| HOME PAGE   HOME PAGE-ESP  |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |  ADMA-ON-LINE INFO VALDOCCO  |


 
  Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia  E-Mail: pcameroni@salesiani.it - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it 
                                  
 ADMA :  ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA  
       ADMA-on-Line         |       Mensaje mensual :  24  de abril 2013   
 

María ayuda a la Iglesia a salir de sí misma

He tenido la suerte y la alegría de estar en la plaza de S. Pedro durante el anuncio de la elección y en la primera bendición del nuevo Papa Francisco. Ha sido una gran sorpresa, prueba del amor de Dios que siempre nos está sorprendiendo y de la perenne novedad de la Iglesia. Agradecemos a Dios el regalo del nuevo Papa Francisco. Un Papa que ha iniciado su pontificado recitando con nosotros las oraciones del buen cristiano y que hos ha pedido que recemos por él. En ese instante había en la plaza un silencio impresionante y de oración. Un Papa que, como primer gesto, ha ido a pedir ayuda a la Virgen para que le asista en su ministerio de Obispo de Roma que preside en la caridad la Iglesia universal. Un Papa que se llama Francisco y que quiere abrazar a todos los hombres como hermanos. Agradecemos a María Auxiliadora y a S. José, patrono de la Iglesia universal, este don a la Iglesia y al mundo entero.
La Iglesia atraviesa un momento difícil, pero al mismo tiempo prometedor. La barca de Pedro se ve agitada por olas amenazadoras que hacen que la fe de los débiles vacile. La Virgen, no cesa de exhortarnos a seguir a los Pastores y a rezar por ellos. En momentos como estos es cuando debemos tomar conciencia de nuestra pertenencia a la Iglesia, porque la Iglesia es nuestra familia sin la cual nos veremos sin Dios y sin esperanza en este mundo. Debemos estar santamente orgullosos y agradecidos de esta pertenencia y de vivirla como una gracia inmensa. Ser fieles a la Iglesia, amarla y ayudarla debe ser para nosotros no solo un deber, sino una gran alegría. Contribuyamos a la renovación de la Iglesia con nuestra santificación personal. La Iglesia se renueva en los corazones que se abren a Dios y a su amor. Hagamos que Cristo resplandezca en nuestra vida para que el mundo crea y se convierta.
Vivamos con María la Iglesia pascual: Pidámosla que, como Madre de la Iglesia y Auxiliadora de los cristianos, "ayude a la Iglesia, por la contemplaciòn de Cristo, a salir de sí misma hacia las periferias existenciales para transformarse en madre fecunda que vive la alegría dulce y reconfortante de la evangelización" (Card. Bergoglio, Congregazione generale marzo 2013). Hagamos nuestras las expresiones que ha dirigido al Papa nuestro Rector Mayor D. Pascual Chávez: "En este momento, como cristianos y religiosos salesianos, mientras expresamos la alegría por su nombramiento, le renovamos nuestra fidelidad y le aseguramos el respeto filial heredado de Don Bosco. Él, frecuentemente se expresaba con frases llenas de afecto y de fe en relación al Sucesor de Pedro: "Quien está unido al Papa está unido a Cristo" (MB VIII,567). "Seremos obsequiosos con la Cátedra Apostólica, en todo, en todo tiempo, en todo lugar donde nos llame el Señor". (MB V,249). "Una sugerencia del Papa es para mí una orden" (MB V,874). "Su palabra tiene que ser nuestra regla en todo y para todo" (MB VI,494). Así hablaba nuestro Fundador Don Bosco y así quiere sentir, hoy, nuestro corazón".

Sr. Lucca Tullio, Presidente - Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador espiritual.

