enviados por el Padre como Jesús.

En este Año Santo, el Papa nos invita a asumir personalmente "la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón vivo del Evangelio" que por medio de nosotros "debe llegar al corazón y a la mente de toda persona" (MV 12). La palabra "misión" no es empleada aquí por casualidad, sino que nos recuerda que esta no es una iniciativa nuestra y ni siquiera una iniciativa del Papa, sino una tarea que toda la Iglesia recibe de Dios. En efecto, no puede haber misión, si no hay uno "que envía" y uno "enviado". El que envía por excelencia es Dios Padre, el Creador del mundo, en quien todas las cosas del cielo y de la tierra tienen su origen, y que ha amado tanto al mundo que nos ha enviado al Hijo y al Espíritu (Jn 3,16). Desde el principio forma parte del plan de Dios el que los hombres y mujeres, sean colaboradores de su misericordia: desde que en los espacios más recónditos de la eternidad divina, el Padre ha decidido crear a los hombres a imagen del Hijo y el Hijo se ha mostrado dispuesto a encarnarse para su salvación y este entendimiento entre el Padre y el Hijo ha sido sellada con el consentimiento del Espíritu, que no es otra cosa que amor y don. Desde entonces toda misión de la Iglesia es participación en la misión del Hijo y del Espíritu, es fruto de la misericordia del Padre. La primera misionera, la primera colaboradora de la Trinidad Santa es precisamente María: También el Padre había pensado en ella desde el principio, para que hiciese posible, con su asentimiento, la entrada del Hijo en el mundo. A la sombra de su sí descansa también el nuestro. Mirándola a ella aprendemos qué significa ser misioneros de la misericordia: de la carne de María, en efecto, el Hijo ha podido tomar pies, manos y palabra para encontrarse con los hombres y reconducirlos con el Padre.
Leyendo los Evangelios nos damos cuenta que de todo encuentro personal con Jesús brota una corriente de misericordia, que pasando a través de la persona directamente tocada por Él, ha alcanzado y tocado a muchas otras. En algunos casos ha habido un "mandato" explícito de Jesús: los discípulos han sido elegidos para estar con Él y para ser enviados por Él con plenos poderes (Mt 3, 14-15); el leproso curado, en enviado a los sacerdotes como testimonio vivo de la acción de Jesús (Mc 1,44)); el endemoniado liberado, que quería seguir a Jesús, es en cambio enviado a los "suyos", para anunciar " lo que el Señor te ha hecho y la misericordia que ha tenido contigo" (Mc 5,15.20); María Magdalena, consolada por el Resucitado, es enviada a anunciar a los discípulos la resurrección (Jn 20,17). Pero también hay casos en que la persona encontrada por Jesús se dirige espontáneamente a otros: Zaqueo agraciado por la visita de Jesús, decide socorrer a los pobres con sus bienes (Lc 19,8); la Samaritana saciada en su sed por el Señor, abandona el cántaro y corre a invitar a sus paisanos a saciar en Él su sed (Jn 1,20-29). En resumen, el encuentro con la misericordia de Dios en Jesús, tiene como "fruto natural" el deseo de salir de sí mismos para ir a los demás. No es necesario que ellos "estén lejos", también pueden ser familiares, vecinos o compañeros de trabajo, lo que importa es percibir la urgencia interior de hacerles gustar y ver "qué bueno es el Señor" (Sal 33,9).
Nos preguntamos: ¿Siento la urgencia de dar testimonio del amor de Dios en la vida ordinaria, o me repliego sobre mí mismo, esperando siempre que sea otro quien tome la iniciativa?

