| HOME PAGE   HOME PAGE-ESP  |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |  ADMA-ON-LINE INFO VALDOCCO  |

 
  Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia  E-Mail: pcameroni@salesiani.it - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it 
 ADMA :  ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA  
       ADMA-on-Line           |         Mensaje mensual :  24  de Febrero 2012   
 

María nos invita a dar testimonio de nuestra fe

Este año 2012 se caraceriza, a nivel eclesial, por el sínodo sobre la evangelización y por el comienzo del año de la fe promulgado por el Papa Benedicto XVI, a partir del próximo 11 de octubre con ocasión del 50 aniversario del Concilio Ecuménico Vaticano II. La fe nace de la escucha de la Palabra como dice S. Pablo a los Romanos, pero necesita anunciadores (cfr. Rom. 10, 14-17). La fe cambia la vida a través de la oración, llena de alegría los corazones y nos da abundancia de gracia.

En particular, hoy estamos llamados, con María, a dar testimonio de nuestra fe, abriendo nuestro corazón al amor de Dios nuestro Padre. Hoy, tanto los hombres como las mujeres llevan en su corazón heridas y sufrimientos y bucan una felicidad que, a menudo, no saben dónde encontrarla, Nosotros estamos llamados a dar testimonio con nuestra vida y nuestra palabra, de que Dios Padre nunca deja solos a sus hijos y, sobre todo, de que no les abandona en su desesperación. Esto nos lleva a comprometernos y a dar terstimonio en nuestros ambientes de los valores que Jesús ha traido a la tierra: espíritu de concordia y de paz, de servicio a los hermanos, de comprensión y perdón, de honestidad, de justicia, de profesionalidad en el trabajo, de fidelidad, de pureza, de respeto a la vida, etc.

La visión apostólica de D. Bosco entiende la devoción mariana como elemento eficaz para consolidar y proteger la fe católica del pueblo cristiano. Conservar y defender la fe de los jóvenes y del pueblo ha sido siempre la preocupación cotidiana de D. Bosco y el motivo de sus iniciativas apostólicas. Esto ha sido reconocido por Juan Pablo II, subrayando que D. Bosco ha visto en María "el fundamento de la promoción y defensa de la fe... Se complacía en repetir que Dios había puesto a María como auxilio y defensa de toda la Iglesia" (Angelus del 31 de enero de 1988). Y ésta había sido la intención de D. Bosco al proyectar la iglesia de María Auxiliadora.

El motivo de la pertenencia a ADMA es precisamente la fe, el "creer" en Jesucristo, Hijo de Dios e Hijo de la Auxiliadora. Lo que une a los socios es la fe en Jesucristo y la consagración a María Auxiliadora. Todos juntos decimos: "Creo en un solo Dios", La palabra "creo" es un verbo, es un compromiso, indica algo que hay que hacer, La fe hace que intervenga, que tome iniciativas, que estimule, anime, aliente, ayude y me dedique a la causa evangélica, a la promoción humana, a la educación de la juventud. La oración, la pertenencia a la Asociación, la vida eucarística, la fidelidad al Papa y a los pastores de laIglesia se expresan en un compromiso y en un testimonio de vida.

Por esto debemos orar diariamente. El encuentro directo con Dios nos lo hace conocer mejor, como signo de una auténtica experiencia. A través de ella podemos ser testigos y apóstoles. Precisamente nos sentimos impulsados durante la jornada a aumentar la oración por la alegría, la acción de gracias, la paz, la fe, el testimonio. Antes las grandes dificultades que estamos atravesando, lo único que María nos recomienda es la oración. Deseo que todos podamos experimentar el poder de la oración en nuestra vida, en nuestras familias, en la socidad y en el mundo.

