| HOME PAGE   HOME PAGE-ESP  |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |  ADMA-ON-LINE INFO VALDOCCO  |

 
  Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia  E-Mail: pcameroni@salesiani.it - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it 
 ADMA :  ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA  
      ADMA-on-Line              |         Mensaje mensual :  24  de noviembre 2012   

María nos invita a la santidad y a la vida de gracia.
Vivamos el Año de la fe con María, bienaventurada por haber creído

Hoy más que nunca queremos dejarnos guiar por María, nuestra madre y nuestro auxilio, en el camino de la santidad y de la gracia, para combatir la astucia del maligno que indice a los corazones al pecado, para perdición de los hombres. María nos llama a ser apóstoles y portadores de la luz de la fe y del amor de Dios para aquellos que viven en tinieblas y en sombras de muerte. Con Ella todos podemos ver a su Hijo, adorarlo y vivir en el amor y en la paz.
"Por la fe María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería Madre de Dios en la obediencia de su entrega (cfr. Lc 1,38). En la visita a Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en quienes se encomiendan a Él (cfr. Lc 1,46-55). Con gozo y temblor dio a luz a su único Hijo, manteniendo intacta su virginidad (cfr. Lc 2,6-7). Confiada en su esposo José, llevó a Jesús a Egipto para salvarlo de la persecución de Herodes (cfr. Mt 2,13-15). Con la misma fe, siguió al Señor en su predicación y permaneció con Él hasta el Calvario (cfr. Jn 19,25-27). Con fe María saboreó los frutos de la resurrección de Jesús y, guardando todos sus recuerdos en su corazón (cfr. Lc 2,19-51), los trasmitió a los Doce reunidos con Ella en el Cenáculo para recibir el Espíritu Santo (cfr. Hch 1,14; 2,1-4)" (Benedicto XVI, Porta fidei, 13)
Como Asociación de María Auxiliadora, el Año de la Fe, toca muy de cerca nuestra identidad, sabiendo que D. Bosco ha fundado la Asociación con el objetivo de defender y difundir la fe en el pueblo de Dios a través de la devoción a la Auxiliadora.

Algunas sugerencias que proponemos a todos los socios y grupos

" Seguir las catequesis de los miércoles de S. S. Benedicto XVI que tratan este tema.
" Promover el rezo del Rosario. Con el Rosario, nos dejamos guiar por María, modelo de fe, en la meditación de los misterios de Cristo, y día tras día nos sentiremos animados a asimilar el Evangelio, de modo que vayamos configurando a ellos nuestra vida. Recemos el Rosario personalmente, en familia y en grupo, en la escuela de María, que nos conduce a Cristo, centro vivo de nuestra fe. Pongamos la intención particular de rezar por el don especial de la fe en toda la Iglesia y en particualr por quien vive lejos de Dios y no cere en Él
" Tener una hora de adoración eucarística al mes en espíritu de reparación, pidiendo por la conversión de los corazones y la santificación de los sacerdotes.
" Cada socio, preferentemente de acuerdo con el confesor o director espiritual, elija un punto sobre el que trabajar para recorrer un sincero camino de conversión, escogiendo un gesto penitencial que le ayude a vivirlo con fidelidad y perseverancia, dando frutos de verdadera conversión, como recuerda S. Ambrosio: "debemos dar futor interiores, frutos de pureza, de armonía, de caridad y de amor, dentro del seno de la Iglesia, para que el viento no nos haga daño, el granizo no nos hiera, el ardor de la pasión no nos abrase, y el agua de las tormenta no nos anegue".

La figura de María nos guía en el camino. Este camino, en palabras de Benedicto XVI, podrá parecernos un caminar por el desierto; somos conscientes de que tenemos que recorrerlo llevando con nosotros solamente lo esencial: el don del Espíritu, la compañía de Jesús, la verdad de su palabra, el pan eucarístico que nos alimenta, la fraternidad de la comunión eclesial, el ardor de la caridad. Es el agua del pozo que hace florecer el desierto. Y, al igual que en el desierto, las estrellas se hacen más luminosas, de igual modo, en nuestro camino, brilla con mayor fuerza la luz de María, estrella de la nueva evangelización, a quien esperanzados nos confiamos" (Del mensaje del Sínodo sobre la nueva evangelización).
Expresamos nuestra entrega confiada a María con la bellísima oración de S. Bernardo, que podemos recitar juntos en el rezo del Rosario, en este Año de la Fe.

