| HOME PAGE   HOME PAGE-ESP  |  ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |  ADMA-ON-LINE INFO VALDOCCO  |

 
  Via Maria Ausiliatrice 32 - 10152 Torino-Valdocco|Italia  E-Mail: pcameroni@salesiani.it - ADMA Valdocco: adma.torino@tiscali.it 
       ADMA :  ASOCIACIÓN DE MARÍA AUXILIADORA  
        ADMA-on-Line       |    Mensaje mensual :  24  de noviembre 2010    |   Version T  
 

María nos invita a decidirnos por Dios

El mes de noviembre, sea a través del camino de la liturgia, sea a través de la memoria de todos los santos y la conmemoración de los difuntos, es una fuerte invitación a no perder de vista la meta última de nuestro camino terrenal: la vida eterna. ¡Nosotros estamos hechos para Dios! Don Bosco lo recordaba con mucha frecuencia a sus muchachos: "Tú sabes, mi querido joven, que has sido creado por Dios a su imagen, sin ningún mérito por parte tuya. Sabes, también, que Dios ha querido hacerte su hijo en el Santo Bautismo: y que te ha amado con tanta ternura, de señalarte como término de tu vida de ser un día FELÍZ PARA SIEMPRE CON ÉL en el Paraíso". (El Joven Prevenido).

La Virgen nos anima a empeñarnos a fondo, para llegar a esta meta, con la oración y la conversión. Estas son las dos ruedas, las dos piernas sobre las cuales caminar lejos el camino que lleva a la Vida Eterna. Tenemos siempre la necesidad de ser estimulados y reclamados a decidirnos a seguir el camino de la conversión, porque nosotros somos un poco indecisos, somos un poco de aquí y un poco de allá, un poco del mundo y un poco de Dios, estamos un poco con los pies en los dos estribos, porque estamos indecisos, oscilantes, dudosos, incapaces de tomar decisiones radicales, en modo tal, que habiendo puesto la mano en el arado no miramos hacia atrás.

María nos recuerda y nos llama a la lucha cuotidiana para ser fieles a nuestra elección de Dios, a liberarnos de los atractivos , en los cuales necesariamente se cae, si no se tiene el corazón en Dios y en su voluntad. Estos pueden mirar las cosas, las criaturas, ellos mismos. Pero si el corazón está puesto en Dios sólo. Todo lo demás cae. Para lograr esta empresa, puede ser útil, durante el día, repetir a Jesús, a Dios, aquella invocación del Salmo que dice: "Eres tú, Señor, mi único bien".
En esta decisión nos ayuda el ejemplo de los Santos que están ya allí, a donde nosotros vamos, en la Patria bienaventurada, como dice el Apocalipsis, con la vestidura blanca de la Gracia Santificante, este visión de estos hermanos, que nos han precedido, con su ejemplo, con su alegría, nos empujan a nosotros a avanzar en el camino de la Vida Eterna.

Los jóvenes, en particular, tienen necesidad de ser ayudados en esta decisión. "Queridos jóvenes, dejad que os renueve esta llamada que está muy profunda en mi corazón: Dios os quiere santos, porque os conoce en lo profundo, y os ama con un amor que supera toda comprensión humana. Dios sabe lo que hay en vuestro corazón y espera ver florecer y fructificar aquel maravilloso don que ha puesto en vosotros.. también vosotros podéis hacer de vuestra juventud un "ofrecimiento a Cristo y a los hermanos…podéis decidir, en este momento de vuestra vida, de "apostar" sobre Dios y el Evangelio. Vosotros, queridísimos jóvenes, ¡no sois sólo la esperanza de la Iglesia; vosotros formáis parte de su presente! Y si tenéis la audacia de creer en la santidad, seréis el tesoro más grande de vuestra Iglesia. (Benedicto XVI, Mensaje para el IV Centenario de la canonización de San Carlos).

El fruto de esta renovada decisión por Cristo, es a "ver" Dios, es decir comprender su acción en nuestra vida y en la historia, sentir su voz en el corazón, coger su presencia allá donde está: en los pobres, en la Eucaristía, , en su Palabra, en la comunión fraterna, en la Iglesia. Es un pregustar la presencia de Dios que empieza ya en esta vida, "caminando en la fe y no en la visión", hasta que lo "veremos cara a cara" eternamente.

El camino que como ADMA estamos haciendo hacia el Congreso Internacional de Czestochowa es una ayuda grande para compartir esta voluntad de caminar juntos hacia el encuentro con el Señor, guiados de nuestra Madre María Auxiliadora y de la compañía generosa de los santos.

