| HOME PAGE   HOME PAGE-ESP  |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |  ADMA-ON-LINE INFO VALDOCCO  |

 
  Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia  E-Mail: pcameroni@salesiani.it - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it 
 ADMA :  ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA  
       ADMA-on-Line         |       Mensaje mensual :  24  de Enero 2013   
 

María nos da a Jesús, nuestra paz

Queremos poner este año bajo la mirada y protección de nuestra Madre, María Auxiliadora. En este año de la fe, nos invita a vivir imitando a su Hijo, a ser sembradores de paz y de amor, a acoger la verdad de Dios y a pedir al Espíritu Santo que nos guíe. Protegidos por María y como apóstoles suyos queremos llevar a Dios a todos aquellos que se encuentran desorientados mostrándoles el camino de la fe. Con María nos sentimos invitados a trabajar por su conversión para que vivan en la libertad de los hijos de Dios. María, nuestra Madre, nos exhorta a no vivir en la oscuridad, prisioneros del pecado, a oponernos al mal, a presentar nuestros corazones a su Hijo Jesús y a practicar sus mandamientos.
Como Asociación de María Auxiliadora nos sentimos especialmente llamados a vivir la fe y a trabajar por trasmitirla, especialmente en las familias, según la orientaciones del Papa Benedicto XVI: "La gran alegría con la que en Milán se han reunido familias de todo el mundo, demuestra que, a pesar de todo lo que pueda parecer, la familia permanece fuerte y viva también hoy. Pero es también evidente la crisis que - especialmente en el mundo occidental- la sacude desde sus mismos cimientos. Me ha impresionado que en el Sínodo, se haya subrayado repetidamente la importancia de la familia en la trasmisión de la fe como lugar auténtico en el que se trasmiten las formas fundamentales para llegar a ser persona humana. Las aprendemos viviéndolas y sufriéndolas también en común. Se ha puesto así de manifiesto que en el tema de la familia no se trata solamente de una determinada forma social, sino de una cuestión que afecta al hombre mismo -la cuestión de qué es el hombre y qué es lo que hay que hacer para serlo. Los desafios en este campo son, sin duda, muy complejos. Ante todo, el tema de la capacidad del hombre, o de su imposibilidad, para comprometerse. ¿Puede un hombre comprometerse de por vida? ¿Es conforme a su naturaleza? ¿No se opone quizá, a su libertad y a la complejidad de su autorrealización? ¿Se realiza a sí mismo permaneciendo autónomo y en contacto con el otro sólo mediante relaciones que pueda romper en cualquier momento? ¿Un compormiso de por vida se opone a su libertad? ¿El compromiso lleva también consigo el sufrir por mantenerlo? El rechazo a comprometerse, que se va extendiendo cada día más por una equivocada interpretación de la libertad y de la autorrealización, y por huir de tener que soportar pacientemente el sufrimiento, indica que el hombre permanece cerrado en sí mismo y, en último análisis, que conserva su propio "yo" para sí mismo, sin llegar a superarlo. Pero solo en la entrega de sí mismo el hombre se perfecciona y solo abriéndose al otro, a los otros, a los hijos, a la familia, solo dejándose plasmar por el sufrimiento, descubre la grandeza de ser persona humana. Al rechazar este compromiso desaparecen también las figuras fundamentales de la existencia humana: el padre, la madre, el hijo; caen por tierra dimensiones esenciales de la experiencia de ser persona humana" (Benedicto XVI, 21 de diciembre de 2012).
Este será también para nosotros el modo concreto de vivir el aguinaldo de este año: "Como D. Bosco educador, ofrecemos a los jóvenes el Evangelio de la alegría, mediante la pedagogía de la bondad". Que D. Bosco interceda por toda la Familia Salesiana para anunciar y testimoniar el "evangelio de la alegría", que caracteriza toda la historia de D. Bosco y ha sido el alma de sus múltiples actividades. ¡Feliz mes salesiano y feliz fiesta de D. Bosco!