Decidirse como María

Sin embargo, nuestra implicación en la misión del Hijo, está condicionada por nuestra disponibilidad a madurar en atención y prontitud, como María: como ella, debemos ser una sola cosa con Jesús, hasta el punto de tener en nosotros los mismos sentimientos de acogida con todos, sin excluir a nadie (Flp 2,3). Definir a la Iglesia como "Esposa de Cristo", significa reconocer que ella está fundada precisamente en esta misteriosa y profundísima comunión del hacer y del sentir. La esposa, en efecto, aun teniendo en sí misma la capacidad de engendrar la vida, permanece estéril si no se une a su esposo. Del mismo modo los proyectos e iniciativas de la Iglesia están destinados a la esterilidad si los creyentes no se preocupan, ante todo, de dejarse fecundar por la acción de Dios. La elección como esposa, además, es para la Iglesia - como para María - un don, no un mérito, un signo elocuente de la misericordia de Dios que se ha hecho cargo de un pueblo de pecadores para convertirlo en una comunidad de salvados (Ez 16,8-12). Cuanto más logremos situarnos en esta perspectiva más cerca estaremos de realizar lo que el Papa Francisco llama "conversión pastoral" e "Iglesia en salida".
Desde el momento en que María ha respondido que sí al ángel, se ha creado entre ella y la Trinidad una modalidad de relación nunca vista antes entre Dios y una criatura. "En el Antiguo testamento - escribe Balthasar - el cielo se ha abierto con frecuencia y han brotado de él la Palabra y el Espíritu de Dios, pero el Espíritu nunca ha extendido su sombra sobre el seno de una Virgen". El Espíritu y el Hijo, en el momento del consentimiento, han venido a habitar realmente en ella, y durante su gravidez, mientras el pequeño Jesús - ¡la Palabra omnipotente del Padre! -, como todo pequeño del hombre, se deja formar inerme y silencioso en su seno, el Espíritu obra activamente en ella, que por su parte no cesa de meditar en el corazón las palabras del ángel y, en obediencia ellas, decide y actúa. En particular, por boca del ángel, María ha conocido un hecho - "Isabel... ha concebido un hijo" - ; ha entendido su significado - "nada es imposible para Dios" (Lc 1,37) - y ha decidido obrar en consecuencia, poniéndose "en camino" (Lc 1,39). La noticia de la gravidez de la prima, en efecto, ha sido para ella una llamada implícita: "¡Isabel te necesita!".
Podemos imaginar la reacción de los parientes de María ante lo extraño de esta partida imprevista. Isabel, en efecto, se había "mantenido escondida" hasta el quinto mes, y ellos no estaban al corriente de su estado (Lc 1,24). "¿Cómo sete ha ocurrido partir precisamente ahora que estás a punto de casaste? - habrán dicho a María. ¡Piensa en ti misma, piensa en prepararte!". Pero María está tan decidida a poner en práctica su intuición, que no se detiene ante nadie. San Ambrosio nos hace notar que "ella se encontró prontamente" con Isabel y comenta así estas palabras: "la gracia del Espíritu Santo no admite demoras". "Es como si se nos hubiese dicho - escribe el Cardenal Martini - que una cosa decidida en lo profundo del corazón, tiene que hacerse, porque en caso contrario, se marchita dentro. Esto puede aplicarse también a las pequeñas cosas... a una visita que cuesta, a una iniciativa costosa, a un trabajo que hemos decidido hacer y que sin embrago continuamente posponemos. Las dilaciones, los retrasos nos desgastan, nos marchitan por dentro... es muy peligroso no hacer aquello que tenemos que hacer y que es justo y bueno".
En el Congreso, hemos tenido la suerte de escuchar el testimonio de los hijos del Venerable Attilio Giordani, salesiano cooperador. Un hombre "normal", cuya vida ha carecido de hechos excepcionales: empleado en Pirelli, muy comprometido en un oratorio, esposo y padre ejemplar. A sus cincuenta y nueve años, siguiendo el ejemplo del hijo Pier Giorgio, participa en la expedición misionera "Mato Grosso" y, junto con su mujer y su hija Paola, parte para el Brasil. En un escrito suyo motiva así su decisión: "En la vida no sirve de mucho decir las cosas que tenemos que hacer. No importa tanto predicar cuanto lo que se hace. Hay que mostrar con la vida lo que creemos. No hay que hacer muchos sermones. El sermón es la propia vida". La muerte le sobreviene de improviso en Campo Grande mientras hablaba en un encuentro misionero: cuando siente que le abandonan las fuerzas, tiene tiempo para pasar el testigo al hijo que está a su lado: "Pier Giorgio, continúa tú". La hija María Gracia comenta: "Nunca se dio un corte en la vida de papá, las cosas por las que ha optado, las ha mantenido hasta el final... es justo que haya sido así y que haya encontrado al Señor mientras estaba todavía corriendo con los jóvenes".
Nos preguntamos: ¿hay una decisión, aunque sea pequeña, que tengo que tomar, pero a la que estoy continuamente dando largas?

