| HOME PAGE   HOME PAGE-ESP  |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |  ADMA-ON-LINE INFO VALDOCCO  |

 
  Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia  E-Mail: pcameroni@salesiani.it - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it 
     ADMA : ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA  
       ADMA-on-Line            |       Mensaje mensual :  24  de diciembre 2011   

María nos trae la esperanza

"¡Velad!". Esta es la exhortación de Jesús en el evangelio de hoy. Lo dice no solo a sus discípulos, sino a todos: "¡Velad!". (Mt 13,37). Es una llamada saludable para recordarnos que la vida no tiene solo una dimensión terrena, sino que se proyecta hacia un "más allá" como una pequeña planta que germina en la tierra y se alza hacia el cielo. El hombre es como una pequeña planta pensante, dotada de libertad y responsabilidad, por lo que a cada uno de nosotros se le pedirá cuentas de cómo ha vivido y cómo a empleado sus cualidades: si se las ha guardado para sí o las ha hecho fructificar para el bien de los hermanos. También Isaías, el profeta del Adviento, nos hace hoy reflexionar con una oración confiada, dirigida a Dios en nombre del pueblo. Él reconoce los pecados de su pueblo y, en determinado momento dice: "Nadie invocaba tu nombre, nadie salía del letargo para acercase a ti; pues nos ocultabas tu rostro y nos entregabas al poder de nuestra culpa" (Is 64,6). ¿Cómo no conmoverse ante esta descripción? Parece que está hablando de ciertos panoramas del mundo moderno: de las ciudades donde la vida es algo anónimo y horizontal, en las que Dios parece ausente y el hombre el único señor, como si él fuese el amo y planificador de todo: la construcción, el trabajo, la economía, el transporte, la ciencia, la técnica, todo parece que depende solo el hombre. Y a veces, en este mundo que parece casi perfecto, suceden cosas desconcertantes, o en la naturaleza, o en la sociedad, por las que nosotros pensamos que Dios se ha retirado, y por así decirlo, nos ha dejado abandonados a nosotros mismos. En realidad, el verdadero "amo" del mundo no es el hombre, sino Dios. El tiempo de Adviento nos lo recuerda todos los años, para que neustra vida encuentre su justa orientación, hacia el rostro de Dios. No el rostro de un "amo", sino el de un Padre y un Amigo. Con la Virgen María que nos guía en el camino del Adviento, hagamos nuestras las palabras del profeta: "Señor, tú eres nuestro padre; nosotros la arcilla y tú nuestro alfarero: todos somos obra de tu mano" (Is 64,7) (Benedicto XVI, Angelus 27 noviembre 2011).
En un mund cada vez más en crisis y preocupado porque experimenta la fugacidad y pobreza de las cosas terrenas, María nos da la esperanza para vivir este tiempo de Adviento y la alegría de la Navidad como tiempo de gracia en la que hacer verdadera la experiencia de su Hijo Jesús. En verdad, solo Jesucristo puede satisfacer al corazón del hombre hecho para la vida eterna. En Jesús estamos llamados a ser hijos de Dios, a no estar abandonados a nosotros mismos, sino a poder llamar a Dios con el nombre de "Padre" y a sentirnos parte de su familia. Pero este don no es solo para nosotros, sino que debemos comunicarlo y regalarlo a los demás: solo así seremos verdaderos seguidores de Jesús. La Navidad es la gracia de la luz que resplandece en nuestro rostro, es ser portadores de la luz de Cristo para los que no han conocido al Padre, para todos aquellos que deambulan en las tinieblas del pecado, de la desesperación, del dolor y de la soledad. Navidad es dar testimonio del amor de Dios en un mundo herido por el odio y por la guerra. María ruega para que en nuestro corazón reine la paz de su Hijo, porque no tenenmos miedo ni somos prisioneros del odio.
Nuestra Asociación de María Auxiliadora está llamada a ser signo de esperanza y alegría para muchas personas: queremos serlo con el testimonio de los grupos y consejos locales caracterizados por un fuerte sentido de pertenencia y de intensa comunión fraterna; con el nacimiento y la formación de grupos de ADMA juveniles formados por jóvenes estusiasmados con Jesús, enamorados de María, testigos del evangelio; con la presencia de parejas y familias jóvenes donde se vive el amor de Dios. Con estos sentimientos os deseamos a todos una Feliz Navidad, con la seguridad de una oración especial por vosotros y por vuestras intenciones.