Sr. Lucca Tullio, Presidente
Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador Espiritual

      ITINERARIO FORMATIVO 2011-2012


6. María Auxiliadora en la fundación de las Hijas de María Auxiliadora
                                                                                                                     (D. Pierluigi Cameroni)

1. Génesis "mariana" del Instituto

Para D. Bosco, honrar a María era trabajar por la salvación de los jóvenes: inspiraciones divinas y apremios por parte de personas de autoridad, lo indujeron a ampliar su radio de acción también a la juventud femenina. Y cuando se trató de delinear la identidad de esta obra, la elección del título quiso expresar la característica educativo-mariana del Instituto, decididamente orientado a la educación cristiana de la juventud en nombre de María auxilio de los cristianos,
No fue sólo una intención meramente humana la que indujo a S. Juan Bosco a fundar el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Al igual que todas sus obras, surgió para servicio de la Iglesia por iniciativa de Dios y de María Auxiliadora . D. Francesco Cerruti cuenta: "Recuerdo haber oído decir a D. Bosco en persona que un día al presentarse ante Pío IX, éste le dijo: Hasta ahora os habéis ocupado solamente de los jóvenes, ¿por qué no pensáis en hacer por las niñas -no menos necesitadas- lo mismo que hacéis por ellos". Yo ya había pensado en ello, pero quería hacer cada cosa a su tiempo, nos decía D. Bosco. Quería asegurar primero todo lo referente a los muchachos y, después pensar en las muchachas; y tanto más porque me urgía fundar una asociación religiosa que tomase el nombre de María Auxiliadora. Son muchos los motivos de agradecimiento que tenemos para con tan buena Madre: surja, pues, la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora, como monumento vivo de este filial reconocimiento". Según este testimonio de D. Cerruti, fue el mismo Pío IX, quien le sugirió a D. Bosco la idea de fundar una obra femenina que hiciese con las muchachas lo que los salesianos hacían con los muchachos.


Con todo, no es posible datar cronológicamente cuándo y cómo comenzó D. Bosco a pensar en una congregación religiosa femenina. La tradición del Instituto, considera como fuentes, signos premonitorios e inequívocos de la inspiración divina relativa a la nueva fundación, algunos "sueños" de D. Bosco, hacia el año 1862. Es D. Francesia quien atestigua que D. Bosco narró que por dos veces, vio en sueños, en la Plaza Vittorio de Turín, un nutrido grupo de muchachas abandonadas a sí mismas y alborotando que, al percibir su presencia, fueron a su encuentro suplicándole se cuidara de ellas. D. Bosco no quería e intentaba escabullirse; pero cambió la situación la aparición de una noble Señora que se las confía con estas palabras: "Cuida de ellas, son mis hijas". Mejor documentado y más significativo es el sueño llamado del "caballo rojo" o de la Marquesa de Barolo, en el que D. Bosco se opone al propósito de la marquesa de que se preocupase de las muchachas diciendo que lo quería hacer por sí mismo: "yo debo preocuparme de que su sangre no se haya derramado inútilmente, lo mismo para los muchachos que para las muchachas".

D. Bosco maduró la idea durante mucho tiempo movido por lo que, seguidamente dijo a D, Cerruti: "Mira, la revolución se sirvió de las mujeres para hacer mucho mal y nosotros haremos con ellas mucho bien. Y añadía que llevarían el nombre de Hijas de María Auxiliadora porque quería que el nuevo Instituto fuese también un monumento de perenne gratitud por los singulares favores obtenidos de tan buena Madre". Pero ante los Salesianos el Santo se comprometió con claridad sólo en 1871, cuando el 24 de abril comunicó al capítulo del oratorio su intención, pidiendo a los consejeros que reflexionasen y rezasen, para darle, dentro de un mes, su parecer.

Mientras tanto, desde hacía una decena de años venía consolidándose una significativa relación entre D. Bosco y el grupo de la Pía Unión de las Hijas de María Inmaculada, formado en Mornese, en el Monferrato, por obra de Ángela Maccagno y dirigida por D. Pestarino, párroco del pueblo y que hacía de enlace entre el grupo y el mismo D. Bosco. La agregación de D. Pestarino a la Congregación Salesiana (1862), la relaciones detalladas del grupo de jóvenes mornesinas enviadas por el sacerdote a D. Bosco, la palabras e indicaciones dirigidas a ellas en las visitas personales de D. Bosco a Mornese(1864 1867 1870 1871), el particular interés por algunas de ellas (entre las cuales S. Maria Domenica Mazzarello) que se estaban dedicando a una más decidida acción de promoción humana y cristiana de las mucachas, llevaron a intuir que el grupo de las Hijas de María Inmaculada fuese el germen probable del Instituto.