Poseídos por el Espíritu, como Isabel

Un hermoso mosaico del Padre Rupnik nos invita a contemplar en el encuentro de María e Isabel una anticipación del futuro encuentro entre sus hijos: María lleva en su seno un medallón con el rostro de Jesús mientras a espaldas de Isabel se encuentra Juan Bautista, que con la mano derecha indica a Jesús y en su izquierda tiene una concha símbolo del bautismo. De igual modo, su madre indica con su mano derecha el seno de María y acerca la izquierda a la cabeza de ella en un gesto de bendición. María, en respuesta, levanta su mano derecha al cielo, al Señor que "ha mirado la humildad de su sierva" (Lc 1,48). Solo Jesús, por ahora, no hace nada: se deja llevar y bendecir como se dejará bautizar.
El ángel aparecido en el templo a Zacarías había descrito así la misión confiada a Juan: "estará lleno del Espíritu Santo... y convertirá muchos hijos de Israel al Señor su Dios" (Lc 1,16-17). Su testimonio será verdaderamente un signo importante para Jesús al comienzo de su ministerio, pero su capacidad de reconocer en Jesús al Mesías prometido durante siglos, se manifiesta ya en el seno materno: Isabel siente que salta, e invadida a su vez por el Espíritu, reconoce en su prima a la madre del Señor. Precisamente el Espíritu, que el día del Bautismo de Jesús descenderá sobre Él "con apariencia corporal, semejante a una paloma" (Lc 3,22), es el protagonista escondido del encuentro entre las dos madres y los hijos que llevan en su seno. También el mosaico lo subraya: una columna de oro desciende del cielo, rodea a Juan y a Isabel, e inunda a María.
En el Congreso de María Auxiliadora, comentando el encuentro entre las generaciones que se da en la presentación de Jesús en el templo, don Patricio Rota Scalabrini hacía notar "que el texto no es solo ilustración de la necesaria dinámica generacional de las familias y de la comunidad alargada, entendida precisamente como red de familias, sino que revela cómo la salvación de Dios se extiende a todas las generaciones y hace que se encuentren a un nivel más profundo que el puro dato biológico y social, aquel por las que las personas son llamadas a ser hijos e hijas en el Hijo". Lo mismo puede afirmarse del encuentro entre la joven virgen María y la anciana esposa Isabel: "este tipo de comunicación es el paradigma de cómo toda la comunidad debe hacerse cargo de testimoniar la fe y la esperanza a las nuevas generaciones". Nos interesa, pues, como educadores - padres y consagrados - entender bien de qué modo el Espíritu cuida la dirección del intercambio de fe y de esperanza que se da entre las dos mujeres, para poder ser más dóciles en la colaboración en su obra, en la certeza de que cuando el director es el Espíritu las relaciones personales encuentran la fuerza para saltarse los acostumbrados clichés y ser renovados por la creatividad de la caridad.
Ante todo, el Espíritu abre los ojos de las dos primas para reconocer cada una en la otra la presencia de Dios y la obra de su misericordia, que ahora invade su seno, pero, como María canta en el Magníficat, viene de más lejos y, fijándose preferentemente en los más pobres, se extiende sin medida "de generación en generación" (Lc 1,50). Esta actitud, esta capacidad de ver la acción de Dios en el otro es lo que dispone para el servicio cristiano: María no va al encuentro con Isabel para demostrar que es buena, ni para tener un poder sobre ella e Isabel no alaba a María para conseguir algo a cambio. Esta mirada limpia sobre el otro es a lo que Don Bosco se refiere cuando habla "del punto accesible al bien", o sea el punto en el que el bien ha encontrado una brecha, ha comenzado ya a obrar, aunque la persona misma no se haya dado cuenta: este es el punto desde donde el educador debe partir si quiere colaborar con el Espíritu que está presente, así debemos creerlo, en el corazón de cada persona. Cuando nos acercamos al otro con resignación, con pesimismo, con sentimientos de rivalidad, con exigencias afectivas o miras secretas de dominio, podemos estar seguros de que no nos guía el Espíritu, sino "el enemigo de nuestra salvación". ¡Por esto es cosa buena y justa barrer de nuestro corazón y de nuestra mente los sentimientos que nos destruyen a nosotros mismos y a los demás, de manera que dejemos vía libre al Espíritu!
"Las misericordias del Señor - escribe el profeta Jeremías - no se acaban... se renuevan cada mañana" (Lam 3,22-23). Para crecer en esta convicción, puede ayudarnos hacer un pequeño "ejercicio espiritual": Todas las noches, antes de acostarnos, pedir la ayuda del Espíritu y de María y examinar la jornada, buscando los signos de la presencia de Dios y de su obra en nosotros y en las personas que me rodean.