                                                                    Don Pier Luigi Cameroni, Animador Espiritual

      CAMINO HACIA CZESTOCHOWA 2011


3. Jesús y María son un sí sin límites (don Roberto Cerelli sdb).


La unidad y la reciprocidad entre Jesús y María, no va imaginada con el metro de las relaciones humanas comunes: ´ésta no es incompleta e imperfecta, sino total y perfecta, sea desde el punto de vista de la posibilidad humana, sea del punto de vista de las exigencias de Dios. Esta totalidad y perfección de relación, tiene un nombre: ¡virginidad!. La virginidad ofrecerá nuevos elementos para comprender y preparar el acto de entrega a María: hay un parecido, una parentela profunda, entre virginidad y entrega. La virginidad son muchas cosas: es castidad del cuerpo y orden del corazón, recta intención y honestidad de la acción, simplicidad de ánimo y pureza del don; es el espacio (la capacidad) del amor, sinceridad y pudor, interioridad y apertura, exclusividad y acogida, creatividad y generosidad, unificación de la persona e integridad de las relaciones. En este sentido, se comprende que la virginidad es íntima garantía del amor, una garantía que no se añade al amor desde fuera, sino que surge de su más profunda exigencia, la comunión de las personas. Es por eso que la virginidad es la mejor premisa del matrimonio, donde el hombre y la mujer desean ser una sola cosa, y por eso es exigencia fundamental de la vida consagrada y sacerdotal, donde el hombre y la mujer se consagran a Dios y a sus designios, sin reservas.

Considerada con razón a Dios, la virginidad es una total disponibilidad a escuchar y a poner en práctica la Palabra, a hacer y a cumplir la voluntad de Dios, a interpretar la vida como vocación y misión. Comporta la pureza del corazón y la castidad del cuerpo, porque la Palabra es concreta, es Palabra de Dis, y se ha hecho carne: no soporta compromisos o empeños parciales. La virginidad es aquello que hace transparente el cielo y la tierra: es apertura de nuestra finitud a la infinidad de Dios, de nuestro límite de criatura a la iniciativa ilimitada del Creador. El hombre es limitado, sólo su disponibilidad puede ser ilimitada. Cuando sucede que una criatura, venciendo toda presunción y pretensión, reconoce su propio límite y nulidad, venciendo todo miedo, no pone límites a Dios, he aquí a María, he aquí a Jesús, ¡he aquí el hombre y la mujer de fe (fiel)!.

Considerada con razón a María, la virginidad es la premisa de su maternidad divina y de su maternidad eclesial, es lo que eleva y dilata su fecundidad humana a la fecundidad divina. El corazón y el cuerpo virginal de María, expresado en su sí sin límites. Sin reservas y sin preferencias a la voluntad de Dios, es la "tierra santa" que Dios se ha preparado para la encarnación de su Palabra y es el seno santo en el cual se edifica la Iglesia. He aquí la virginidad fecunda de María: la singularidad y la intimidad de su relación con Cristo es el motivo de su apertura universal a todos nosotros. Gracias a su virginidad, la ilimitada disponibilidad a Dios se transforma en ilimitada disponibilidad a todos los hombres: María realiza en persona la verdad según la cual, cuánto más se está cerca de Dios, tanto más se está cerca de los hombres. Por esto la virgnidad santa. O la santidad virginal de María, es lo que, considerándola a la persona y a la obra del Redentor, la consagra también para nosotros y a la obra de nuestra redención. ¡De ahí la alegría de confiarnos a ella y a su amor virginal!.

1. María es toda para Jesús.
La unidad y la reciprocidad entre Jesús y María, no carece de contenido. Su contenido es la santidad, la gracia, la vida de Dios participada a la vida del hombre. María es la Toda Santa, santa por su gracia singular, santa por su generosa respuesta. María es toda conforme a Dios, en nada le es disconforme. María es un Capolavoro de gracia y de fe, es la "llena de gracia", la "bienaventurada, porque ha creído". Por esto está capacitada para acoger la Palabra en su totalidad, de ser, el Arca de la Nueva Alianza, de convertirse en Madre del Hijo de Dios. Su virginidad, que es apertura incondicionada, disponibilidad absoluta de alma y cuerpo, prontitud y plenitud de consentimiento, asegura su total acogida y su plena correspondencia al designio de Dios.

El sí de María, es decir, su fe límpidamente virginal porque es integralmente disponible a Dios, perfectamente pobre porque libre de toda atadura a los bienes finitos, absolutamente obediente, porque está totalmente orientada a la voluntad de Dios, es el corazón del cristianismo, el elemento decisivo de la personalidad de María y el núcleo personal de la Iglesia: Es precisamente esta fe de María, la que señala el inicio de la nueva y eterna Alianza de Dios con la humanidad en Jesucristo, esta fe suya heroica "precede" el testimonio apostólico de la Iglesia, y permanece en el corazón de la Iglesia, escondida como una herencia especia de la revelación de Dios" (RM 27).