Sr. Lucca Tullio, Presidente
Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador espiritual

     ITINERARIO FORMATIVO 2011-2012


5. La fe y los sacramentos (don Roberto Carelli sdb)

Como vimos el mes pasado, la fe no es solo creencia, sino pertenencia. Creer es conocer a Jesús, reconocerlo como Palabra definitiva de Dios, seguirlo e imitarlo como único Maestro, conformarse e identificarse con su rasgos de Hijo para alcanzar la estatura de los hijos de Dios. La fe es camino de fe, itinerario que implica cuerpo y alma, inteligencia y voluntad, afectos y relaciones, itinerario que comienza con el encuentro personal con Jesús y se desarrolla en amistad ínitima con Él. Al tratarse de un camino ireductible al simple conocimiento de la verdad y a la pura obediencia a la ley, tenemos delineado el carácter sacramental de la fe.
La "economía sacramental" de la fe -son palabras del Catecismo (CIC II,1)- hunde sus raíces en el misterio de la Encarnación, donde "el Verbo invisible se hace visible" (Pref. Nav. II) y "la Palabra se hizo carne" (Jn 1,14). Allí se dieron unos verdaderos "esponsales" entre la divinidad y la humanidad y se realizó ese "misterioso intercambio" (Pref. Nav. III) por el que el Hijo de Dios asumió toda la debilidad del hombre, para que todo hombre pudiese asumir la dignidad de hijo de Dios. Para esto están los sacramentos: para que se siga realizando de nuevo este gran misterio en el que el cielo y la tierra se unen y se compenetran: Dios se introduce en la carne del hombre y el hombre es introducido en la vida de Dios. La lengua misma atestigua este misterioso encuentro de amor: ¡Acertadamente, el latín sacramentum traduce la palabra griega mysterion!
La Iglesia sabe muy bien que la fe es relativa al pensamiento o a la acción antes de implicar al corazón y a la carne. Una antiquísima exhortación de S. Ignacio de Antioquía es, en verdad, sorprendente: "revestíos de humildad y renaced en la fe que es la carne del Señor. Renovaos en la caridad que es la sangre de Jesucristo". Es como si dijera: ¡La fe no es un hecho de la mente, sino eucarístico! No tenemos que entender separadamente la fe y los sacramentos, sino reconocer el carácter sacramental de la fe. Puede parecer difícil, pero es muy razonable: así como la vida natural, antes de acabar en conciencia y amor, proviene primero del cuerpo, de la sangre y de los cuidados de una madre, de igual modo la vida sobrenatural, que infunde en nosotros la sabiduría y la bondad de Dios, se nos comunica en el cuerpo entregado, en la sangre derramada y en el sacrificio de amor de Cristo
La fe está estrechamente unida a los sacramentos, porque la fe es generación de fe: no es un conjunto de verdades que hay que creer, sino una vida que acoger, una vida que libera toda su belleza, bondad y verdad por el hecho de darse en una liberatad que la acoge. Por eso la Iglesia califica la fe como "virtud teologal", esto es, como participación en un modo de ser de Dios. Es un hábito interior que procede de Dios, no de la inicitaiva el hombre; es un don recibido, no capacidad adquirida; es fruto de la gracia, no recompensa de un esfuerzo. Es fácil comprobarlo existencialmente: 1.- Existen muchas religiones y los hombres son, por lo general, religiosos de religiones, pero de hecho, la fe cristiana no se da como desarrollo de un sentimiento religioso, sino cono efecto de la Palabra y del Bauitismo, de un anuncio y de un rito; 2.- Para convencerse de que la fe, antes que correspondencia a la gracia es ella misma una gracia, podemos preguntarnos: ¿Alguien considera algo sencillo reconocer, consentir, abandonarse totalmente a la voluntad de Dios? ¿Quién tiene la osadía de considerarse sencillamente libre de luchar contra la duda, la desconfianza, la incredulidad? ¿Quién puede decir que está naturalmente inclinado a todas esas cosas que el Catecismo enumera como las principales consecuencias de la fe, esto es, "creer en Dios y amarlo de todo corazón", "conocer la grandeza y majestad de Dios", "vivir en continua acción de gracias", "reconocer la unidad y dignidad de todos los hombres", "usar rectamente de las cosas creadas", "fiarse de Dios en toda circunstancia, incluso en la adversidad" (CIC 222-227)?
Es cierto que la fe se inserta en la dimensión de confianza que anida en todo ser humano, pero luego la supera en todo sentido: la purifica y transforma, la confirma y la lleva mucho más allá de sí misma, hasta el punto de trastocar las mayores seguridades mundanas: lo que antes tenía mucha importancia, en la fe no tiene ya valor alguno; lo que se hacía presente hasta el punto de ser imprescindible, a la luz de la fe se convierte hasta en "basura" comparado con el conocimiento de Cristo (Fil 3,8); lo que anteriormente sostenía y aseguraba la vida (aunque no pudiera evitar la muerte), a la luz de la fe deja paso al alimento más sutancioso y a la roca más segura de vivir la Palabra (que es muerte segura del hombre viejo, pero ingreso en una vida que nunca acabará). Por ello Jesús decía: "mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a cabo su obra" (Jn 4,34), y lo traducía después en términos sacramentales: "mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida" (Jn 6,55).