También para estas jóvenes la devoción mariana, alimentada por las sólidas reflexiones del teólogo Giuseppe Frassinetti, se fundaba en el papel insustituíble que tiene María en la vida de todo cristiano y las llevaba no sólo a imitar las virtudes propias de la Virgen (vistas particularmente en el misterio de su Concepción Inmaculada) sino a revivir en lo más profundo de sí mismas las actitudes interiores de María traduciéndolas a nivel de vida teologal. También se traducía en un fuerte compromiso de vida eclesial, aún en el limitado contexto mornesino, con una intensa participación en la vida parroquial y en el apostolado, en especial entre las jóvenes. En la fundación del Instituto, el 5 de agosto de 1872, fiesta de la "Virgen de las Nieves", se concretiza la inspiración mariana de D. Bosco, que en el plano de la misión, es continuidad de la obra ya iniciada y en el plano del ser, la originalidad de una consagración que quiere ser "el monumento perenne de la gratitud de D. Bosco a la gran Madre de Dios, invocada con el título de Auxiliadora de los cristianos".

2. La devoción mariana de la Cofundadora, S. María Dominica Mazzarello, y de la primera comunidad de las Hijas de María Auxiliadora (Mornese 1872)

La intuición mariana carismática del Fundador, D. Bosco, había hallado precisamente en
S. María Dominica Mazzarello plena convergencia: la joven mornesina había ya madurado, en el grupo de las Hijas de la Inmaculada, una sólida espiritualidad mariana, concretada en unaa fundamental tensión a revivir en sí misma el misterio de María, a modelarse en su fisonomía espiritual, y a reproducirla en sí misma. Contemplaba a María en su misterio de Dolorosa y de Inmaculada: María era para ella, como para D. Bosco, una persona presente y viva en su vida; la tenía por eso presente no solo en su misterio de gracia, sino también en el de dolor, en la participación en la pasión salvífica de Cristo. El progresivo movimiento de configuración con María se produjo sobre todo, a través del conocimiento y el compromiso de vida en la Pía Unión, cuya Regla estaba impregnada por la figura de la Inmaculada como ideal de vida consagrada y apostólica. En la Inmaculada encontraba el impulso para la lucha contra el pecado, la atracción de la pureza, el celo por proteger y formar a las jóvenes que acogía a su alrededor en el taller y en el oratorio.

El encuentro con D. Bosco (1864) descubrió a la Santa un nuevo y más amplio paso en su itinerario mariano. El apóstol de la Auxiliadora le presentó a María bajo este aspecto que, en cierto modo, englobaba los dos anteriores -Dolorosa e Inmaculada- ampliando su dimensión a la dimensión de la Iglesia, impriméndolas aquella fuerza dinámica que hizo pasar la espiritualidad mariana de la Santa de la pura interioridad a una presencia operosa y de testimonio en la Iglesia. Como Hija de María Auxiliadora, María Mazzarello, dio testimonio de esta nueva dimensión mariana con una ación apostólica cada vez más amplia y eclesial. La devoción a la Auxiliadora, en efecto, no se detiene en reconocer el papel de la Virgen en la historia de la salvación y en la vida de la Iglesia, sino que implica traducirla en una acción consecuente con la verdad correspondiente, en una actitud operativa. La misión del Instituto, conducir a las jóvenes a una auténtica vida cristiana, encontró por ello delineado su ser en la devoción misma de la Auxiliadora.