CRÓNICA DE FAMILIA

TURÍN - VALDOCCO - XXV JORNADA MARIANA
El domingo 25 de octubre de 2015, en un clima mariano de comunión y de alegría, ADMA del Piamonte, Valle d'Aosta y Lombardía ha celebrado la XXV Jornada Mariana. Ante cerca de 300 personas, Sor Linda Pocher, FMA, ha presentado la segunda catequesis del itinerario de este año asociativo dedicado, en sintonía con el Jubileo que dará comienzo el 8 de diciembre, a la Misericordia: Con María y como María, regenerados en su Misericordia. La misericordia es el origen de la fe. Siguió un momento de adoración y de interiorización de la propuesta formativa.
A continuación el Sr. Tullio Lucca, Presidente de ADMA Primaria, explicó el significado de "ser devotos de María Auxiliadora", remitiéndose a la espiritualidad de S. Francisco de Sales, a la luz de su obra fundamental Introducción a la vida devota, Siguieron dos testimonios: uno de Federico Rissone e Teresa Furlan, que expusieron su experiencia de jóvenes de ADMA en el encuentro mundial de los jóvenes SYM (Movimiento Juvenil Salesiano) con ocasión de la clausura del bicentenario de Don Bosco; después Sergio y Cecilia Durighello, un matrimonio de ADMA Primaria, han compartido su experiencia del Congreso Internacional de María Auxiliadora, vivida en la perspectiva de acogida y de servicio a los participantes.
Por la tarde, en el Santuario de María Auxiliadora, tras el rezo comunitario del Rosario, se celebró una solemne Eucaristía, presidida por don Franco Lotto, Rector de la basílica de María Auxiliadora. En la celebración 26 personas de los grupos de ADMA Primaria (6 jóvenes, 5 matrimonios, 3 mayores), de Arese (1), de Ivrea (1) y de la comunidad Shalom de Palazzolo sull'Oglio (5 jóvenes), han dado su nombre a la Asociación.
Esta Jornada mariana ha confirmado que María acompaña y sostiene su Asociación renovándola y manifestando la misericordia de Dios de generación en generación.

CONGO - INICIO DE ADMA
El 24 de septiembre de 2015 ha tenido lugar la primera reunión de oración, de meditación y de recíproco conocimiento para iniciar la Asociación en la Inspectoría del Congo (África Central). El encuentro, coordinado por el P. Albert Kabuge, ha tenido un momento formativo con el tema: "María nos invita a rezar por las familias y por la santidad de la familia". Siguió un primer contacto con el Reglamento y un intercambio de las actividades mensuales y sobre la frecuencia de los encuentros. Se indicó la necesidad de constituir, en primer lugar, un núcleo animador bien formado antes de comenzar los grupos locales.