¡Mira a la estrella, invoca a María!

Tú que en la inestabilidad continua de la vida presente, te das cuenta de que andas sacudido por las tempestades sin un lugar seguro en que apoyarte, mira fijamente el resplandor de esta estrella si no quieres ser arrollado por la tempestad.
Si se levanta la tempestad de las tentaciones y temes estrellarte en los escollos de la tribulación, ¡mira a la estrella, invoca a María!
Si te golpean las olas de la soberbia, de la maledicencia, de la envidia,
¡mira a la estrella, invoca a María!
Si la cólera, la avaricia, la sensualidad de tus sentidos quieren hundir la barca de tu espíritu, que tus ojos vayan a esa estrella: ¡invoca a María!
Si ante el recuerdo desconsolador de tus muchos pecados y de la severidad de Dios, te sientes ir hacia el abismo del desaliento o de la desesperación, lánzale una mirada a la estrella, e invoca a la Madre de Dios.
Si turbado por la multitud de tus pecados, confundido por la fealdad de tu conciencia, espantado por el terrible pensamiento del juicio, estás a punto de caer en el escollo de las tristezas y en el abismo de la desesperación, ¡piensa en María!
María esté siempre en tu boca y en tu corazón.
Y para estar más seguro de su protección no te olvides de imitar sus ejemplos.
Siguiéndola no te pierdes en el camino.
Implorándola no te desesperarás!
Pensando en Ella no te descarriarás .
Si Ella te tiene de la mano no te puedes hundir.
Bajo su manto nada hay que temer.
Bajo su guía no habrá cansancio,
y con su favor llegarás felizmente al Puerto de la Patria Celestial!
(S. Bernardo)

Sr. Lucca Tullio, Presidente
Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador Espiritual

      ITINERARIO FORMATIVO 2012-2013 :
                          