Los miembros de la primera comunidad mornesina (11 profesas y tres novicias) provenían del grupo de las Hijas de María Inmaculada. La propuesta de D. Bosco halló, pues, un terreno preparado aunque el paso a congregación religiosa trajo consigo sufrimientos y acomodaciones a veces dolorosas. Pero la característica mariana querida por el Fundador, vivida por la Cofundadora, fue acogida, asimilada y hecha propia por toda la comunidad. Ésta estaba empeñada en vivir in crescendo la observancia de las reglas dadas por D. Bosco: en ellas los reclamos devocionales, privados en la sencilla expresión de elementos doctrinales, se concentraban en honrar a la Virgen, con el rezo del Rosario, del Ángelus, de la conmemoración de los dolores y gozos, del Oficio Parvo de la Virgen.

Según el espíritu del Fundador, sólo se requería uniformarse a la expresión tradicional y popular de la oración a la Virgen, celebrando con solemnidad sus fiestas, destacando los aniversarios, difundiendo sus imágenes, etc. Sin embargo los testimonios coinciden en afirmar que era el espíritu de la Regla entera vivida en su totalidad el que daba culto a María. La verdadera devoción a María no puede consistir sólo en prácticas de devoción -enseñaban D. Bosco y M. Mazzarello- en piadosos ejercicios, sino en un continuo asemejarse a Ella para vivir las sólidas virtudes evagélicas que en Ella resplandecen: "Seamos verdaderas imágenes de la Virgen", repetía a las hermanas. Verdadera superiora del Instituto será la Virgen, ante cuya imagen María Mazzarello, pondrá cada atardecer las llaves de la casa con filial y confiado abandono.

La primera comunidad del Instituto, "monumento vivo", respondía al proyecto de ser la alabanza y la gloria de María en el esfuerzo por encarnar en la vida cotidiana las virtudes de la Virgen, para llegar a la conformación con Cristo que indicaban las Reglas. Decía la Cofundadora: "Si somos caritativas entre nosotras, si somos mortificadas y estamos animadas por el espíritu de sacrificio, si nos mantenemos fieles a nuestras Reglas, entonces podremos decir que somos verdaderas hijas de la Virgen". Sobre todo en sus cartas, Madre Mazzarello dejaba traslsucir su preocupación porque hubiese unión entre la teoría y la práctica, entre la doctrina y la vida: "Pongamos empeño en ejercitarnos en la verdadera humildad y caridad, soportando mutuamente nuestros defectos; esmerémonos en nuestras obras de piedad, haciendo con alegría y fervor nuestras comuniones y oraciones y cumpliendo nuestros votos de popbreza, castidad y obediencia. Creedlo mis amadas hijas, así la Virgen estará contenta de nosotras".

     CRONICA DE FAMILIA


NITEROI (BRASIL)

La Asociación de María Auxiliadora de Niterói-RJ el 24 de diciembre de 2011 ha aumentado con 7 nuevos miembros. El acontecimiento tuvo lugar en la celebración eucarística presidida por el sacerdote salesiano Padre Duíle de Assis Castro em la Basílica de Nuestra Señora Auxiliadora de los Cristianos. El Consejo, elegido el 24 de octubre de 2010, lo forman: Selma Toledo Rodrigues Menezes (Presidente); Conceição Alves Pereira Silva (Vice-presidente); Elizabeth Ferreira Dias (Secretaria); Rita de Cássia Gonçalves (Tesorera); Sheila Regina Magalhães (Consejera).

BARI -

Con fecha 24 de octubre de 2011 el grupo ADMA de Bari SS. Redentor ha admitido a 4 nuevos socios. El grupo local de ADMA formam 51 socios. El Consejo local está compuesto por: GRANDOLFO-MISCEO Rosa (Presidenta); CASSANO Nicola (Vicepresidente); ALLEGRINI Emanuella (Secretaria); LOSAVIO Antonia (Tesorera); Consejeros: CARDINALE Anna Maria, FRANCO Rosaria, PATRUNO Domenica, TOMASICCHIO Domenica, VOLPICELLA Maria Pia. Animador espiritual es el director y párroco D. Mario Sangiovanni.