Vale la pena insistir un poco más en la gracia de la fe, también para no ser desagradecidos con Jesús, que nos ha obtenido esta gracia a tan alto precio: la humildad de su encarnación y la humillación de su pasión. Para hacernos una mínima idea, en Adviento la Iglesia presenta una bellísima página de S. Ireneo que interpreta la fe como una delicada y dramática adaptación de Dios al Hombre y del hombre a Dios: "si el hombre recibe sin ensoberbecerse la auténtica gloria proveniente de todo lo creado y de quien ha creado todo, esto es, de Dios, el omnipotente, el artífice de todo lo que existe, y si permenece en su amor con respetuosa sumisión y en continua acción de gracias, recibirá aún mayor gloria y progresará cada vez más en esta vía hasta llegar a ser semejante a aquel que murió por salvarlo... El verbo de Dios plantó su tienda entre los hombres y se hizo Hijo del hombre, para acostumbrar al hombre a comprender a Dios y para acostumbrar a Dios a morar en el hombre según la voluntad del Padre". Aparece aquí tan grandiosa la obra de Dios, que en verdad, la fe no puede ser más que la obediencia de la fe, esto es, una progresiva adaptación a la mentalidad de Dios y una cada vez más profunda asimilación a su modo de ser y de amar. La lógica de la fe coincide, pues, con la lógica sacramental, porque lo que se dice y se realiza en la liturgia no se orienta a encerrar a Dios en nuestros límites, sino a que el hombre descubra el misterio de Dios. En las cosas del corazón, en las cosas de Dios como corazón del hombre, existen cosas que no se pueden conocer sin vivirlas antes, cosas de las que no se puede terner conocimiento sin tener antes una cierta experiencia, ni se las puede comprender sin alguna iniciación. ¡En la fe, la obediencia suscita el conocimiento!
En otrass palabras, al ser una participación en los sentimientos del Hijo, la fe tiene una vitalidad, una lógica y una pedagogía, un modo de comunicarse y de propagarse totalmente originales, y cuya fuente reside en los sacramentos. El Catecismo, acertadamente, dice que "en la Liturgia, el Espíritu Santo es el pedagogo de la fe": Él es quien "suscita la fe, la conversión del corazón y la adhesión a la voluntad del Padre", es Él quien da "la inteligencia espiritual de la Palabra de Dios" y "recuerda todo lo que Cristo ha hecho por nosotros" (CIC 1099.1098.1101.1103). Por esta razón, si los sacramentos son "sacramentos de Cristo" y "sacramentos de la Iglesia", son llamados también "sacramentos de la fe": en efecto, no solo suponen la fe, también la fortalecen, la alimentan y expresan con palabras y acciones" (CIC 1123). De esta estrecha relación entre fe y sacramentos procede la tradicional fórmula latina "lex orandi, lex credendi", que significa: "la ley de la oración es la ley de la fe, la Iglesia cree como ora" (CIC 1124)
Ante estas consideraciones, debería crecer la convicción de que la fe madura en la Eucaristía y de Confesión en Confesión, esto es, a medida que el corazón se purifica del pecado y crece en la vida de la gracia, se libera de las cadenas del orgullo y se hace dócil a la acción del Espíritu. Y debería crecer el convencimiento, ante las pruebas de la vida, de que la gracia del sacramento del matrimonio para los esposos, y la gracia del Orden para los sacerdotes hace posible la vivencia de los deberes del propio estado, también cuando todo parece muy superior a nuestras capacidades de comprensión y tolerancia, y que superan los recursos de nuestra voluntad y nuestras fuerzas: cuando se trata de la voluntad de Dios, la fe supera todos los obstáculos, porque deja espacio, en medio de nuestra debilidad, al poder del amor de Dios. La fe, alimentada por los sacramentos, permite al creyente vivir la paradoja de S. Pablo: "cuando soy débil, entonces soy fuerte" (2Cor 12,10).
Dos sugerencias para crecer en la fe. 1.- Vivir la comunión eucarística con toal confianza, conscientes de recibir la Gracia y de poder obtener gracias: un Dios que se da nada menos que a sí mismo, ¿cómo no nos concederá cualquier otra cosa buena si no es contraria a su santa voluntad? 2.- Presentar a los jóvenes la racionabilidad y la hermosura de la obediencia de fe, advirtiéndoles del riesgo mortal que corren siguiendo el propio impulso y sentimiento inmediato: ¡confiando en sí mismos más que en Dios, escuchando las palabras del mundo en lugar de la palabra de Dios, saciándose de cualquier otro pan antes que del pan eucarístico no se consigue ser libres sino esclavos!
Don Roberto Carelli