La gracia de la fe


3. La fe y la Iglesia                                                                          (D. Roberto Carelli sdb)

Después de haber puesto en claro que la fe no es extraña al mundo de la religión ni de la razón, sino que tiene el poder, por su relación con Jesucristo, Hijo de Dios y verdad del mundo, de hacer al hombre más religioso y razonable, en esta tercera catequesis descubriremos que la fe no es en primer luagar un hecho individual, sino esencialmente eclesial. En contra del sentir común, que reduce la fe a una creencia subjetiva o condicionameinto cultural, la fe crsitiana, basada en la fiabilidad y racionabilidad de la Palabra de Dios, hunda sus profundas raíces en la historia de un pueblo llamado por Dios a ser luz de todas las naciones.
Recorriendo los motivos por los que no se puede creer sin la Iglesia, el primero es de orden general y se refiere al modo de ser de Dios y del hombre. Puesto que Dios es en sí mismo comunión y amor, el hombre, creado a su imagen y semejanza, sin los otros no puede hacer nada, ni existir, ni conocer, ni amar. La identidad del hombre se constituye y se desarrolla en las relaciones, en aquellas a quienes está desde el principio confiado y en aquellas otras a quienes poco a poco se confía. El modo de percibir de una persona, su bagaje de conocimientos y sentimientos, todos su deseos y convicciones, los valores que profesa y aquellas cosas por la que daría su vida, son, ante todo, herencias familiares, culturales, civiles y religiosas. Para el hombre creer es algo normal, lo contrario no, y sin duda alguna son más las cosas de las que se fía que aquellas de las que se asegura.
Puesto que el hombre no existe sin los otros, y siempre en el orden del don y de la fe -aquí tenemos un segundo motivo por el que la fe nunca es un "yo creo", sin que sea también un "nosotros creemos" - la teología cristiana siempre ha defendido que existen diversos modos de conocer, y todos ellos legítimos. Se conoce por evidencia empírica (constatación de los hechos) o por evidencia lógica (rigor del razonamiento), pero, especialmente en las cosas importantes de la vida, aquellas que se relacionan con el corazón, se conoce también por testimonio, es decir, por la autoridad competente y honesta de los demás: como decía el Card. Newman, "creer es, esencialmente, aceptar una verdad que nuestra razón no puede alcanzar, basándose en un testimonio". En este sentido la fe no es una forma de conocimiento débil, sino la más apropiada a todo aquello que es verdaderamente humano.
Tanto es así -tercer motivo que explica la socialidad de la fe- que la revelación de Dios, puesta como fundamento de la fe ha tomado la forma de alianza con un pueblo, y se ha realizado en una historia de salvación atestiguada por la Escritura, transmitida por los Profetas y los Apóstoles (cfr. Ef 2,20), y enraizada, ante todo y después de todo, en la historia de Jesús, el "testigo fiel y veraz", totalmente fiable por ser elegido por Dios como principio de la creación, primogénito de los resucitados y Señor de la historia (Ap 1,5 y 3,14). Dicho de otro modo, precisamente porque Dios es Dios, misterio de amor, en sí mismo inaccesible, la fe pasa a través de muchas mediaciones históricas, personales y colectivas, de Su santidad. Por esto reconocemos a Abrahán como "padre de todos los creyentes" (Rom 4,11-18) y por esto, María, al "haber creído en el cumplimiento de la Palabra de Dios" es proclamada "bienaventurada" (Lc 1,45). Si la fe no puede no ser eclesial, es porque la revelación de Dios, es siempre objeto de traditio, de transmisión viva y pesonal: ha sido confiada a la predicación de los Apóstoles, a los escritos de los Evangelistas, al testimonio interior del Espíritu, a la custodia autorizada del Magisterio (CIC 74-78). Por ello la fe no es nunca puramente subjetiva, sino siempre "testimoniada", en el doble sentido del término de "puesta en un texto" (Escritura) y "testimoniada con la vida" (Tradición): "La fe cristiana no es una religión del Libro. El cristianismo es la religión de la Palabra de Dios, no de un verbo esrito y mudo, sino del Verbo encarnado y vivo" (CIC 108).
Como ha repetido insistentemente Benedicto XVI en un reciente discurso a los Catequistas sobre el tema de la nueva evangelización - y esta es la cuarta consideración sobre la imposibilidad de creer en solitario- la fe es, al mismo tiempo, un hecho personal y un hecho social: "Es cierto que la conversión es ante todo, un acto personalísimo, es personalización. Pero la verdadera personalización es también y siempre una nueva y más profunda socialización. El yo se abre de nuevo al tú, en toda su profundidad, y así nace un nuevo nosotros... No se puede evangelizar con solas palabras: el evangelio crea vida, crea comunidad en camino; una conversión puramente individual no tiene consistencia". En efecto, el Catecismo, inmediatamente después del artículo dedicado al "yo creo", dedica un artículo entero al "nosotros creemos" (CIC 166-175). Allí se pone muy bien de manifiesto que la fe, como libre respuesta del hombre a la iniciativa de Dios que se revela, es sin duda, un acto personal, "pero no es un acto aislado". Nadie puede creer solo, como nadie puede vivir solo. Nadie se ha dado la fe a sí mismo, como nadie se ha dado la vida a sí mismo. El creyente ha recibido la fe de otro y debe transmitirla a otro" (CIC 166), Pasaje verdadermante espléndido: la analaogía entre el nacimiento a la fe y a la existencia nos aclara perfectamente que la fe es una generación de fe, una transmisión de vida nueva, de conocimeinto nuevo, de amor nuevo. La fe es el acto bautismal que nos hace nacer a Dios y al mismo tiempo nos hace miembros de la Iglesia.
Se desprenden de aquí un par de consecuencias que ayudan a interiorizar el carácter eclesial de la fe y disuadir a los jóvenes de la tentación de entender la fe como una decisión arbitraria, fruto de emociones momentáneas o de razonamientos apresurados, de malos ejemplos o de conformismo. Con razón el Papa ha puntualizado que "la Iglesia es el primer sujeto de la fe. En la fe de la comunidad cristiana cada uno recibe el bautismo, signo eficaz de la entrada en el pueblo de los creyentes para alcanzar la salvación" (Porta fidei, 10). En otras palabras, lo que Dios ha suscitado en Cristo es ante todo la comunidad creyente de la Iglesia, y es aquí donde todo hombre puede creer. Tener acceso a la fe es, pues, insertarse en la fe de la Iglesia, creer es un acto personal, pero no individual, libre, pero no arbitrario, íntimo, pero no privado. Y si todo esto es verdad, entonces la Iglesia no solo es el espacio de la fe, sino que es también la Madre y la Educadora de la fe. También sobre esto, citamos un precioso artículo del Catecismo: "la Iglesia es la primera que cree, y así conduce, alimenta y sostiene mi fe. La Iglesia es laprimera que, en todas partes, confiesa al Señor, y con ella y en ella somos impulsados y llevados a confesar también... La salvación viene solo de Dios; pero puesto que recibimos la vida de la fe a través de la Iglesia, esta es nuestra Madre... Porque es nuestra Madre, es tambén Educadora de la fe" (CIC 168-169). Vale ciertamente para la fe, cuanto expresa la famosa sentencia de san Cipriano: "No puede tener a Dios por Padre, quien no tiene a la Iglesia por Madre".
Recordamos finalmente que la eclesialidad de la fe no empaña la referencia a Dios, sino que la hace posible y la enriquece. La posibilita porque el acto de fe, aún cuando pase a través de la escucha de la Palabra, la celebración de un sacramento o el encuentro con un testigo, en definitiva siempre se dirige a Dios y realiza una efectiva experiencia con Él. Muy certera es, pues, la afirmación de Santo Tomás: "el acto de fe del creyente no acaba en el enunciado, sino que alcanza la realidad" Por otra parte, el carácter eclesial de la fe es una riqueza para la misma fe, porque la santidad de la Iglesia es el mayor testimonio de cuanto Dios quiere hacer en la vida de los hombres y mujeres que confían en Él.