Sig. Lucca Tullio, Presidente
Don Pierluigi Cameroni SDB, Animador Espiritual

ITINERARIO FORMATIVO 2011-2012

4. El cuadro de María Auxiliadora (don Pierluigi Cameroni)

La Auxiliadora en el Palacio Madama - En la primera reunión con el pintor Lorenzone, que debía pintar el cuadro para la nueva Iglesia de María Auxiliadora, dejó maravillados a todos los presentes con la grandiosidad de sus ideas. Expresó así su pensamiento: "En lo alto, María Santísima entre los coros angélicos; en torno a Ella y más cerca los apóstoles, después los mártires, los profetas, las vírgenes y los confesores. En tierra, los emblemas de las grandes victorias de María y los pueblos de las distintas partes del mundo con las manos levantadas pidiendo auxilio". Hablaba como de algo ya visto por él y precisaba todos los detalles. Lorenzone lo escuchaba sin perder sílaba. Cuando D. Bosco terminó, le preguntó: -"¿Y dónde pondrá ese cuadro?" -"¡En la nueva iglesia!" -"¿Cree Vd. que cabrá en ella?" -"¿Por qué no?" -"¿Y dónde encontrará la sala para pintarlo?"- "Eso va por cuenta del pintor" -"¿Dónde quiere que halle un espacio capaz para este cuadro? Haria falta toda la plaza Castillo. Salvo que pretenda una miniatura para mirarla apor el microscopio". Todos rieron. El pintor demostró su punto de vista, teniendo en cuenta las medidas y reglas de la proporción. D. Bosco quedó un poco contariado, pero no tuvo más remedio que reconocer que el pintor llevaba razón. Se decidió que el cuadro llevara solamente la Virgen, los apóstoles, los evangelistas y algunos ángeles en la parte superior. Al pie del mismo, bajo la gloria de la Virgen, iría el Oratorio. Se alquiló un amplísimo salón del palacio Madama y el pintor empezó inmediatamente su trabajo; este le ocuparía casi tres años. "Cierto día -cuenta un sacerdoe del Oratorio - entré en el estudio del pintor para ver el cuadro. Era la primera vez que yo me tropezaba con Lorenzone. Estaba él sobre una escalerilla dando los últimos toques al rostro de la imagen de la Virgen. No se volvió al ruido de mi entrada, continuó su trabajo. Después de un rato descendió y se puso a contemplar el efecto que daban los últimos retoques. De pronto se percató de mi presencia: me agarró de un brazo y me llevó a un punto desde donde pudiera apreciar mejor el cuadro y, una vez alli, me dijo: -¡Mire qué hermosa es! No es obra mía; no soy yo quien pinta, hay otra mano que guia la mía. Y esta, a mi parecer, pertenece al Oratorio. Diga, pues, a D. Bosco que el cuadro saldrá como él lo quiere. Estaba locamente entusiasmado. Después se puso nuevamente a su trabajo". Cuando se llevó el cuadro a la iglesia y se colocó en su lugar, Lorenzone cayó de rodillas derramando abundantes lágrimas. (MBe VIII, 17-18)
Descripción hecha por D. Bosco - " Pero el monumento más glorioso de esta iglesia es el retablo, o sea, el gran cuadro que domina el altar mayor. Es también obra de Lorenzone. Tiene más de siete metros de alto por cuatro de ancho. Se presenta a la vista como una aparición de María Auxiliadora de la siguiente manera: la Virgen campea en un mar de luces y majestad, puesta sobre un trono de nubes. La cubre un manto sostenido por un grupo de ángeles, los cuales, formando una corona a su alrededor, le rinden honores como a su Reina. Con la derecha sostiene el cetro, que es símbolo de su poder, como aludiendo a las palabars dichas por Ella en el Evangelio: Fecit mihi magna qui potens est. En la mano izquierda sostiene al Niño, que tiene los brazos abiertos, ofreciendo así sus dones y su misericordia a todo el que recurra a su augusta Madre. En la cabeza tiene la diadema, es decir, la corona con la que es proclamada Reina del cielo y tierra. De la parte de arriba sale un rayo de luz