SICILIA - ENCUENTRO DE CONSEJOS LOCALES
El 4 de octubre de 2015 se ha celebrado en el Instituto de las FMA de San Cataldo, el encuentro de los Consejos Locales de ADMA de Sicilia, en el que se ha elegido al nuevo Consejo Inspectorial. Estaban presentes don Pierluigi Cameroni, animador espiritual mundial y los animadores Inspectoriales de Sicilia, don Angelo Grasso y sor Carmelina Cappello. Asistieron 120 representantes de casi todos los centros de AMA de la isla.
Fue una jornada particularmente intensa y nos entusiasmó oír hablar, en el primer momento de trabajo, a don Pierluigi Cameroni, del VII Congreso de María Auxiliadora celebrado en Turín del 6 al 9 de agosto de 2015. El animador espiritual mundial recomendó atender más a las familias, lugar primario de educación y de evangelización, educar a las familias para educar a los jóvenes. ADMA no debe reducirse a prácticas de piedad, sino que debe ser una experiencia compartida de fe que cambia la vida: trabajar por la Virgen llevando la alegría en el corazón según el espíritu del Magníficat; ponerse al servicio de los hermanos por el bien de la sociedad que está perdiendo los valores esenciales de la existencia humana.
Estas son las consignas que nos ha dejado:
" Renovar el sistema preventivo en las familias mediante el diálogo, el amor y la oración.
" Ser dóciles al Espíritu de manera que nos dejemos dirigir como Él quiere.
En la primera tarde se procedió a la elección del nuevo Consejo Inspectorial de Sicilia, compuesto por cuatro miembros a nivel regional y de seis a nivel de zona.
Los elegidos a nivel regional son: Auteri Giuseppe, Calvino Angela Rita, Fichera Grazia Maria y Petitto Venera.
A nivel de zona, Sicilia Oriental: Anticonome Lucia, Gravagna María y Leonardo Anna.
A nivel de zona, Sicilia Occidental: Martiradonna María, Puccio Agnese y Valdes Teresa. (Venera Petitto)

AOSTA (ITALIA) - ENCUENTRO DE FAMILIAS
"Esposos y padres - Vivir en familia la alegría del Evangelio" es el título del retiro espiritual organizado por ADMA el 11-12 de octubre de 2015 en el Priorato de Saint-Pierre. Un centenar de personas se han dado cita para escuchar la catequesis de don Roberto Carelli (salesiano, profesor de teología y especialista en problemática familiar) que ha ofrecido a algunos matrimonios unas reflexiones sobre el tema "Felices y casados: la gracia del matrimonio" y sobre "Lazos de libertad: la educación de los hijos a la luz de la fe". Dos grandes temas sobre los que don Carelli ha presentado dos diferentes 'decálogos', consejos prácticos y reflexiones espirituales que hay que tener muy en cuenta: en primer lugar la relación entre los esposos y en consecuencia la relación entre padre e hijos.
ADMA- familias propone un itinerario para un amor entre esposos que se renueva cada día, un crecimiento espiritual como individuos y como familia, una formación como padres en el difícil quehacer educativo, una amistad entre los hijos que los haga capaces de compartir la fe y de testimoniarla a los demás. Estar en la escuela de Don Bosco significa cultivar en la familia diversos aspectos del carisma salesiano: la alegría de vivir, el cuidar la oración, la unión con Dios en el quehacer diario, el servicio al prójimo, en particular a los jóvenes y a los pobres, la confianza en Dios, que es Padre providente, la entrega confiada a María que es nuestra Madre y Maestra.

BILBAO- DEUSTO - PREPARACIÓN DEL AÑO ASOCIATIVO
Los pequeños empiezan los primeros. Luego siguen los mayores. Y los mayores, los verdaderamente mayores, esperan a que todo esté ya rodando y entonces se deciden ellos a empezar su curso. ADMA es de estos últimos.
Hemos esperado a que se sitúen todo los demás y el día 17 de octubre comenzaron su curso.
Para programarlo nos reunimos en Deusto poco más de 100 personas (110 para ser más concretos) y repasamos gráficamente la marcha del curso pasado. Allí nos volvimos a contemplar en los diversos sitios y lugares por donde había trascurrido nuestra vida el curso 2014-2015. Recordamos la programación, los encuentros de zona, los Ejercicios, la peregrinación. Y presentamos nuestras nuevas andanzas para el curso presente 2015-1016.
Este año centramos nuestra atención en el Congreso de María Auxiliadora recientemente celebrado; en el año de la misericordia que está ya a las puertas; en el acontecimiento del Sínodo de la familia; en el aguinaldo de nuestro Rector Mayor.
Se me olvidaba reseñar que comenzamos por una fervorosa eucaristía, que es lo que nos da fuerzas y nos empuja a caminar. Acabamos con una comida familiar y una animada sobremesa.
Que María Auxiliadora bendiga, como lo hace, nuestros buenos deseos y trabajos. (Arcadio Cuadrado).