ADMA - Turín. Peregrinación a Medjugorje

Del 1 al 6 de enero de 2012, más de 100 personas de ADMA de Turín y de algunos grupos del Norte de Italia han participado en una fuerte experiencia de fe: una devota peregrinación a Medjugorje. La presencia de niños, de jóvenes y de diversas familias jóvenes han dado un tono especial a esta jornada de gracia. El intenso itinerario de oración, la riqueza de los testimonios escuchados, el encuentro con Marija Pavlovic, la ascensión a la Colina de las apariciones, el clima de intensa fraternidad y amistad espiritual, han sido las notas características de esta peregrinación. Los diversos testimonios presentados, las comunidades visitadas, todos han subrayado el valor y la importancia de vivir el mensaje de la paz como camino de fe y de insistente llamada a la conversión del corazón y de la vida. Para nuestra Asociación ha sido también la ocasión providencial para consagrar de un modo especial a la Virgen las familias, en este año en el que queremos vivir, de modo particular, el VII Encuentro Mundial de las familias.

ROMA - XXX EDICIÓN DE LAS JORNADAS DE ESPIRITUALIDAD DE LA FAMAILIA SALESIANA.

Una discreta representación de los socios de ADMA ha participado en este evento de Famailia Salesiana, ceebrado con ocasión del primer año de preparación al bicentenario del nacimiento de D. Bosco (1815-2015). Los trabajos de las cuatro jornadas, retomando el tema del Aguinaldo 2012, han ofrecido material y ocasiones de conocimiento, estudio y profundización de la figura de D. Bosco para imitarlo con mayor fidelidad en la misma misión apostólica a la que están llamados todos los grupos de la Familia salesiana. Han participado en estas Jornadas unas 380 personas, pertenecientes a 23 grupos de la Familia provenientes de 31 países. En las Buenas Noches del primer día el Rector Mayor ha recordado la fuerte experiencia del VI Congreso de María Auxiliadora celebrado en Czestochowa del 3 al 6 de agosto de 2011, resaltando que por primera vez se trataba de un acontecimiento de Familia Salesiana que encuentra en la devoción a la Auxiliadora uno de los rasgos constitutivos del propio carisma.
Al final de las Jornadas el rector Mayor ha presentado y entregado la Carta de Identidad de la Familia Salesiana. En nombre de nuestra Asociación el Presidente del ADMA-Primaria, Sr. Lucca Tullio, ha recibido de manos de D. Pascual Chávez este documento fundamental, en el que se expresa un reconocimiento particular de nuestra Asociación como grupo fundado por el mismo D. Bosco. Lo que se describe en esta tercera Carta, que comprende e integra las dos anteriores, es la identidad carismática de la Familia Salesiana, o sea, todo lo referente a la misión, al espíritu, a las relaciones, a la formación, a los métodos de educación y evangelización. Subraya el Rector Mayor: "Ciertamente también la historia del carisma, considerado en su origen y en su desarrollo, forma parte de la identidad; en efecto una identidad sin memoria, al no tener raíces, tampoco tiene futuro. Por esto la Carta recoge la experiencia de los diversos grupos de la Familia, dibujando en síntesis, esa identidad del carisma salesiano que es patrimonio de todos". Una vez finalizado el Encuentro, la Familia Salesiana queda con el compromiso de conocer e imitar a D. Bosco para hacer de los jóvenes la misión de la propia vida.


 **  Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
           La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.

            Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
            Edición Hispana    /   TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377
          Web Site: www.maria-auxiliadora.org - Email: revista@maria-auxiliadora.org
          Josephine Modesto - Directora Edición Hispana - Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    

ADMA Primaria, Torino-Valdocco:

ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
                  Presidente ADMA:
                  
Señor LUCCA TULLIO (encargo hasta 2014) | E-mail:  Tullio.Lucca@gmail.com  
    
Animador Espiritual ADMA

    Don Pier Luigi CAMERONI |Istituto Salesiano / Via S. G. Bosco 1 - 25075 NAVE / Brescia / Italia
   TEL. 030-2530262 - FAX 030-2533190|CELL. 3401452349
E-mail: pcameroni@salesiani.it
                                   Internet:  www.donbosco-torino.it/spa/adma 
                                           www.admadonbsco.org


      |  HOME PAGE  |  HOME PAGE - ESP.  | ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |   ADMA-ON-LINE  INFO VALDOCCO  |


       Visita Nr.