Son innumerables las expresiones admirativas con las cuales la virginidad de María viene celebrada a lo largo de los siglos. En la fe purísima de María, Dios encuentra acceso al hombre y el hombre encuentra su acceso a Dios. El magisterio reciente habla de la virginidad de María en una forma muy sugestiva, usando muchas imágenes ligadas al universo de la interioridad acogedora, donde el aspecto femenino-receptivo no es ni superfluo ni facultativo: En la fe de María, ya en la anunciación, y sobre todo al pie de la Cruz, se ha abierto, por parte del hombre, aquel espacio interior, en el cual el eterno Padre puede colmarnos "de todas las bendiciones espirituales": el espacio de la "nueva y eterna Alianza" (RM 28).

En la Marialis Cultus, con una amplia orquestación de la Tradición, la fe de María hace de ella "la Virgen oyente", la Virgen "que parió creyendo, y creyendo concibió", la "Virgen en oración", la "Virgen madre", que por su fe y obediencia engendró en la tierra al mismo Hijo del Padre", finalmente "la Virgen oferente" (MC 17-20).Pero el motivo radical y el contenido profundo de la excelsa dignidad y fecundidad de María en su apertura virginal y de su intimidad de Esposa es siempre el consentimiento ilimitado a la voluntad de Dios, que ella ha pronunciado en Nazaret: María es sobretodo modelo de aquel culto que consiste en hacer de la propia vida una oferta a Dios… Y el "sí" de María es para todos los cristianos lección y ejemplo para hacer de la obediencia a la voluntad del Padre, el camino y el medio de la santificación propia" (MC 21).

Pasando a los grandes maestros espirituales de la modernidad. Bérulle asocia espléndidamente, en la virginidad de María, el trato de perfección con el de silencio. El silencio de María no va comprendido como el contrario de la palabra, sino como el seno de la Palabra. Es silencio porque es actitud a hacer callar las voces del mundo. Y sobre todo es silencio, porque es escucha de lo indecible, es un silencio altísimo, un espacio purísimo abierto a Dios, a su santidad, a su iniciativa: En el orden y en la existencia de las cosas creadas, ¡Dios no dirigirá nunca su palabra a cosa más grande que a la Virgen! ¡Dios no ha hecho y no hará jamás cosa alguna más grande que la Virgen!...¿A quién pertenece más Jesús que a María, que es su madre, y esa es sóla su madre sobre la tierra, sin padre, como Dios es su Padre en los cielos, sin madre? ¿Quién, pués, tiene más derecho de hablar del hijo, que aquella que tiene el puesto del padre y de la madre y no condivide con nadie la nueva sustancia con que se ha revestido?... Y sin embargo, ella permanece en silencio, arrebatada por el silencio de su Hijo Jesús. Es uno de los santos y divinos frutos del silencio de Jesús, aquel de hacer entrar la santísima Madre de Dios en una vida de silencio, un silencio humilde, profundo, que adora la Sabiduría encarnada, de una forma más santa y más elocuente de las palabras de los hombres y de los ángeles". (Vita di Gesù, 30 e Opuscoli di pietà, 38,3. Citado en Maria, Testi teologici e spirituali, 940-941).

Pero entre las perlas más preciosas de la literatura mariana, está la siguiente página de San Bernardo, que contemplando la virginidad de María, establece un nexo profundísimo entre virginidad y humildad. La auténtica virginidad es humilde, y la verdadera humidad es virginal, porque, como ha sucedido en María, el acontecer de Dios, requiere, por parte del hombre, la renuncia a los lazos de la carne y sangre, a templos construidos por mano de hombre: ¿Quién es esta Virgen tan digna de veneración de ser saludada por un ángel, y tan humilde de haber sido prometida a un artesano?. Es hermosa esta unión de virginidad y humildad, y a Dios es muy querida aquella alma en la cual la humildad hace preciosa la virginidad y la virginidad es el ornato de la humildad. ¿Pero de qué más grande veneración podrá ser digna aquella en la cual la fecundidad exalta la humildad y el parto consagra la virginidad? Tú oyes hablar de una virgen y de una humilde: si no puedes imitar la virginidad de la humilde, imita la humidad de la virgen.