¿Cómo vivir estas ideas durante este mes? Proponemos algunos interrogantes personales y una sugerencia comunitaria.

1.- Pregúntese cada uno. ¿Qué es para mí la fe, una convicción solitaria o una profesión pública? ¿Cómo vivo la fe: solo, como familia, comunidad, pueblo? ¿Cómo cultivo mi fe: quizá me muevo todavía entre muchas dudas y objeciones? ¿Soy superficial en el conocimiento de las verdades de la fe y negligente en mi formación? ¿Cómo rezo: de modo espontáneo o solamente formal? ¿Hago mía la oración de la Iglesia? ¿Me dirijo a Dios por mí mismo o por medio de María y de los Santos, de los hermanos y hermanas? ¿Me muestro agradecido con todos aquellos que rezan y se sacrifican por mí? ¿Rezo y me sacrifico yo por los demás?

2. Conviene que nuestras comunidades tomen conciencia de que la fe es algo hermoso, rico y profundo, y que fundamentalmente debe ser profesada y celebrada: no madura por la acumulación de conocimientos y la observancia de las leyes, sino alimentando la mente y el corazón mediante actos de alabanza y de acción de gracias especialmente litúrgicos, y testimoniándola ante los demás con la valentía de la palabra y el humilde servicio.

 CRONICA DE FAMILIA


FILIPINAS - PASAY. CONGRESO REGIONAL.

El 15 de septiembre de 2012, los grupos de ADMA han celebrado el Congreso Regional de Pasay en San Juan Nepomuceno en Malibay, Pasay City. Participaron los grupos siguientes: San Juan Nepomuceno, Maria Consoladora de los Afligidos, Sto. Niño y María Auxiliadora, San Judas, Auxilium, Santa Maria Mazzarello, Parroquia de San Ildefonso, Immaculada Concepción, los miembros del Consejo nacional y los animadores espirituales: Sor Carina Chavez, nueva animadora FMA, y P. Nestor C. Impelido, SDB. Después de un breve y enjundioso discurso del P. Impelido, se presentó el "sueño de los nueve años" de D. Bosco, leído, profundizado y meditado. Siguió un momento de cambio de impresiones reflexionando sobre algunos aspectos de la historia del "sueño de los nueve años" que pueden orientar a los miebros de ADMA en su compromiso, en su incidencia en la vida de cada uno, en sus proyectos personales y familiares y en sus relaciones, porque, al igual que D. Bosco fue guiado por María en sus empresas, también los miembros de ADMA serán guiados por Ella en el camino recto. El encuentro ha sido particularmente agradable por haberse desarrollado el día de la Virgen de los Dolores. La misa fue presidida por P. Impelido y estuvo acompañado por once miembros de los grupos de Pasay que ese día dieron su nombre a la Asociación (Junifer).