PARANAQUE CITY (FILIPINAS) - ENCUENTRO MARIANO DE LA FAMILIA SALESIANA
La Familia Salesiana de la Provincia Filipina Norte ha celebrado un encuentro mariano el 24 de octubre de 2015 en el Santuario Nacional de María Auxiliadora. ADMA ha sido la organizadora principal de este evento. Participaron diversas ramas de la Familia Salesiana: estudiantes de las escuelas Don Bosco / FMA y centros de formación, jóvenes de los centros juveniles y de las parroquias de Don Bosco / FMA y seglares colaboradores de la Familia Salesiana. Este evento mariano pretendía profundizar la devoción a María Auxiliadora en los corazones de quienes pertenecen al ambiente salesiano según el ejemplo de San Juan Bosco y estimular a todos para ser activos propagadores de la devoción entre las personas que les rodean. El tema era la vida de Don Bosco, poniendo en evidencia su devoción a María, y después el Aguinaldo de 2015: Como Don Bosco, con los jóvenes y para los jóvenes".
El P. Néstor Impelido, SDB, animador de ADMA, dio la bienvenida a las autoridades. Sor Maria Asela B. Chávez, FMA, Cl. Keith Amodia, SDB y la señora Angie Ebriega han dirigido el grupo en el rezo del Santo Rosario. El Laura Vicuña Club de San Ildefonso Parroquia, Makati City, ha dirigido la oración de apertura interpretando la canción "Mary's Song of Love".
El Santo Rosario se dividió en cinco momentos presentando la vida de Sam Juan Bosco con María nuestra Madre.
1°: Casa Biglione: la fuente de la vida.
2°: I Becchi: el marco de los primeros pasos.
3°: El seminario de Chieri: el salto de la fe.
4°: La Residencia Eclesiástica: el comienzo de su ministerio.
5°: La casita Pinardi: la luz de la misión.
Después de cada había un momento animado por los jóvenes o de testimonio personal o de grupo.
En un primer momento el Coro Auxilium de la parroquia de Santo Domingo Savio ha cantado "At the Beginning". En un segundo momento la familia Jiménez de ADMA de San Juan Nepomuceno, ha presentado un testimonio mariano. Después, Sor Mylene Sánchez, FMA y sor Leila Montero, FMA han narrado su historia vocacional. El Sr. Stephen Borja presentó su testimonio personal como educador de la juventud y P. Remo Bati, SDB, compartió su ministerio entre los emigrantes filipinos en Italia.
Tras el rezo del Santo Rosario, la Hulag Dancers del Colegio María Auxiliadora, Canlubang, Laguna, y los jóvenes del Don Bosco Youth Center, San Juan Bosco Parish, de Tondo han presentado su representación mariana para alegría de todos.
Siguió la presentación floral por parte de todos los presentes. Este homenaje estuvo acompañado de cantos marianos ejecutados por las comunidades del postulantado y del Postnoviciado de Canlubang. La celebración eucarística estuvo presidida por el P. John Tamayo, SDB misionero en Thailandia. Entre los concelebrantes estaba el P. Paul Bicomong, Inspector FIN. ¡Viva María!


 
***
Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
  La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.
  Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
  Edición Hispana / TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377 | Web: www.revistamariaauxiliadora.com
  Directora Edición Hispana:
Josephine Modesto Suero- Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    
ADMA Primaria, Torino-Valdocco, Italia : ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
      Presidente ADMA: Señor Tullio LUCCA (encargo hasta 2014) | E-mail: tullio.lucca@gmail.com
Animador Espiritual ADMA
- Don Pier Luigi CAMERONI sdb
Casa Generalizia SDB - Via Pisana 1111 - 00163 ROMA/Italia -
E-mail: pcameroni@sdb.org
                         Internet:  www.donbosco-torino.it  | www.admadonbsco.org