La virginidad es una virtud digna de alabanza, pero la humildad es más necesaria. Aquella viene aconsejada, ésta reclamada. A aquella has sido invitado, a ésta obligado. De aquella se dice: "quien pueda entender que entienda" (Mt. 19,12), y de ésta: "si no os hacéis como este niño, no entraréis en el reino de los cielos" (Mt. 18,3-4).Por eso aquella es premiada, ésta - la humildad - es pretendida. Puedes salvarte sin la virginidad, no sin la humildad. La humildad puede agradar cuando se llora la virginidad perdida; pero sin humildad, oso decir, que ni a Dios le sería grata la virginidad de María: ¿Sobre quien reposará mi Espíritu, sino sobre quien es humilde y pacífico?" (Is. 66,2).. No puedes tal vez seguirlo "a dónde vá", al menos dígnate seguirlo allá donde él viene en tu ayuda. O sea: si no puedes seguir el sendero sublime de la virginidad, sigue a Dios al menos por el camino segurísimo de la humildad… ¡Venerad, esposos, esta integridad de la carne en una carne corruptible; y vosotras, vírgenes consagradas, admirad la fecundidad en una virgen; y vosotros todos, hombres, imitad la humidad de la Madre de Dios! (Lodi alla Vergine Madre, 30).

2. María es toda para nosotros.
La absoluta pureza de María es importante, no sólo porque la santidad de Dios encuentra estada (estancia) en el mundo, sino también para que el mundo pecador pueda habitar de nuevo junto a Dios. El drama de la salvación; que encuentra solución propiamente gracias a María, está en que la salvación es para el mundo, pero el mundo es incapaz de recibirla. Escuchemos al Monfort: Cuando Dios pone sus gracias y rocíos celestiales, o el vino delicioso de su amor en el vaso de nuestra alma, cascada por el pecado original y actual, sus dones se corrompen ordinariamente y se manchan a causa de la mala levadura y del fondo malo dejado en nosotros por el pecado.

El mundo era indigno de recibir el Hijo de Dios directamente de las manos del Padre. Éste lo ha dado a María para que el mundo lo recibiera por medio de Ella. El Hijo de Dios se ha hecho hombre por nuestra salvación, pero en María y por medio de María (VD 403,362). El corazón inmaculado y virginal de María es ilimitadamente hospitalario: puede acoger la santidad de Dios a nombre de los hombres y puede representar los hombres pecadores delante de Dios.

En el paralelismo Eva-María y sus infinitas representaciones, la Iglesia se muestra muy sabedora del papel de María en los dramas de la redención. La luz debía venir al mundo, pero el mundo era incapaz de recibirla (de acogerla), era necesario, al menos, una criatura que, libre del pecado por gracia, pudiese acoger la gracia que derrota el pecado. Y como Eva había contribuido a la caída en el pecado a causa de su desobediencia, así María contribuye a nuestro rescate mediante su obediencia: El Padre de las misericordias ha querido que la aceptación por parte de la predestinada madre precediese la encarnación, para que así, como una mujer había contribuido a dar la muerte, una mujer contribuyera a dar la vida… De aquí que no pocos antiguos Padres en su predicación afirmasen con Ireneo que "el nudo de la desobediencia de Eva ha tenido su solución con la obediencia de María; lo que la virgen Eva ató con su incredulidad, la virgen María lo desató con su fe; y hecha la comparación con Eva, llamamos a María "madre de los vivientes", y afirman con frecuencia: "la muerte por medio de Eva, la vida por medio de María" (LG 56).

El paralelismo Eva-María es todavía más rico: como el pecado de Eva interrumpe el lazo entre virginidad y fecundidad, relegando la generación a un destino de muerte, así la gracia de María, y su concepción virginal, rompió el oscuro nexo de generación y muerte y lo recondujo a su destino de amor y de vida: La providencia divina nos ha dado María, Virgen digna del Creador, dispensadora de los bienes, no para exhortarnos a la desobediencia, sino para espolearnos a la obediencia; no para ofrecernos un fruto mortal, sino para presentarnos vivificador; no para seducir fácilmente las almas, sino para fortificarlas… es por ti, oh María, que han cesado las tristezas inauguradas por Eva; por ti han desaparecido todos los males; por ti la maldición ha sido suprimida y Eva ha sido rescatada… Salve a ti Virgen llena de gracia: Madre entre las Vírgenes, Virgen entre las madres, figura de las unas y de las otras, superiora a las unas y a las otras (Teodoro de Ancira, Homilía 6, cit. en AA. VV., La Inmaculada Auxiliadora, SEI, Torino 1955, 148).