celestial que, desde el ojo de Dios, va a posarse en la cabeza de María. En él están escritas estas palabras: "virtus altissimi obumbrabit tibi" ("El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra", es decir, te cubrirá y fortalecerá). Por la parte superior del otro lado bajan otros rayos que parten de la paloma (Espíritu Santo) y van a posarse también en la cabeza de María, teniendo en medio estas palabras: "Ave gratia plena": ("Dios te salve, María, la llena de gracia"). Este fue el saludo dirigido a María por el arcángel S. Gabriel cuando, en nombre de Dios, le anunció que iba a ser Madre del Salvador. Más abajo están los santos Apóstoles y los evangelistas san Lucas y san Marcos en tamaño un poco mayor que el natural. Aparecen como transportados por un dulce éxtasis exclamando: "Regina Apostolorum, ora pro nobis" y mirando atónitos a la Virgen,que aparece majestuosa sobre las nubes. Finalmente, en el fondo del cuadro aparece la ciudad de Turín con otros devotos, que agradecen a la Virgen los favores recibidos y le suplican que siga mostrándose Madre de misericordia en los graves peligros de la vida presente. En general, el trabajo está bien claro, proporcionado, natural, pero el mérito que nunca perderá es la idea religiosa que produce una imprsión devota en el corazón de todo el que lo admira. (G. BOSCO, Maravillas de la Madre de Dios, Auxiliadora de los cristianos. 1990, p. 73-74).
Lectura del cuadro. La fama de Tomás Andrés Lorenzone (1824-1902) va unida sobre todo al cuadro de la Auxiliadora, dominado por la figura de la Virgen que tiene en brazos al Niño. María se nos presenta de pie, no sentada, como ordinariamente se la representa en los cuadros, como Madre-Reina que presenta al Niño para su adoración. Lorenzo, la presenta de otro modo: María, de pie, en posición vertical. Esta "verticalidad dominante", es un símbolo mariano relativo a los elementos mesianicos y celestes, referidos a la Inmaculada y a la Madre de Dios: luna, estrella, aurora, trono, lugar elevado y santo, torre de David. La verticalidad expresa así la ascensión hacia la esferra divina, en la que la criatura es consagrada a Dios. No por casualidad, la cabeza de María está realzada por la corona. Solo que en nuestro cuadro se da una doble coronación: la corona de estrellas y la diadema real.
Las estrellas indican la cercanía a la divinidad, y ya se usaban en las antiguas civilizaciones, en Egipto y en Mesopotamia, precisamente por la fascinación misteriora que de ellas brota y por el grandioso testimonio que dan de su Creador, por la belleza y la insodable armonía del universo, indicando, además, la sabiduría y la perfección (Dn 12,3). Pero la referencia más célebre a las estrellas colocadas en la cabeza de una mujer, la encontramos en el Apocalipsis: "Un gran signo apareció en el cielo: una mujer vestida de sol, y la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza" (Ap 12,1). De estas doce estrellas se dan algunas posibles interpretaciones. Pueden indicar las doce tribus de Israel, o los doce Apóstoles, con el signifiado de la totalidad de los redimidos que hacen corona a la mujer; o los doce signos del zodíaco, símbolo de la perfección del cosmos que gira alrededor de la mujer. En nuestro cuadro las estrellas tienen seis puntas. Este es un atributo mariano, inspirado en los sarcófagos de los cristianos de los primeros siglos. La estrella de seis puntas, que ya era símbolo de la casa de David de la que desciende el Mesías, nos remite al misterio de la Encarnación, también por estar formada por la intersección de dos triángulos: en la antigüedad era considerada como símbolo de María lugar de encuentro entre el Cielo y la Tierra. Aunque poco visibles, en la imagen ideada por D. Bosco, las doce estrellas son un dettale que no hay que pasar por alto, porque es cuanto queda de la iconografía de la Inmaculada; en este símbolo el santo quiso recoger probablemente la espiritualidad unida al dogna recientemente promulgado que, además de ser caracterísico del tiempo, lo sentía profundamente. Él siempre propuso tanto la espiritualidad de la Auxiliadora como la de la Inmaculada, incluso superponiéndolas.