El Papa Francisco: su devoción a María Auxiliadora y relación con los Salesianos

El Papa Francisco ha tenido durante su vida diversas manifestaciones de su cercanía afectiva con los salesianos.
En 1949 Jorge Mario Bergoglio frecuentó, junto con su hermano menor, el colegio salesiano "Wilfrid Barón" de Ramos Mejía, en la clase 6ª B. Como prueba, en la lista de premiados de aquel año consta que recibió el primer premio en Conducta, en Religión y en Evangelio.
Mantuvo relación estrecha con los salesianos de la comunidad de Almagro, donde a los 17 años tuvo como padre espiritual al P. Enrico Pozzoli, un sacerdote que, antes de llevar el carisma salesiano hasta la Tierra del Fuego -verdadero fin del mundo- tuvo oportunidad de dejar una huella indelebre en él. Fue D. Pozzoli quien sugirió al joven Bergoglio que viajase a las montañas de Tandil para curar sus pulmones; con él, el futuro Papa decidió su admisión en el seminario de Villa Devoto; a él dedica un recuerdo en el prólogo al primer libro escrito por el card. Bergoglio - Meditaciones para religiosos- en recuerdo de la "gran influencia" que tuvo en su vida el salesiano y de su ejemplo en el servicio eclesial y consagración religiosa". En la comunidad de Almagro conoció también al P. Lorenzo Massa, fundador del Club de fútbol San Lorenzo, del que el Papa Francisco es socio y del que conserva el primer carnet deportivo. En la celebración del centenario del Club dijo que en S. Lorenzo "no tomamos los colores de ningún otro sitio, sino que se los pedimos a la Virgen" y pidió también que "María Auxiliadora nunca sea separada del Club, porque es su madre, puesto que el S. Lorenzo nació precisamente del Oratorio bajo la protección de la Virgen".
Sobre todo, cultivó muchísimo la devoción al beato Artémides Zatti, salesiano coadjutor. En su período de Provincial de los Jesuítas, pidio su intercesión para obtener vocaciones de hermanos laicos en la Compañía de Jesús: ¡la respuesta fue asombrosa! Escribió: "Desde que comenzamos a invocar a D. Zatti, han ingresado 18 coadjutores jóvenes que perseveran y otros 5 que dejaron el noviciado y juniorado. 23 vocaciones en total. Los novicios, los estudiantes y los coadjutores jóvenes hacen frecuentemente la novena en honor de D. Zatti pidiendo vocaciones de coadjutores. Yo mismo la he hecho. Estoy convencido de su intercesión en este asunto, porque visto el número, es un caso raro en la Compañía. En reconocimiento, en la 2ª y 3ª edición del Devocionario del Sagrado Corazón, hemos introducido la novena para conseguir la canonización de D. Zatti".
Nos parece junto recordar su paternidad para con los salesianos, como Pastor de la Archidiócesis de Buenos Aires. En la Asamblea General del episcopado de América Latina en Aparecida pidió que la beatificación de Ceferino Namuncurá, alumno salesiano, no se realizase en Buenos Aires sino en Chimpay en la Patagonia Argentina.
Un rasgo especial es su conocida devoción a María Auxiliadora, que recuerdan muchos salesianos. Entre muchos detalles, el mayor y más significativo e inolvidable: un hombre de fe, que todos los 24 del mes, de madrugada, antes que se abriesen las puertas, iba a la Basílica de María Auxiliadora de Almagro, celebraba la Misa y permanecía por espacio de una hora orando ante la imagen de la Virgen bendecida por el mismo D. Bosco. El 21 de marzo de 2013, el Rector Mayor ha tenido la fortuna de encontrarse con el Papa Francisco y le ha regalado una estatua de María Auxiliadora, que el Papa besó inmediatamente, recordando su devoción a María Auxiliadora y cómo habáia sido bautizado en su Santuario de Almagro. Al despedirse, D. Adriano Bregolín le pidió colocar la estatua en su estudio como Auxiliadora y madre de la Iglesia, a lo que el Papa respondió: "La pondré".