La superación y el encuentro de Eva en María, tiene una consecuencia muy consoladora, que anima nuestros encuentros con María: ¡en María, el amor humano viene reconciliado con el amor de Dios, el uno está en sintonía con el otro, el uno conduce al otro! La maternidad de María en modo alguno puede separarse de la paternidad de Dios, pero de todos modos contribuirá, con su perfecta transparencia, a nuestra generación divina. Bruno Forte dice muy bien que María es "la icona (imagen) materna del Padre" (Forte, B. Maria, la donna icona del mistero, San Paolo, Cinisello 1989,200).
Un modo muy bonito para decir la paradoja de la distancia y cercanía de María con respecto a nosotros los hombres, de su ser inimitable y de su ofrecimiento a la imitación, es recurrir al tema de su "preceder". María precede al Hijo y precede a la Iglesia: es la primera en la creación, es con-causa de la Encarnación, es la mística aurora de la redención, es la Madre y el miembro eminente de la Iglesia. Su excelencia no la separa de nosotros, no la pone en una luz inaccesible, al contrario, la une maravillosamente a nosotros, y nos la pone sumamente accesible. Brevemente, con Balthasar: El ser primero de la Madre, que forma parte de la apertura del camino entre Dios y nosotros, no indica aislamiento de ella, sino la apertura de la posibilidad de que también nosotros somos capaces de decir sí a Dios… El permanecer "primera" de María constituye la motivación de nuestro "con". (Forte, B., Maria la donna icona del mistero, San Paolo, Cinisello 1989, 200).

3. Por la oración a la vida.
Contemplando la pureza virginal de María: pienso en la total orientación a Dios por ella nutrido desde niña, a su amor castísimo a José, al sí de Nazaret pronunciado con toda la fe del alma y la disponibilidad del cuerpo, a la simplicidad de su mirada, de sus pensamientos, de sus gestos, de su amor por todos. Pido la gracia de amar como Dios ama, de amar del amor de Dios.
¿Cómo guardo la castidad del cuerpo? ¿Cómo cultivo la pureza del corazón? ¿Cómo vivo la rectitud de las intenciones, la sinceridad de la palabra, la coherencia de las acciones, la integridad de las relaciones? ¿Con cuánta radicalidad vivo el sincero don de mi mismo en la vocación y en la misión recibida? ¿Cuánto orgullo y egoísmo queda todavía por quitar en mis acciones?
Invoquemos la intercesión de María: que proteja la inocencia de los pequeños; que guarde la pureza de los adolescentes; que infunda el ánimo de la elección a los jóvenes; que inspire a todos el valor de la castidad. Imploremos, a través de María, el don de muchas y santas vocaciones al matrimonio, al sacerdocio y a la vida consagrada.


CRONICA DE FAMILIA


ADMA PRIMARIA TURÍN-VALDOCCO, Testimonio del ADMA juvenil.



"La decisión de adherir al ADMA es el resultado de un camino que a mí me gusta pensar mano en mano con María. He buscado de recordar una fecha, un momento, en el cual he sentido, por primera vez, su mano… Después he recordado: estaba para afrontar los exámenes de madurez, y mientras mi madre en aquellos días estaba peregrinando a Medjugorje, me mandó un sms con este escrito: "Pablo, la Virgen te saluda". Pienso que ha sido allí el primer momento en el cual me he sentido amado por la Madre celestial. ¡Un amor asegurador, porque es un amor que ayuda! Desde aquel momento ha nacido en mí un primer deseo de responder, de irle al encuentro. Y de allí a poco, he aquí mi ocasión: Medjugorje. Tengo que admitir que he aprovechado la ocasión para poner nuevamente a prueba su amor: iré en peregrinación si apruebo el examen de inglés, un tanto temido por mí. ¡Banal es decir que el examen me ha ido muy bien! Y así, acompañado por Míguela y Enrique y naturalmente don Pier, en aquellos pocos días de peregrinación me he llevado a casa: la presencia de María en el mundo que continúa a luchar por nuestra conversión, la importancia de la oración y de la entrega. Llegado a esta conclusión, ¿cómo contestar? He aquí la respuesta pocos meses después: el ADMA juvenil. Aquella maravillosa experiencia, poder formar parte de una Asociación que no se refiere a María, sino que es de María. El poder decir, ya desde joven: "María soy tuyo… tómame", es algo que no tiene precio. Mediante el ADMA, pues, con la ayuda de su Hijo Jesús, me esfuerzo en cambiar lo más posible su amor para conmigo" (Pablo).

"¡¡¡ Gracias MAMÁ por haberme llamado todavía!!! Te agradezco, Virgen María, porque te cuidas de mi alma. ¿Por qué, Mamá, mi alma es tan importante para ti? ¿Será porque mi alma no es otra cosa que la pobre casa de Nazareth? Una casa simple, pequeña, hecha de cuatro paredes de arcilla y llena de grietas. Una habitación frágil, inmersa en un pequeño pueblo: Nazareth. Cada vez que me acerco a la Eucaristía, siento que el Niño Jesús decide entrar en esta casa, y no sólo de entrar, sino también de permanecer para vivir, jugar, correr y amar su Santísima Familia. María es la Madre más buena del universo. En una casa, así pobre, desarreglada, María quiere que su Amadísimo Hijo crezca. Pero nmo quiere que su Divina Criatura crezca en el desorden y en la suciedad. Por eso se esfuerza, con la ayuda de José, de limpiarla y embellecerla. ¡También en las casas más cuidadas, el polvo es inevitable! Una vez al mes María se ocupa de mi alma, que se convierte en casa de Jesús, a través del Sacramento de la Eucaristía y de la Confesión. Todo esto, que apenas he señalado, lo he sentido en mi corazón, el día en el cual he decidido de formar parte del ADMA" (Julián).