  CRONICA DE FAMILIA


TORINO ADMA PRIMARIA - "GRUPOS FAMILIAS EN FAMILIA"
En el tiempo de Adviento se ha tenido la primera experiencia de grupos "Familias en Famialia". Son encuentros en familias dispuestas a acoger a otras familias. Grande ha sido la participación, no solo numérica -han sido 40 las familias implicadas-, sino en alegría y en intensidad. Ha impresionado la determinación de las familias que en un breve espacio de tiempo, una vez avisadas, se han preocupado por poner a disposición, organizar y acoger a las otras con alegría y decisión. Todos los participantes han demostrado seriedad e implicación. Han sido numerosos los que se han animado a asistir, incluso venciendo alguna pequeña desconfianza o prevención, dejándose "invitar" a la casa de alguno a quien no conocían demasiado. Un fruto más del camino emprendido de evangelización en la familia y a través de la familia.

GELA (SICILIA - ITALIA) PRESENTACIÓN DE LOS NIÑOS A MARÍA
ADMA de Gela, ya desde hace algunos años, en la novena de la Inmaculada invita a las familias de la zona a orar y pedir a la Virgen que proteja bajo su manto a sus pequeños. Todos los años se espera este momento porque las familias se sienten confortadas por su presencia: María está más que nunca cercana, se inclina sobre los niños, acaricia una a una las cabecitas sinocentes y abraza cariñosamente a los pequeños con el afecto que solo una Madre amorosa puede ofrecer. El día 6 de diciembre tuvo lugar este acto de presentación. Al inicio, Luigina Ciaramella ha recordado cómo Mamá Margarita había consagrado a María, a Juanito y lo importante que es difundir la devoción a la Madre celestial. La santa Misa estuvo presidida por Don Calogero Di Gregorio (Animador espiritual de ADMA) y la iglesia se llenó de niños acompañados de padres, abuelos y parientes. Antes de la bendición final, dos miembros de ADMA presentaron los 48 niños al párroco Don Giuseppe Di Leonforte. Siguieron unas palabras a los padres y la acogida cariñosa a los pequeños. La Bendición de María Auxiliadora produjo en los presentes una profunda emoción. La jornada se concluyó con fotos y caramelos para los pequeños y sus familias. (Luigina Ciaramella, Presidente ADMA Gela).