Itinerario formativo 2012-2013: La gracia de la fe

8. La fe y el amor (don Roberto Carelli)
Ya hemos visto que el primado del amor no se entiende sin la prioridad de la fe: el amor es la forma de la fe, pero la fe indica la veracidad del amor. Verdad y caridad son inseparables: según dice S. Pablo, la verdad se afirma en la caridad (veritas in caritate), y la caridad se ejercita en la verdad (caritas in veritate): hay que reconocer que " solo en la verdad resplandece la caridad", y que "sin verdad, la caridad deriva en sentimentalismo" (Caritas in veritate, 3).
El amor, separado de la fe, se convierte en cualquier cosa, en la palabra más usada y de la que más se abusa, el nombre de Dios y el ídolo mayor, el mayor deseo del hombre y su máxima frustración. Sin fe, el amor tiene un final desastroso, "se convierte en cáscara vacía que se rellena arbitrariamente" (ibid.). C. S. Lewis ha afirmado justamente que "cuando el amor ya no es Dios, o cuando el amor se ha elevado a Dios, se transforma en un demonio". Cuántas veces suceda esto dirariamente solo Dios lo sabe, pero un poco también nosotros lo sabemos. Desvinculado de la fe, el misterio del amor se convierte en un presupuesto pacífico en el que todos se declaran competentes: el amor deja de ser entonces la síntesis de los mandamientos y se usa como legitimación de todo arbitrio. ¡Y pensar que Jesús ha hecho del amor el mandamiento supremo - "su" mandamiento- por dos razones principales: que no hay nada más necesario que el amor, y por consiguiente, fracasar en el amor es fracasar en la vida, y que no hay nada más libre que el amor, pues donde no hay libertad no se necesitan leyes.
Fuera de la fe, el amor se convierte en la mayor herejía: al tiempo que se afirma una parte de verdad , se olvidan otras. Exceptuando a aquellos, antiguos y modernos, que niegan la existencia del amor como fenómeno espiritual, propiamente humano, y a los que lo naturalizan reduciéndolo a coordinadas bio-psicológicas comprobables y previsibles como todos los fenómenos naturales, en la historia del pensamiento hallamos las más diversas interpretaciones. Para algunos es un momento de eternidad, para otros, de duración y fidelidad. Muchos lo incluyen en el sistema de necesidades, otros los consideran solo en la óptica del amor puro y del desinterés. Hay quien lo entiende como deseo, aspiración, carencia, derretimiento, y quien lo considera más bien como posesión, plenitud, reposo y goce. La gente se inclina hoy a considerar el amor como fuerza irracional, mientras que los cristianos lo ven como la razón de todo. Unos lo asocian al compromiso y sacrificio, otros lo consideran auténtico solo si es espontáneo. Hasta se llega a considerarlo como un fenómeno contradictorio incapaz de salir de la alternativa de la afirmación y de la negación de uno mismo, del egoísmo, enmascarado por una parte y de una inevitable alienación por otra.
Sobre el amor hay ideas y sensibilidades diversas incluso en el marco de la fe. La polémica de siempre se da entre quien contempla una fractura insanable entre amor humano(eros) y amor divino (agape), y quien capta más bien, su continuidad. En el primer caso, prevalente en la óptica evangélica, eros y agape se oponen como carne y espíritu, como concupiscencia y benevolencia, amor de deseo y amor de plenitud, amor ascendente y descendente, espiritualización del amor y encarnación del amor. En el segundo caso, prevalente en óptica católica, el amor humano proviene de amor divino y a él está orientado. En otras palabras, eros y agape son inconfundibles e inseparables: el eros está destinado al agape, el agape es la verdad del eros. En este sentido, como ha precisado Benedicto XVI en su primera encíclica, eros y agape no permiten que se les separe completamente uno del otro, porque en el fondo " el amor es la única realidad, aun con diversas dimensiones" (DC 7.8). De todos modos, si se olvida su recíproca pertenencia, nos resulta hoy muy difícil no identificar el eros con el erotismo y el agape con el misticismo, pero entonces el éxtasis del eros deja de ser subida y se convierte en caida y degradación y el agape, olvidando la formas concretas del amor, no logra ser éxodo, elevación, maduración afetiva del corazón (cfr. DC 6.7).
El Papa llega hasta sugerir, con verdadero atrevimiento, que no solo el eros es movido por el agape al agape, sino también el agape está intimamente penetrado por el eros, en el sentido de que la perfección del amor de Dios no se da sin pasión, y su plenitud no está sin deseo: su amor "puede ser calificado sin duda como eros, y sin embargo, es también y totalmente agape" (DC 9).