"He llegado al ADMA casi por casualidad, como sucede para todos los proyectos hermosos de Dios. Una vez más, han sido mis animadores que me han acercado a esta realidad, a través de su testimonio, pues ha habido el peregrinaje con don Pier a Medjugorje y la consiguiente decisión de encontrarnos cada 24 del mes, una cita esperada y vivida con alegría. La promesa de este 3 de octubre ha sido una consecuencia de un camino de un año, hecho con continuidad. Inicialmente era simplemente esto, no me había propuesto muchas cosas. Después ha venido el miedo de no estar a la altura de este trabajo (compromiso), o sea de testimoniar mi fe allí donde el Señor ma ha colocado, en familia, con los amigos, en el trabajo universitario, y así este temor estaba por bloquear todas mis decisiones. Por fortuna, después, y gracias a las palabras de Don Pier y de Don Roby, ha nacido en mí el conocimiento de que, propiamente porque vivía todas estas dificultades, debía tener necesidad de la ayuda de María y de Jesús. Y así he llegado a la promesa… la emoción de los días anteriores no era mucha, pero después vi la basílica llena de personas, hermanos y hermanas en la fe, que rezaban por mi y por los que como yo se comprometían, me ha tocado el corazón. Aún más, colocándome de lado al altar, debajo del cuadro de María Auxiliadora, me ha llenado de emoción y de alegría, Y me he sentido mirada y protegida por Ella, Y esto es una felicidad que llevo en el corazón todavía hoy, y que me acompaña siempre que soy llamado a dar testimonio de mi fe. Por eso doy gracias continuamente al Señor" (Francisca).

"Buscar de cumplir el compromiso ADMA ha sido una respuesta de amor. Después del viaje a Medjugorje, el verano pasado, he sentido, por primera vez, una devoción particular a la Virgen. Con un grano y otro grano de rosario, María se ha hecho compañera en mi corazón, llevándome mucho más lejos de lo que hubiera esperado en mi vida. Casi no rezaba nada, es más, me parecía imposible. Pero después de aquel viaje, después de diez años en que mi corazón estaba cerrado, María me ha permitido empezar a rezar, pero con el corazón. ¡La siento cercanísima! Por la mañana, cuando me despierto, enseguida afloran a mi cabeza todos los compromisos, todas las preocupaciones de la jornada, pero al mismo tiempo pienso que con María puedo afrontarlos con una serenidad que antes no tenía" (Renzo).

ADMA ECUADOR - Capilla de San Bartolomé de Sevilla de Oro (Provincia de Azuay).



El 24 de septiembre de 2010, se han consagrado a María Auxiliadora 76 personas; gente humilde, pero de corazón grande y profunda devoción, que se han formado en el curso de varios años, con la guía del P. Antonio Bravo, SDB. El día 25 de septiembre, en la región La Esperanza, de la Provincia de Azogués, 28 personas han hecho su adhesión y han dicho su SÍ a María Auxiliadora. También estos se han formado y consolidado en la espiritualidad, siempre bajo la guía del P. Antonio. Una fiesta muy alegre por cada nuevo asociado. En total, 104 miembros nuevos, que ya desde ahora se están comprometiendo, siguiendo los objetivos de la Asociación (Jeaneth Barahona - Secretaria Nacional).

MUMBAI (INDIA) - Peregrinación Mariana.



El sábado, 9 de octubre de 2010, ha sido escogido como día para ir en peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Fátima. Hemos celebrado la Misa en la pequeña iglesia, muy bien adornada para la fiesta del 13. Los miembros del ADMA se han alegrado de haber tenido la oportunidad de hacer la novena y tener tiempo para rezar personalmente. Esta peregrinación ha ofrecido a los miembros la oportunidad de conocerse mejor, siendo ésta su primera salida juntos (Fr. Wilfred D'Souza, SDB - Animador espiritual.

1ER. CONGRESO ADMA ASIA-EST - OCEANÍA - 28º CONVENIO NACIONAL DE LAS FILIPINAS.