Otros signos presentes en el cuadro son la corona de oro y el cetro que indican la soberanía. La corona ha adquirido a lo largo de los siglos un intenso potencial simbólico, convirtiéndose en atributo del soberano, imagen del pueblo entero y por tanto, tesoro por excelencia. Existían diversos tipos de coronas, todas ellas signo de dignidad y prestigio. Por lo que se refiere al rito de coronar a María, aun encontrando su arquetipo bíblico en la coronación de la reina Ester (Est. 2,18-18) es, sobre todo, una tradición cristiana de los primeros siglos, unida al dogma de María Madre de Dios, declarado en el Concilio de Éfeso en el año 431. La corona y el cetro pertenecían al tipo Maríano de la "Basilisa", la emperadora de Oriente, representada así también por los occidentales. María es presentada como una reina adornada con los símbolos del poder: vestida suntuosamente, ccoronada, con el cetro, seemejante en todo en el vestido y en las joyas a una soberana del mundo. En Roma, Santa María Antigua, en el año 550, se encuentra un fresco en el que los arcángeles Miguel y Gabriel, presentan una corona y un cetro a la Virgen. No fue, pues, nueva la idea representada en las estatuas de los pináculos de la Basílica de Valdocco, en los que Gabriel, desde el de la derecha, ofrece a la Virgen de la cúpula una corona de laurel, mientras Miguel, desde la izquierda, levanta hacia ella el asta que despliega la bandera de la victoria. Tanto la corona de María como la del Niño son rematadas en el centro por una estrella. María es la Stella Maris, la estrella del mar que guía a los navegantes, y en este sentido, María es quien nos guía al puerto seguro. Referida a Cristo, la estrella significa divinidad y cumplimiento de la salvación porque Jesús es la "estrella de la mañana", el sol que nace por el oriente llevando la esperanza de un nuevo día (Ap 22,16; 2 Pt 1,19).
También el precioso cetro, es una insignia de poder y de gobierno. La simbología del cetro unida al juicio y a la investidura de los soberanos es amplísima y transversal en las diversas épocas y culturas, pero siempre se refiere a un poder efectivo. Es el instrumento mediante el cual aquello que se decreta se hace operativo (Es 4,17-20). Este sentido activo del signo, símbolo de quien realiza una obra, adquiere un particular significado en la iconografía de la Auxiliadora, que se manifiesta como reina que actúa concretamente en favor de su pueblo. En el cuadro, pues, no aparece una Virgen estática y fija, sino llena de poder, como Aquella que está pronta a actuar, y encaja perfectamente en la espiritualidad de D. Bosco y en su idea de la Virgen como Madre que guía, protege y hasta combate por sus hijos, junto a los que siempre está presente (PAOLA FARIOLI, en la revista "María Ausiliatrice", mayo 2003).
La colocación de una referencia topográfica, en la parte baja de la composición ( en este caso el edificio del Oratorio), es un recurso grato a Lorenzone que lo utilizará también en el cuadro de S. José. D. Bosco, sobre su obra de Valdocco, tenía la "convicción de una protección particular de Dios en favor de la salvación de los jóvenes" (P. BRAIDO, Don Bosco prete dei giovani nel secolo delle libertà, Roma 2003, p. 13). No ya, pues, los "emblemas de las grandes victorias de María y de los pueblos (...) en actitud de levantar las manos", sino el Oratorio y en él la muchedumbre de jóvenes asistidos, como poniendo el acento en el hecho de que la obra por él iniciada era una victoria de María y los jóvenes asistidos hacían las veces de "los pueblos de las diversas partes del mundo".