Fuera del vículo de la fe, el amor vive hoy dos amenazar inéditas. Son el fruto amargo de un largo proceso histórico, que desde la Edad Media ha ido sustituyendo progresivamente las figuras del amor cristiano, que es tanto espiritual como encarnado, con las figuras del amor romántico, que es erótico pero no sexual, pasional pero no esponsal. Y así el amor, separado de las formas concretas en las que se realiza, se desarrolla y madura, pierde todas sus dimensiones y proporciones. El fenómeno más llamativo es la reducción sentimental, erótica y económica que el amor ha padecido en el paso de la época moderna a la postmoderna: entregar el amor a las variaciones de la emoción, a los mecanismos del instinto y a la lógica del intercambio privan al amor de los aspectos de fidelidad, libertad y gratuidad que lo constituyen. El otro fenómeno, evidente en la óptica de la fe, es haber vuelto del revés el único y triple mandamiento de Dios, que exige amar a Dios con todo el corazón y al prójimo como a nosotros mismos. Hay un orden en el amor que no puede transgredirse impunemente: amor a Dios, amor al prójimo, amor a uno mismo. ¿Que sucede cuando el primado de Dios en negado o marginado, y públicamente: la irreligión desencadena el egoísmo y produce el narcisismo. Porque cuando la preocupacion por uno mismo sustituye al culto de Dios y al amor al prójimo, no extraña que los jóvenes acusen identidades débiles, sentido de inadecuación, escasa autoestima, poca fuerza de voluntad para tomar descisiones en la vida y solucionar conflictos. La sabiduría de Dios habla bien claro: primero, no se pueden amar a las criaturas como se ama al Creador, porque esto sería idolátrico, ilusiorio y humillante; segundo: amar es propiamente dar la vida a otros, no replegarse sobre uno mismo; tercero: hay un medida en la relación entre el amor de uno mismo y el amor al otro, porque si no, no se evitarían las tentaciones opuestas del dominio, de la dependencia, de la manipulación y del resentimiento.
¿Que es, pues,el amor según la fe? Estos son los rasgos imprescindibles.
1.- El amor es un don y un mandamiento. Marcados por las limitaciones y el pecado, no estamos en condiciones de definir el amor y determinar sus exigencias. "Dios es amor": Él es quien puede decir qué es el amor y es Él quien nos hace capaces de amar. ¡Él nos va a juzgar sobre el amor!
2.- El amor es gratuidad, reciprocidad y fecundidad. Lo es siempre y en todas aprtes, en el cielo y en la tierra. En efecto, por estar el hombre creado a imagen de Dios, "al Dios monoteístico corresponde el matrimonio monogámico. Este se convierte en icono de la relación de Dios con su pueblo y viceversa, el modo de amar de Dios se convierte en la medida del amor humano" (DC 11). Po esoo no se puede reducir el amor a un apego o sentimiento, si se puede conocer el amor separándolo de las primeras formas de la proximidad: el amor entre esposo y esposa, padres e hijos, hermanos y hermanas. Los afectos familiares son lazos sagrados no menos que naturales: ¡Se basan en el amor de Dios y al amor de Dios remiten!
3.- El amor es don de sí y acogida del otro. Esto es intercambiable, pero no responde a la lógica del intercambio: se hace recíproco solo si se atreve a ser gratuito, se hace bilateral solo si tiene la valentía de ser unilateral: " ¡No hay amor más grande que este: dar la vida por los propios amigos!".
4.- El amor es afecto y servicio. El amor va más allá de los derechos y deberes, incluye y supera a la justicia, tiene su culmen en la misericordia. Si el amor no se hace servicio, prevalece el amor propio y el límite del otro, las razones propias y los errores ajenos. ¡En la Última Cena, Jesús nos ha llamado amigos y se ha hecho siervo, nos ha mostrado que el amor se manifiesta en el servicio!
5. El amor equiere humildad y sacrificio. Quien está lleno de sí mismo, no deja espacio para el otro, y quien solo quiere estar bien, no se hace cargo de otros. Sin humildad, los dones de Dios nos encuentran espacio, y sin disponibilidad para el sacrificio el testimonio del Evangelio carece de eficacia. Por ello, dice Jesús, "¡Quien quiera seguirme, niéguese a sí mismo, tome cada día su cruz y me siga!".
6.- El amor es pobre, casto y obediente. Así era el amor de Jesús y María. Los consejos evangélicos no son una añadidura al amor, le pertenecen, lo califican: ¡No se puede amar donde exista avidez por las cosas, ansia de afectos, soberbia en el ejercicio de la libertad!
7.- El amor es alegría y paz, que no por casualidad son frutos del Espíritu Santo, que es el Amor de Dios en persona, el reflejo de su presencia en el corazón y el rostro del hombre. Alegría y paz son, pues, el fruto y el termómetro del amor: ¡Donde faltan o escasean, hay poco amor o es muy imperfecto; donde crecen y abundan, el amor de Dios llega a su perfección!