"Unidos por el amor de María, fijemos nuestra mirada en Jesús…"Este es el tema del primer Congreso del Asia-Est y de Oceanía y del 28º Convenio Nacional que han tenido lugar del 21 al 24 de octubre de 2010 al Seminario de Don Bosco en Parañaque Filipinas, sacando la inspiración del Aguinaldo del Rector Mayor 2010. Este importante acontecimiento ha sido enriquecido por la presencia de nuestros delegados locales y extranjeros, y, de un modo particular, por Don Pier Luigi Cameroni (Animador Espiritual del ADMA Primaria de Turín y Postulador General de la Familia Salesiana), por el señor Tullio Lucca (Presidente de ADMA Primaria, en Turín), por Don Mario Yamanouchi, SDB (Vicario Inspectorial del Japón), por Don Ángel Yamanouchi, SDB (Parroco del Japón), Jacinta Stevens (Presidenta Nacional ADMA, Papúa Nueva Guinea) y Nauru Vicki (Miembro de ADMA / Bibliotecario de Don Bosco, Gabutu).
El 1er. día (21 de octubre PM), hemos tenido un breve saludo de bienvenida a todos los delegados, seguido de un momento de acogida y oración y Buenas Noches, por Don José Reinoso SDB.
El 2º día (22 de octubre), hemos tenido la Celebración Eucarística, presidida por Don Nestor Impelido, SDB (Delegado ADMA SDB) con homilía de Don Cameroni y una buena participación de miembros de los diversos grupos de la Familia Salesiana. Después de comer, los organizadores han dado su calorosa acogida a los participantes, a la cual ha seguido una serie de conferencias y la condivisión (grupos). Por la mañana. Don Pier Luigi Cameroni, SDB, ha tenido la primera conferencia sobre el tema "Identidad salesiana: La devoción de Don bosco a María Ayuda de los Cristianos". Por la tarde, Don Nestor Impelido (SDB Delegado) y Sor María Asela Chávez (FMA Delegada), han presentado la segunda relación sobre el tema "La devoción de los filipinos a María". Una significativa "definición" de los filipinos que ha sido acuñada antes de la llegada de los españoles a las Filipinas, es "Pueblo Amante de María". Es una descripción de los filipinos, no sólo como creyentes en Cristo, sino también como devotos de la Madre de Cristo. Después de la pausa, los dos presidentes ADMA Primaria de Turín y ADMA de Filipinas han hecho partícipes de sus experiencias asociativas: el señor Tullio Lucca ha hablado, sea de la experiencia del ADMA en el mundo, sea de la específica de Turín, en la pastoral familiar, mientras que la señora Junifer Maliglig, de la experiencia ADMA en Filipinas. A la hora de la cena, el ADMA Juvenil de San Judas Tadeo Chapter (Pasig City) ha preparado un espectáculo cultural, que ha logrado complicar a todos y crear un clima de alegría. Después de la cena, Sor Sarah García (Madre Provincial, FMA) ha dado las Buenas noches sobre el tema "vivir Jesús".
El 3er. día (23 de octubre), han intervenido dos obispos que han tenido las conferencias y el diálogo sobre María. El obispo auxiliar de Manila, Su Excelencia Mons. Broderick S. Pabillo, DD ha profundizado bíblicamente sobre el tema "Las siete palabras de María". Después del descanso el obispo auxiliar de Lingayen-Dagupan, Su Excelencia Mons. Renato Mayugba, DD, Obispo asociado al ADMA, ha condividido su experiencia personal de la presencia materna de María en su vida y de cómo tal presencia le ha sido de ayuda para apacentar la grey que le ha sido confiada. Después de la comida, ha tenido lugar la tan esperada peregrinación mariana. Los delegados han visitado el Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Baclaran, Manila, Nuestra Señora de los Remedios de Malate, Manila, la Iglesia de San Agustín y la Basílica Menor de la Inmaculada Concepción (Catedral de Manila) en Intramuros, Manila. Ha sido una peregrinación bien preparada y profundamente radicada en la espiritualidad mariana, en un clima de silencio orante y de reverencia filial, como la de un niño en brazos de su propia madre. La jornada se ha terminado con una Misa solemne, concelebrada con el obispo Mayugba, que tenido también la homilía. Después de la Sagrada Comunión, Mons. Mayugba ha pedido a todos de arrodillarse a los pies de nuestra Madre, para renovar la entrega (affidamento) y el compromiso (impegno). Ha sido, en verdad, una experiencia conmovedora de alegría inexplicable, que transpiraba de los corazones de todos.
El 4º día (24 de octubre), el Convenio Nacional de ADMA, se ha desarrollado gracias a la participación de los miembros de las distintas delegaciones. Después de la procesión de apertura, don Cameroni ha tenido el discurso de bienvenida, seguido de las reuniones contemporáneas (simultáneas) del ADMA Adultos, Jóvenes y Aspirantes. Los Relatores invitados han puesto a fuego el tema del Aguinaldo del Rector Mayor 2010, "Llevemos los jóvenes a Cristo y Cristo a los jóvenes, reforzando nuestra devoción a María, Ayuda de los cristianos". Don Renato de Guzmán, SDB, ha guiado la reflexión de los adultos, Sor Josefina Carrasco, HMA, la de los muchachos y la señora Alejandra Tica, la de los aspirantes. Ha sido verdaderamente una experiencia muy enriquecedora de radicalidad en la espiritualidad salesiana. El acontecimiento ha terminado con una solemne Concelebración Eucarística, que se ha desarrollado junto al Santuario de María Auxiliadora, con la celebración presidida por Don Roberto Roxas, SDB, (Delegado de la Familia Salesiana). En la sintetización de las jornadas, Don Nestor Impelido, ha evidenciado tres puntos: la devoción a María Auxiliadora propuesta por Don bosco, es un auténtico camino e instrumento de santidad; la vocación ADMA encuentra su lugar típico de descubrimiento y de maduración en la familia; trabajar, con la ayuda de María, a la conversión personal para crecer en el camino de la fe.
Como San Juan Bautista, que exultó de alegría en el seno de su madre Isabel, cuando sintió el saludo de la Virgen, y experimentó la presencia de Nuestro Señor, en el seno de su madre, así cada uno ha vuelto a casa, con la profunda alegría, paz y con amor en el propio corazón: el fruto de haber encontrado Dios, la Virgen y cada hermano, en esta acontecimiento de gracia, que permanecerá profundamente grabado por siempre en el corazón. (By: Sor María Asela B. Chávez, HMA).