PRESENTACIÓN DE ADMA A LOS NUEVOS INSPECTORES
Un momento de gracia para nuestra Asociación ha sido la oportunidad de presentar ADMA, por parte del animador D. Pierluigi Cameroni, a los diez inspectores recientemente nombrados que han tenido un encuentro de formación en Roma en la casa generalicia, así como también al inspector D. Karol Manik, y a algunos salesianos de Eslovenia, en Bratislava el 7 de diciembre de 2012. Estos han sido los 10 superiores a los que se les ha presentado la identidad y la misión de ADMA: don Giovanni Rolandi, Inspector de Africa Est (AFE); don Greg Chambers, Inspector de Australia (AUL); don Edson Castilho, Inspector de Brasil San Paolo (BSP); don Munir El Ra'I, Inspector de Medio Oriente (MOR); don Thomas Vattathara, Inspector de la India Guwahati (ING); don George Maliekal, Superior de la nueva Inspectoría de la India Silchar (INS); don John Jairo Gómez, Inspector de Colombia Medellín (COM); don Nestor Guria, Inspector de la India Dimapur (IND); don Camiel Swertvagher, Superior de la Visitaduría de Africa Grandes Lagos (AGL); don Onorino Pistellato, Superior de la nueva Circunscripción con estatuto especial de Ucrania greco-católica (UKR).

PANJIM-KONKAN (INDIA) - DÍA DE ADMA. La Inspectoría di Panjim-Konkan ha celebrado su primer Día de ADMA en el Oratorio Don Bosco, Panjim, el 9 de noviembre de 2012. El tema del encuentro ha sido: "Haced lo que Él os diga". El primer grupo de ADMA en Odxel fue reconocido en agosto de 2009, al que siguió el de Parra en diciembre de 2010, después de un año de preparación. Los grupos de Carona y Loutolim se están preparando para la ocasión. Después de las palabras de bienvenida de Clare Castelino, presidente (Odxel), Fr. Ian Figueiredo, Inspector salesiano, ha celebrado la Santa Eucaristía y Fr. Joaquim Lobo ha dirigido unas palabras de presentación. Mediante sencillas representaciones se han explicado algunas cuestiones sobre la Inspectoría y cómo pueden afrontarse para solucionarlas.


PLEGARIA A SANTA MARÍA DEL EQUILIBRIO

Virgen, Madre de Dios y de los hombres, María,
te pedimos la gracia del equilibrio cristiano
tan necesario a la Iglesia y al mundo de hoy.

Líbranos del mal, de nuestras mezquindades,
componendas y conformismos,
mantennos lejos de mitos e ilusiones,
del desánimo y orgullo,
de los miedos, de la presunción y la ignorancia,
del error, y de la dureza del corazón.

Concédenos perseverancia en el esfuerzo,
calma en el fracaso,
fuerza para volver a comenzar,
humildad en el éxito.

Abre nuestros corazones a la santidad,
danos un perfecta simplicidad,
un corazón puro,
amor a la verdad, y a lo esencial,
fuerza para comprometernos con generosidad,
lealtad para conocer y aceptar nuestras limitaciones.

Concédenos saber acoger y vivir la Palabra de Dios
y el don de la oración.

Abre nuestros corazones a Dios:
te pedimos amar a la Iglesia, tal como tu Hijo la ha querido,
participando en ella y con ella,
en unión fraterna con todos los miembros del pueblo de Dios, jerarquía y fieles,
en la salvación de nuestros hermanos.

Infúndenos comprensión y respeto,
misericordia y amor a todos los hombres.

Abre nuestros corazones a los demás:
mantennos en el empeño de vivir y acrecentar este equilibrio,
que es fe y esperanza,
sabiduría y rectitud,
espíritu de iniciativa y de prudencia,
de apertura e interioridad,
donación total y amor.

Santa María, confiamos en tu ternura maternal



 **  Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
           La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.

            Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
            Edición Hispana    /   TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377
          Web Site: www.maria-auxiliadora.org - Email: revista@maria-auxiliadora.org
          Josephine Modesto - Directora Edición Hispana - Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    

ADMA Primaria, Torino-Valdocco:

ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
                  Presidente ADMA:
                  
Señor LUCCA TULLIO (encargo hasta 2014) | E-mail:  Tullio.Lucca@gmail.com  
    
Animador Espiritual ADMA

    Don Pier Luigi CAMERONI |Istituto Salesiano / Via S. G. Bosco 1 - 25075 NAVE / Brescia / Italia
   TEL. 030-2530262 - FAX 030-2533190|CELL. 3401452349
E-mail: pcameroni@salesiani.it
                                   Internet:  www.donbosco-torino.it/spa/adma 
                                           www.admadonbsco.org


      |  HOME PAGE  |  HOME PAGE - ESP.  | ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |   ADMA-ON-LINE  INFO VALDOCCO  |


       Visita Nr.