29/3/2013 - VATICANO - STEPHEN SÁNDOR, MÁRTIR DE LA FE

(ANS - Ciudad del Vaticano) - Miércoles 27 de marzo 2013, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia al card. Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante el transcurso de la Audiencia el Santo Padre autorizó a la Congregación a promulgar el Decreto sobre el martirio del Siervo de Dios Esteban Sándor, laico profeso de la Sociedad de San Francisco de Sales; nació en Szolnok (Hungría) el 26 de octubre de 1914 y asesinado por odio a la fe en Budapest (Hungría) el 8 de junio de 1953.
Tras conocer a Don Bosco a través del Boletín Salesiano, Stefano Sándor se sintió inmediatamente atraído por el carisma salesiano. En 1936 fue aceptado en el Clarisseum de Budapest, donde en dos años hizo el aspirantado. Asistió en la tipografía "Don Bosco" a cursos de técnico-impresor. Comenzó su noviciado, pero tuvo que interrumpirlo por la llamada a las armas. En 1939 termina el servicio militar obligatorio, y después de su año de noviciado, hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1940 como salesiano coadjutor.
Destinado al Clarisseum, se comprometió activamente en la enseñanza de cursos profesionales. Se encargó también de la asistencia del oratorio y fue el promotor de la Juventud Obrera Católica. Al final de la Segunda Guerra Mundial llevó a cabo la reconstrucción material y moral de la sociedad, dedicándose especialmente a los jóvenes más pobres, que reunía enseñándoles un oficio.
Cuando el Estado en 1949, bajo Mátyás Rákosi, confiscó las propiedades de la iglesia e se iniciaron las persecuciones contra las escuelas católicas, Sándor trató de salvar lo salvable. De repente los religiosos se encontraron sin nada y se dispersaron. Stefano también tuvo que abandonar su tipografía - con el tiempo llegó a ser muy bien conocida - y "desaparecer", pero, sin buscar refugio en el extranjero, permanece en casa para seguir trabajando por la juventud húngara. Se las arregló para conseguir un trabajo en una fábrica de detergentes de la capital, donde continuó clandestinamente su apostolado, pero sabiendo que se trataba de una actividad estrictamente prohibida. En julio de 1952 fue detenido en el trabajo y no fue visto otra vez por los hermanos. Un documento oficial certifica el proceso y la condena a muerte por ejecución en la horca el 8 de junio de 1953.
"Demos gracias a Dios por este don a la Iglesia y a la Familia Salesiana en el Año de la fe. - dijo don Pierluigi Cameroni, Postulador General para la Familia Salesiana - El nuevo mártir Esteban Sándor, salesiano coadjutor, brilla como testigo e intercesor que en la estela de Don Bosco ha ofrecido a los jóvenes el Evangelio de la alegría a través de la pedagogía de la bondad y el don de la propia vida. Damos gracias al Papa Francisco por este regalo especial al inicio de su ministerio pastoral".
El proceso ahora incluye la preparación del decreto de martirio a cargo de la Congregación para las Causas de los Santos, en colaboración con el Postulador General. Sucesivamente, se establecerá la fecha de la ceremonia de beatificación, como se trata de un mártir no es necesario el milagro. El sacrificio total en el acto de martirio, como máximo testimonio de la fe cristiana, es considerado el acto supremo de la "sequela Christi".

15 - 23 mayo: Novena a María Auxiliadora

Invitamos a toda nuestra Asociación a una campaña especial de oración por el Capítulo general 27 de la Congregación Salesiana que comenzará en febrero de 2014. Invitamos a todos los grupos a asistir a la Santa Misa y a rezar el Rosario con esta intención. Es un acontecimiento especial que atañe a toda la Familia Salesiana.

24 mayo: Fiesta de María Auxiliadora

Oración

Padre, Tú nos has dado a la Inmaculada Virgen María, Madre de tu Hijo,
como Auxiliadora y Madre del pueblo cristiano,
para que libre intrépidamente el buen combate de la fe,
y sólidamente anclado en la enseñanza de los Apóstoles,
camine seguro entre las tempestades del mundo,
hasta alcanzar la perfecta alegría de la patria celestial.
Concédenos vivir siempre bajo su protección
y haz que en las pruebas de la vida
la sintamos siempre a nuestro lado
como Auxiliadora y Madre.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


 **  Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
           La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.

            Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
            Edición Hispana    /   TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377
          Web Site: www.revistamariaauxiliadora.com -
          Directora Edición Hispana: Josephine Modesto - Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    

ADMA Primaria, Torino-Valdocco:

ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
                  Presidente ADMA:
                  
Señor LUCCA TULLIO (encargo hasta 2014) | E-mail:  Tullio.Lucca@gmail.com  
    
Animador Espiritual ADMA

    Don Pier Luigi CAMERONI |Istituto Salesiano / Via S. G. Bosco 1 - 25075 NAVE / Brescia / Italia
   TEL. 030-2530262 - FAX 030-2533190|CELL. 3401452349
E-mail: pcameroni@salesiani.it
                                   Internet:  www.donbosco-torino.it/spa/adma 
                                           www.admadonbsco.org


      |  HOME PAGE  |  HOME PAGE - ESP.  | ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |   ADMA-ON-LINE  INFO VALDOCCO  |


       Visita Nr.