SEVILLA ESPAÑA) - RENOVACIÓN DEL CONSEJO INSPECTORIAL.



Siguiendo el Reglamento hemos renovado el Consejo Inspectorial. Agradecemos los miembros anteriores por su dedicación y empeño. Han desarrollado un trabajo muy válido, sobre todo en el momento del cambio y de la unión de las Inspectorías de Sevilla y Córdoba. ¡Que María Auxiliadora les continúe bendiciendo y Dios nuestro Padre les premie por el trabajo realizado! ¡Gracias!. Damos la bienvenida al Nuevo Consejo y auguramos un trabajo fructuoso (Abel Medina - Animador Inspectorial).

VILAS-MORGADANES (VIGO-ESPAÑA).



Domingo, 24 de octubre de 2010, en Vigo-Morgadanes (Vigo-España), ciudad natal de Don Manuel Benito Hermida, el primer salesiano español, cinco personas han entrado a formar parte de la Asociación de María Auxiliadora. En el pasado mes de mayo, el Rector Mayor había presidido la ceremonia en el curso de la cual habían hecho su adhesión los primeros 22 miembros del nuevo grupo local del ADMA (Eusebio Martínez - Animador Inspectorial).



 *** Invitamos calurosamente a todos los grupos de habla hispana, a conocer y a difundir  
           La edición hispana de la Revista María Auxiliadora.

            Rivista del Santuario Basílica Maria Ausiliatrice, Torino-Valdocco, Italia
            Edición Hispana    /   TEL (809) 537-7483 (809) 530-5377
          Web Site: www.maria-auxiliadora.org - Email: revista@maria-auxiliadora.org
          Josephine Modesto - Directora Edición Hispana - Email:josephinemodesto@gmail.com


             INFO ADMA       -        INFO ADMA       -        INFO ADMA       -      INFO ADMA    

ADMA Primaria, Torino-Valdocco:

ADMA PRIMARIA | Santuario di Maria Ausiliatrice
Via Maria Ausiliatrice 32 / 10152 TORINO-VALDOCCO / ITALIA
Tel.: 0039-011-5224216 / Fax.: 0039-011-52224213 |
E-mail: adma.torino@tiscali.it 
                  Presidente ADMA:
                  
Señor LUCCA TULLIO (encargo hasta 2014) | E-mail:  Tullio.Lucca@gmail.com  
Animador Espiritual ADMA

    Don Pier Luigi CAMERONI |Istituto Salesiano / Via S. G. Bosco 1 - 25075 NAVE / Brescia / Italia
   TEL. 030-2530262 - FAX 030-2533190|CELL. 3401452349
E-mail: pcameroni@salesiani.it
                                   Sitio Internet:  www.donbosco-torino.it/spa/adma 


      |  HOME PAGE  |  HOME PAGE - ESP.  | ARCHIVIO RIVISTA MARIA AUSILIATRICE |   ADMA-ON-LINEINFO VALDOCCO  |


       Visita Nr.