TORINO - VALDOCCO XXII GIORNATA MARIANA

El domingo, 13 de octubre de 2012, en un clima de alegría y en la presencia sentida de María, la Asociación de María Auxiliadora, con la participación de unas 300 personas, ha vivido la XXII Jornada Mariana, centrada en la presentación, por parte de D. Pierluigi Cameroni, de la Carta de Identidad carismática de la Familia Salesiana. Siguió un serie de testimonios y experiencias presentadas de forma viva y juvenil: desde la historia de la conversión y de las canciones del cantante Roberto Bignoli con la coreografía de las jóvenes de la comunidad Shalom, a la presentación de ADMA Juvenil de Turín; de la participación de las familias ADMA en el Congreso Mundial de las familias de Milán, a la presentación del itinerario formativo del año por D. Roberto Carelli. Al atardecer, en el santuario de María Auxiliadora, después del rezo del Santo Rosario, tuvimos una concelebración eucarística presidida por D. Pietro Mellano, ecónomo de la Circunscripción Piemonte-Valle d'Aosta. En el curso de la mismma 42 personas de ADMA Primaria, de Mornese, de Ivrea, de Nave (Brescia) y de la comunidad Shalom de Palazzolo S/O (Brescia), se adhirtieron a la Asociación. En esta celebración se quiso inaugurar solemnemente , como ADMA, el Año de la fe, recordando que D. Bosco fundó y promovió la Asociación de María Auxiliadora con el propósito de defender y sostener la fe del pueblo de Dios.

RUMIA (POLONIA) - CORONACIÓN DEL CUADRO DE MARÍA AUXILIADORA

Il 12 ottobre de 2012, mons. Slawoj Leszek Glódz, arzobispo de Gdansk, ha presidido la ceremonia de la coronación del cuadro de María Auxiliadora de la igelsia de Rumia, objeto de profunda devoción en el lugar. Los salesianos de la Inspectoría "San Adalberto", los miebros de la Familia Salesiana y los devotos de María Auxiliadora estaban esperando este momento desde hacía 12 años. La solemne ceremonia tuvo lugar con ocasión del 75º aniverssario de la llegada de los Salesianos a Rumia, en la Pomerania. Asistieron a la celebración los inspectores D. Marek Chmielewski, de Pila, y D. Slawomir Lubian, de Varsovia, algunos antiguos párrocos de la iglesia, los sacerdotes originarios de la parroquia, representantes de las autoridades locales, miembros de la Familia Salesiana y un gran número de fieles y devotos de María procedentes de toda Polonia y del extranjero. La misa fue concelebrada por 116 sacerdotes. Las coronas, -semejantes a las del cuadro de María Auxiliadora de Turín- han sido proyectadas por un conocido artista de Gdansk, Mariusz Drapikowski. Representan ex-votos con los que los sacerdotes, parroquianos y el mismo artista han querido expresar su agradecimiento a María por las muchas gracias recibidas. El mismo cuadro de María Auxiliadora es ya de por sí un ex-voto: fue encargado por los Salesianos de Rumia a D. Wladyslaw Sulecki un artista de Jaroslaw, y ofrecido por los obreros de una peletería local, milagrosamente ilesos del derrumbamiento de una pared del complejo, todavía en construcción, en la que estaban reunidos. La ceremonia de la coronación, ha sido un manifestación de la gran devoción de los fieles a la imagen ante la que rezan recicbiendo continuas gracias de curaciones, conversiones, descubrimiento de la propia vocación o liberación de dependencias varias.

Acojemos con gozo a los nuevos grupos de Pindamonhangaba (Brasil- San Paolo) con 70 socios, erigido el 24 de septiembre de 2012 y de Comodoro Rivadavia (Argentina) erigido el 5 de agosto de 2012.


      **  Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
                 La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.

            Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
            Edición Hispana    /   TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377
          Web Site: www.maria-auxiliadora.org - Email: revista@maria-auxiliadora.org
          Josephine Modesto - Directora Edición Hispana - Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    

ADMA Primaria, Torino-Valdocco:

ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
                  Presidente ADMA:
                  
Señor LUCCA TULLIO (encargo hasta 2014) | E-mail:  Tullio.Lucca@gmail.com  
    
Animador Espiritual ADMA

    Don Pier Luigi CAMERONI |Istituto Salesiano / Via S. G. Bosco 1 - 25075 NAVE / Brescia / Italia
   TEL. 030-2530262 - FAX 030-2533190|CELL. 3401452349
E-mail: pcameroni@salesiani.it
                                   Internet:  www.donbosco-torino.it/spa/adma 
                                           www.admadonbsco.org


      |  HOME PAGE  |  HOME PAGE - ESP.  | ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |   ADMA-ON-LINE  INFO VALDOCCO  |


       Visita Nr. <