Lectura actualizadora: El lienzo del ábside con la bellísima imagen de la Virgen representa tanto la eclesiología como la mariología de D. Bosco: María es figura de la Iglesia, madre y modelo de ella, donde el rostro de la Madre es igual al rostro del Hijo, y donde ella aparece sostenida por Pedro y Pablo, y rodeada por los apóstoles y evangelistas. En una palabra: una Iglesia apostólica y misionera. La Virgen de D. Bosco es una reina, sí, coronada de doce estrellas y vestida de sol, como la mujer signo del Apocalipsis, aunque no preparada para abatir a sus enemigos, sino amorosa, providente, con los brazos abiertos para proponer y ofrecer a su Hijo. El Hijo, por su parte, según las palabras de D. Bosco, "tiene los brazos abiertos, ofreciendo así sus gracias y su misericordia a quien recurre a su Augusta Madre. La Virgen de D. Bosco "está vestida de sol", llena de poder, por estar inmersa en aquel mar de luz que es Dios, inmersa en el misterio de la Trinidad, que ilumina su persona y su misión. Así es como la quería D. Bosco, y así logró pintarla en el lienzo Lorenzone, que lleno de emoción exclamó: " No soy yo quien pinto, es otra mano la que guía la mía". La Virgen de D. Bosco es imagen de la Iglesia, la celeste que celebra ya las Bodas del Cordero, y la terrestre que peregrina en este mundo, inmersa por tanto, en el misterio de Dios y envuelta en su luz, pero presente en nuestras vicisitudes históricas, atenta a nuestras necesidades, presente y viva en nuestras familias, como en todas las casas salesianas, idealmente representadas en la Iglesia de Valdocco, que aparece en la parte inferior del cuadro. He aquí la gran intuición que D. Bosco, que ha unido el título de María Auxiliadora y Madre de la Iglesia, situando el rol propio de Virgen en el corazón de la misión de la Iglesia, que protege bajo su manto a todos sus fieles, los nutre y los hace madurar hasta la plenitud de vida en Cristo. Esto era lo que D.Bosco quería ofrecer a sus muchachos en un momento de profundos cambios de época, caracterizados por la nueva situación social y política, por el paso de una sociedad agrícola de tipo patriarcal a una sociedad nueva, lanzada a un proceso de industrialización, que transformó gradualmene el orden social: la estructura familiar, el modo de procurarse los recursos para la vida, y en la que, como siempre, los jóvenes eran quienes más sufrían las consecuencias, quedando en la ruina y expuestos a la perdición. Hoy como ayer, hoy como en los tiempos de D. Bosco, los profundos cambios sociales y culturales en curso están teniendo un enorme impacto en la estructura familiar, en el tejido social, en la concepción de la vida. La Iglesia, y la Familia Salesiana en ella, está llamada a proponer y a ofrecer a Jesús y su evangelio como lo hace María. Como D. Bosco, nosotros miembros de la Familia Salesiana, renovamos nuestra vocación en la Iglesia de "pastores de los jóvenes" con la misión de conducirlos a Cristo, el único que no defrauda sus aspiraciones más profundas y apaga su hambre y sed de vida, de felicidad y de amor. En la realización de esta misión no estamos solos. María nos ha sido dada como auxilio poderoso contra el mal en la lucha por la salvación de los jóvenes, Auxiliadora que cuida con amor de madre a todos aquellos que se encuentran atravesando ese mundo oscuro representado a sus pies".
(Pascual Chávez V., Ciudad de Mexico, 17 agosto 2007, V Congreso Internacional de María Auxiliadora).

Oración ante el cuadro de María Auxiliadora

¡Oh, María Auxiliadora,
Tu,que inmersa en el mar de luz de la Trinidad y sentada en un trono de nubes,
coronada de estrellas como Reina del cielo y de la tierra,
sostienes al Niño, Hijo de Dios,
que con los brazos abiertos ofrece sus gracias a quien viene a ti!
Tú, te encuentras circundada como corona humana
por Pedro, Pablo, Apóstoles y Evangelistas,
que te proclaman su Reina.
Tú unes cielo y tierra,
Tú, Madre de la Iglesia de la gloria celestial
y de la Iglesia peregrina en el mundo,
haznos constructores incansables del Reino,
llénanos de la pasión del "Da mihi animas",
haznos signos del amor de Dios para los pequeños y los pobres,
protégenos del enemigo
y en la hora de la muerte llévanos a la vida eterna. Amén.
                                                (Pascual Chávez - Rector Mayor SDB)

 CRONICA DE FAMILIA


ECOS DEL VI CONGRESO DE MARÍA AUXILIADORA

"Soy inmensamente feliz por todo lo que hemos vivido en el Congreso. Todo ha sido estupendo y, sobre todo útil espiritualmente. Creo que esta experiencia me ha dejado marcado para toda la vida. Habrá un antes y un después. Durante esta maravillosa semana en Polonia me he dado cuenta de ¡cuánto Dios nos mima con su amor! ¡Y con cuánto amor y delicadeza nos acompaña la Virgen en el camino! ¿Cómo no agradecer a Dios y a María tantos dones y gracias recibidas? ¡Cuánto amor despierta en mí esta maravillosa experiencia vivida en Polonia! ¡Que amor y agradecimiento experimento por la Virgen y por Jesús! Es una gracia de Dios haber ido a Polonia. Me considero un privilegiado, y creo que todos cuantos han estado allí no pueden menos de agradecérselo a Dios" (Horacio Bidarra, Salesiano Cooperador de la Inspectoría de León - España).

"Doy muchas gracias a Dios por haber participado en esta inolvidable experiencia espiritual organizada por la Asociación de María Auxiliadora (ADMA). Si quisiese resumir el Congreso en una palabra, podría decir que fue fantástico, perfecto, ¡como todos los eventos organizados por los Salesianos! Todo superbien organizado, hasta en los mínimos detalles: los horarios casi perfectos, las intervenciones y los testimonios, profundos, los cantos de los grupos juveniles italianos y cuando tocaba la pequeña orquesta sinfónica y el coro polaco era una delicia. Todo maravaillosamente dirigido. Todos los grupos han tratado de llevar uno o dos jóvenes como deseaba el Rector Mayor, que pedía animásemos a los jóvenes para formar parte de la Asociación de María Auxilaidora, cuyos miembros, en la actualidad, son casi todos adultos o mayores.

Hemos vivido un clima de fiesta y de unidad. Un encuentro esperado, con momentos para cantar, rezar, reflexionar, trabajar juntos, divertirse y relajarse. Estoy plenamente convencido de que todos los participantes en el Congreso lo han saboreado como yo y han salido llenos de energía y de proyectos para el futuro. La armonía y la alegría experimentadas fueron un signo de unidad, de comunión y de fraternidad. Aquí se ha vuelto a vivir plenamente la alegría salesiana y el amor a María Auxiliadora. Los cantos y danzas han animado el Congreso en todo momento y la nota juvenil la dieron los cerca de 80 jóvenes de Palazzolo (Italia), miembros de la comunidad Shalom, fundada por sor Rosalina Ravasio, que han presentado conmovedores testimonios de vida. Están realizando y viviendo una maravillosa experiencia apostólica, recuperando a los jóvenes con problemas de droga, alcohol y otras cosas por el estilo. Allí sí ha nacido un grupo de ADMA Juvenil. Entre los jóvenes presentes, eran muchos los que habían sido salvados y han presentado los testimonios más impactantes (Lilian Via San Martino, La Serena, Chile).

CATANIA (ITALIA) -

"El 4 de noviembre de 2011 ADMA de la Iglesia "S. Giovanni Bosco" de Catania ha disfrutado de la visita de Don Pier Luigi Cameroni, animador espiritual de nuestra Asociación. Nos acompañó también ADMA de la zona del Etna. Después del rezo del Santo Rosario, D. Pier Luigi ha celebrado la Santa Misa y en la homilía nos ha recordado que pertenecer a ADMA es una gracia de la Virgen, y, por nuestra parte, debemos vivir con alegría los compromisos aasumidos al formar parte de la Familia Salesiana. Recordó el sueño de D. Bosco de las "dos columnas" en el que cláramente le fue manifestado que la Iglesia, guiada por el Papa, se salvará por la devoción a Jesús Sacramentado y a la Virgen. Después de la Santa Misa, D. Cameroni nos ha recordado el VI Congreso mundial de ADMA, celebrado en el mes de agosto pasado en el santuario de la Virgene de Czestochowa y nos ha presentado las conclusiones que de allí salieron. La visita finalizó con un momento de fraternidad" (don Pennisi Concetto, Animador).

CÓRDOBA (ARGENTINA) -

Consejo Inspectorial Argentina Norte. El 4 de noviembre de 2011 se reunió en el Colegio Pío X de Córdoba el Consejo inspectorial de ADMA, presidido por el Padre Aldo Tobares. Han participado: la Sra. Stella Maris Correa de Recio (presidente), la Sra. Beatriz Acosta de Sotti (secretaria), la Sra. Elena Muñoz de Castelli (tesorera), Nicolás López Zamora, representante de ADMA Juvenil. Se trataron diversos asuntos relativos a la vida de la Asociación, y en particular, las visitas hechas por el Padre Aldo a los grupos del Chaco, Corrientes y Salta, además de los encuentros de las zonas de Río Tercero, Córdoba y el encuentro de Familia Salesiana de Cuyo, en San Juan. Se estudiaron la líneas y el proyecto de Encuentro Nacional de María Auxiliadora previsto para los días 21-23 de septiembre de 2012, en el santuario nacional de Luján (Buenos Aires) (Stella Maris Correa de Recio, Presidenta Inspectorial ARN).

LUBIANA (SLOVENIA) -

El 15 de noviembre de 2011 D. Pierluigi Cameroni ha encontrado tiempo para encontrarse con el Consejo Inspectorial de Eslovenia que comprende cinco grupos activos y algunos otros en fase de formación. Fue un encuentro de fraternidad con la presencia de D. Tone Ciglar y de Sor Bernarda Geric, en el que se revisó el camino de la Asociación y el compromiso del Consejo Inspectorial en la animación de los grupos.

TORINO-VALDOCCO: ADMA JUVENIL.

El domingo 20 de noviembre de 2011, fiesta de Cristo Rey, más de 30 jóvenes de ADMA Juvenil de la PriMaría se reunieron en una jornada de retiro, bajo la dirección de sus animadores Enrico y Michela Fantino. D. Pierluigi presentó como tema de reflexión, lo que D. Bosco decía a sus muchachos presentando algunos textos del famoso libro escrito por D. Bosco "Il giovane provveduto". En el diálogo se puso de manifiesto la dificultad de vivir hoy los contenidos de la fe, el desafñío de ir contra corriente al vivir los valores cristianos, pero también la alegría de compartir un camino de crecimiento humano y cristiano con la satisfacción de estar bajo la mirada maternal de María Auxilaidora.


 **  Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
           La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.

            Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
            Edición Hispana    /   TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377
          Web Site: www.maria-auxiliadora.org - Email: revista@maria-auxiliadora.org
          Josephine Modesto - Directora Edición Hispana - Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    

ADMA Primaria, Torino-Valdocco:

ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
                  Presidente ADMA:
                  
Señor LUCCA TULLIO (encargo hasta 2014) | E-mail:  Tullio.Lucca@gmail.com  
    
Animador Espiritual ADMA

    Don Pier Luigi CAMERONI |Istituto Salesiano / Via S. G. Bosco 1 - 25075 NAVE / Brescia / Italia
   TEL. 030-2530262 - FAX 030-2533190|CELL. 3401452349
E-mail: pcameroni@salesiani.it
                                   Internet:  www.donbosco-torino.it/spa/adma 
                                           www.admadonbsco.org


      |  HOME PAGE  |  HOME PAGE - ESP.  | ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |   ADMA-ON-LINE  INFO VALDOCCO  |


       Visita Nr.